¿Qué te interesa?

Consejos para prevención del abuso sexual en hijos e hijas

Español

Empezar a educar y socializar a nuestros pequeños mientras los cuidamos no es sencillo. Para esto existen medidas de prevención que puedes comenzar a trabajar de la mano con tu pequeño (a). Poco a poco le ayudarás a protegerte mientras crean una gran red de comunicación:

  1. Establece reglas de comportamiento tanto para dentro como para fuera de casa.

Cuando ponemos a nuestros hijos (as) al cuidado de una guardería, escuela, familiar o amigo, es importante tomar distintos factores en cuenta. Entre ellos encontramos evitar decirle cosas como “te portas bien, obedece en todo lo que te digan”. Este tipo de frases pueden llegar a mal interpretarse y generalizadas por los niños(as). No son específicas y puede ponerlos en peligro. Debido a esto es mejor cambiarlas por reglas básicas de comportamiento.

Algunos ejemplos pueden ser:

  • No les grites a las personas o digas groserías.
  • Pide las cosas por favor.
  • No maltrates ni rompas cosas que no son tuyas.
  • No rayes ni te subas a los muebles.
  • Si algo no te agrada o te sientes incomodo dilo. Puedes marcarme de inmediato: Siempre ten el numero y la disposición de alguien de confianza para acudir por tu pequeño (a) en caso que tú no puedas hacerlo. Es posible que en alguna ocasión te toque presenciar una llamada que consideres no tan importante, sin embargo, es importante escucharlo y no regañarlo. Propón soluciones y dialoguen. Valida sus emociones. Más vale que te cuente hasta el ultimo detalle a que pasen por alto cosas que pudieran ser importantes para su seguridad.
  1. Evita utilizar frases como “Si alguien te daña lo mato”.

Si bien es una frase figurativa, puede causar mucho temor en los pequeños o inseguridad.  Los niños (as) aun no son capaces de diferenciar entre lo imaginario y lo real. Es posible que cuando llegue el momento de alzar la voz ante cualquier situación desagradable; ya sea una pequeña injusticia en la escuela o algo de mayor gravedad, sientan miedo por las consecuencias. Tomando muy enserio lo que dijiste sobre lastimar a quién le haga daño, por ejemplo, puede pensar en que lastimaras a su mejor amigo porque que le quito su juguete favorito, etc. A su vez podría temer por tu seguridad, por las consecuencias que tu correrías, como tu libertad o la propia vida o incluso pensar en que se quedara solo y sin protección. Este tipo de frases mas que brindarle seguridad y apoyo  puede bloquear la confianza y crear temores.

  1. No condiciones tu amor.

“Sino lo haces ya no te voy a querer” o “Cuando lo hagas te voy a querer más” ¿puedes imaginar la fuerza de esta frase? Suele ser utilizado como un intensivo o una estrategia para mejorar su educación. En ocasiones es muy funcional pero resulta no ser la más adecuada.  El amor no debe condicionarse o bien dar esta idea falsa, por mas buenas intenciones que tengamos. Es necesario aclararles que nuestro amor y apoyo lo tendrán sin importar su comportamiento o la situación. Otra cosa serán las consecuencias de sus actos como tal. Un ejemplo podría ser si tomas algo sin permiso deberás pedir disculpas y devolverlo, etc. Mostrarles que un error o travesura no es la totalidad de ellos(as)

  1. Decirle que es libre de saludar a las personas con voz, de mano, con abrazo o beso.

Este es un tema controversial, puesto que hablando sobre todo en el contexto de nuestra cultura. Estamos muy acostumbrados al contacto físico. Nos es muy normal saludar de beso, los pequeños (as) incluso por imitación suelen realizarlo. Pero lo fundamental es que sepan que tienen opciones, con cualquier persona. Que esto dependerá de qué tanta comodidad sienta con las personas o incluso su forma de ser. Juntos pueden ensayar cada tipo de saludo. Enseñar tanto a él  como a los que lo rodean que no significa que sea más o menos educados, que quiera mas o menos a las personas sino que es un niño (a) con decisión y libertad sobre su espacio personal y cuerpo.

  1. Explicarle que no todos los adultos tienen la razón solo por serlo, ni tampoco tienen el derecho de exigirle cosas por cuestión de edad.

Enseñar que todos somos humanos y que podemos cometer errores es fundamental, al igual que todos los miembros de la familia se guíen por esta mismas reglas de interacción. Un adulto no es más que un niño (a) solo por tener más edad o ser familia. Aunque es un discurso utilizado por temor a que si conocen los errores del adulto o tutor pueden dejar de respetarlos o hacer caso, tiene un efecto contrario. Los niños cuando son pequeños pueden creerlo pero a medida que crecen notaran las cosas más claras y pueden  sentirse engañados, poco valorados y dejar de responder como se desea. A su vez imponer la edad los deja a vulnerabilidad de cualquier orden que venga de alguien mayor. Empiecen a medir a las personas por su verdadero valor, un valor que consta de saber reconocer errores, que quiere y trabaja para mejorar, trata bien a las personas a su alrededor, es respetuoso, crea relaciones con acuerdos explícitos, etc. Así comenzamos a poco a poco ir desmoronando la base de muchos tipos de abuso, el abuso de poder.

El riesgo de que una persona este mal intencionado siempre se encuentra presente, sin embargo es posible comenzar a proteger a nuestros pequeños a partir de estas pautas, que ante todo tienen como fundamento la comunicación y mostrarles el poder o derecho que tienen sobre el cuidado de su cuerpo.

 


¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar: