¿Qué te interesa?

Frases para educar a las niñas y evitar el abuso sexual (femenino)

Español

Como mamás lo más importante para nosotras es el cuidado y la integridad de nuestras pequeñas. Es por esto que resulta muy importante que no pasemos por alto frases que pudieran dar un mensaje erróneo, vulnerarlas. Hacer una pequeña modificación o aclaración en lo que deseamos de su conducta puede ayudar a que ellas aumenten su autocuidado. Construyendo confianza en ellas como en ti para hablar de todo. Incluidas situaciones que les sean incomodas. Aquí te damos algunas frases que suelen ser comunes, su posible impacto y cómo modificarlas.

1. No te toques eso es de niñas cochinas.

Comencemos por hablar del cuerpo como algo natural y no como algo asqueroso, hablar de sexualidad con ellas es lo más importante desde los primeros momentos de vida, porque les permite identificar sus partes privadas, cómo cuidarlas, etc. Prohibir que lo hagan solo provocará que sientan  miedo y culpa, mas no evitará que lo hagan porque se trata de su cuerpo. A su vez las coloca en riesgo frente a alguien que les otorga ese permiso o las amenaza a partir de esto.

Cámbialo por: Es normal y natural si tienes curiosidad, es tu cuerpo. Es una parte privada que deberás cuidar en tu intimidad.

2.Una mujer no puede cometer un abuso, solo los hombres.

Si bien estamos acostumbradas a creer que normalmente los abusos provienen del sexo contrario.  Esto es un error. Puede suceder de parte de cualquier persona, de cualquier edad y procedencia, desde un desconocido hasta una persona muy cercana. Por eso es importante externar a nuestras hijas que aunque confiamos en esa persona, independientemente de su genero, si realizan algún acción que no les agrade pueden comunicarlo y les vamos a creer sin importar de qué o quien se trate. Recuerda que el abuso sexual no únicamente abarca como tal la introducción de cualquier objeto en su área intima, sino también se relaciona con tomarles fotografías, provocar que las niñas toquen las partes privadas del adulto, miren encuentros sexuales o pornografía, etc.

Modifícalo: Debemos tener mucha comunicación. Recuerda que puedes contarme todo y yo te creeré siempre sin importar de quién o qué se trate.

3. Calladita te ves más bonita

A veces hacemos este tipo de bromas cuando alguna frase de nuestra pequeño nos pone en momentos incómodos; deseamos silencio o porque son parte de lo que aprendimos. Pero puede llegar a condicionar formas de ser, si analizamos esta frase significa que mientras menos opinemos o incluso contrariemos al otro, seremos consideradas como bonitas, por ende más queridas. Es una frase que aunque tiene un contenido muy fuerte ha logrado sobrevivir. Es momento de romper con ella, ya que el silencio puede generalizarse y ser más difícil que nuestra pequeña nos comunique ciertas cosas, desde sus emociones hasta secretos que las pongan en riesgo, por creer que eso le corresponde o que obtendrán aprobación de nuestra parte.

Mejor dile: Callarse no es sinónimo de ser bonita, puedes ser como te sientas cómoda y eso no cambiará el cómo seas y te percibas.

4. Las niñas bonitas no gritan, ni pegan. No seas machorra sino no te van a querer.

Educar a que nuestras niñas sean educadas y eviten dañar la integridad física de otro con golpes es sumamente bueno.  Enseñarles a controlar sus emociones etc., pero es cuestión de no generalizar. mostrarles que seguirán siendo niñas bonitas aun cuando estén jugando a las atrapadas y gritando. Cuando utilicen su cuerpo para hacer ejercicios de fuerza.  Permitirles que practiquen algún deporte de fuerza o defensa siempre puede ser una muy buena forma de mostrarle a tu pequeña que su feminidad la ira construyendo ella. Conforme se sienta cómoda y que ser fuerte o escandalosa no es malo, que a veces es necesario y a su vez ira reforzando su derecho y control sobre su cuerpo, incluso la hará sentir con poder, sin temor a que contradecir a alguien que quiera hacerle creer que debe quedarse callada, sin pegar e inmóvil ante algo que no le agrada, solo para que siga siendo querida.

Menciónale: Las niñas pueden gritar, pegar, correr y no te hace más o menos femenina. Todos somos humanos.

5. Eso pasa por cómo iba vestida, por eso tu nunca vas a vestir así, salir de noche y no tendrás novio.

Podemos tener nuestras opiniones sobre temas específicos y son muy respetables. Sin embargo es bueno tomar consciencia de que nuestras palabras son escuchadas por los pequeños y tienen un efecto. Por ejemplo hablar sobre alguien que fue abusada o que le paso algún evento desagradable y explicar que se debió a que confió mucho en la persona, que paseaba cuando era de noche, que se estaba divirtiendo, no le hacía caso a sus papás, no se llevó la vestimenta adecuada etc. como justificación a la situación, da la idea de que esa persona tuvo la culpa. Independientemente de cual sea tu opinión, imagina que esa idea la interioriza tu hija pequeña. Le sucede algo desagradable. Puede ser incluso que alguien la ha molestado en la escuela, se han burlado de ella, etc. y a pesar que te tiene mucha confianza, ha hecho parte de ella la idea de que la víctima es la culpable y no quien causo el daño. Por lo que prefiere quedarse callada o justificar al agresor, siendo una forma de evitar ser juzgada o castigada.

Puedes decir: Las personas a las que les sucede no son las culpables sino quienes hacen el daño.

 

Es así que modificando frases muy comunes, para ser especificas en torno al género, puedes ayudar a formar y construir una identidad saludable, independiente y con poder de decisión en tu pequeña, convirtiéndose en una base para evitar cualquier tipo de abuso.


¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar: