¿Qué te interesa?

¿Cómo ayudar a una relación entre medios hermanos?

Español

Como ayudar a que funcione la relación entre medios hermanos, es una pregunta sumamente frecuente,  ya sea que estén en el mismo espacio relacionándose diariamente, o que se reúnan en algunas ocasiones especiales.

Cualquiera que sean las condiciones, uno de los deseos más grandes es que tengan una buena relación y así ayudar a que los lazos familiares sean más fuertes y al menos no estén cargados de tantas problemáticas. Aquí te platicamos algunos tips para ayudar a que funcione la relación:

1. Evita la distinción de trato conforme a la diferencia sanguínea

Para poder tener un ambiente de respeto y empatía debemos crear tratos igualitarios, algo muy común es que algunos de los hermanos, debido al poco parecido genético pueden sentirse poco cómodos o aceptados. Para evitar este tipo de situaciones debemos dejar en claro que tienen el mismo valor, serán tratados y amados de la misma manera. Si bien ellos contarán con el conocimiento de ser medios hermanos, no es necesario que se lo repitan a cada momento.

2. Elaboren acuerdos  y estrategias

Muchas veces al momento de empezar a relacionarse  como medios hermanos pueden surgir temores. No solo se trata de averiguar qué les da miedo sino de trabajar en ello, tanto individualmente como en equipo, establezcan acuerdos, sobre todo de comunicación.

Si tienen miedo de que su lazo se rompa o no sean tan unidos, es bueno establezcan que queda prohibido, como por ejemplo no decir lo que les molesta, etc. para crear las estrategias que eviten dichas molestias, y puede ser que, si les causa problemas hablar sobre ello lo escriban, dibujen, etc., que vuele la imaginación.  Sobre todo, es importante que el compromiso no se olvide, intenta cumplir al pie de la letra todo acuerdo, por eso sólo acepta lo que crean que será posible, procuren no crear escenarios imposibles, si pueden póngalo en papel para no olvidar los acuerdos.

3. Brinda espacios individuales

Éste es un punto fundamental. Brinda espacios de convivencia individuales para los niños. Muchas veces, incluso como adultos, nos ha llegado a suceder que nos cuesta trabajo expresar puntos de vista frente a todos. En el caso de los niños a veces solo tienen la suficiente confianza con su adulto de confianza y no con su medio hermano. Dicha confianza se irá construyendo poco a poco. Mientras prepara un tiempo para estar de manera separada con ellos.

Aunque muestren buena comunicación, también puede servir para que se sientan más cercanos a ti. Salgan a hacer alguna actividad que les agrade, tomar un helado, ir a pasear, etc. Intenta que sea fuera de casa, pues así existirá mayor libertad y tendrán una vez por semana, cada quince días o al mes un espacio solo para ellos, según se acuerde.

4. Hagan una mesa de diálogo semanal

Una vez por semana será importante sentarse de manera específica a charlar de todo aquello que incomoda, como las problemáticas de la semana, aquello que no se dio a notar pero que pudo causar molestias en los miembros, de cómo se sienten emocionalmente, qué tal fue su semana, evidentemente también habrá espacio para hablar de todo lo agradable.

Intenta ser escucha y mediador. No des directamente la solución, guíalos en la conversación para que aprendan a resolver por sí solos, y una regla fundamental es no interrumpirse cuando se está hablando.

5. Evita obligarlos a la amistad

Debemos aprender a diferenciar entre el deseo y la realidad. Desear que los medios hermanos tengan una verdadera amistad es algo que todos los padres querrán, sin embargo, una amistad es una construcción. No se dará de la noche a la mañana. Requiere de tiempo, respeto y de muchos otros factores, entre los más importantes es el coincidir en el ámbito moral, encontrar gustos parecidos o temáticas a través de las cuales puedan entablar conversación o realizar actividades.

Siempre tienes que tener en cuenta que es posible que, aunque sean medios hermanos, no tengan tanto en común o no estén tan cómodos el uno con el otro. El intentar obligar una amistad puede resultar completamente contraproducente. Por eso más que procurar que tengan una amistad, empieza por fomentar un buen ambiente, con respeto y comunicación.

Recuerda que la buena relación entre medios hermanos se construye en la cotidianidad. Se trata de ir dando pequeños pasos, ante todo te recomendamos tener mucha paciencia.


¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar: