¿Qué te interesa?

¿Has oído hablar del Síndrome de Einstein?

Español

La preocupación por el retraso del lenguaje

La mayoría de los padres nos preocupamos cuando sus hijos no alcanzan los objetivos estipulados del desarrollo al mismo tiempo que sus compañeros. Pero si hay un hito en particular que pone nerviosos a la mayoría de los padres cuando no se alcanza, y es aprender a hablar.

Los retrasos en el habla pueden variar en gravedad, desde no hablar nada hasta encontrar dificultades para pronunciar ciertas palabras y a formar oraciones.

La mayoría de los padres suponen que el retraso en el lenguaje o el trastorno del habla de su hijo tendrá un impacto a largo plazo en la capacidad de su hijo para funcionar con normalidad, social y académicamente. Pero esto no siempre es así, como puede verse en una condición relativamente desconocida conocida como es el Síndrome de Einstein.

Definición del Síndrome de Einstein ¿Qué es?

El Síndrome de Einstein es el término utilizado para caracterizar a un niño que tiene un retraso en el habla pero que simultáneamente está dotado en otras áreas que requieren de un pensamiento analítico. Los niños con el Síndrome de Einstein eventualmente hablan sin limitaciones o indicaciones de su comienzo lento, mientras que al mismo tiempo se mantienen más avanzados en otras áreas.

El Síndrome de Einstein fue nombrado en honor a Albert Einstein, uno de los científicos más brillantes e influyentes del siglo XX. Einstein, un genio certificado, también fue un hablador tardío (según algunos biógrafos). No dijo frases completas hasta los 5 años. El retraso en el habla de Einstein no fue un impedimento para su destreza intelectual y sus impresionantes logros.

Thomas Sowell, un economista americano, acuñó el concepto del Síndrome de Einstein. Sowell observó que, mientras que el retraso del lenguaje se considera un síntoma de autismo, hay muchos niños que tienen un marcado retraso del lenguaje pero no son autistas. Y entre ellos hay niños que más tarde prosperan, convirtiéndose en pensadores analíticos muy exitosos y respetados

Características, señales y síntomas del síndrome de Einstein

¿Cuáles son algunas de las formas de detectar si tu hijo puede o no tener el Síndrome de Einstein? Por supuesto, el primer criterio es que tu hijo no cumpla con los hitos del habla apropiados para su edad. Pero hay más indicios que pueden darte pistas.

Algunas de las características generales que a menudo se encuentran en los niños con síndrome de Einstein son:

  • Habilidades analíticas o musicales sobresalientes y precoces, exhiben un dominio excepcional sobre instrumentos y aparatos, como computadoras.
  • Memoria destacada, tienen gran capacidad para absorber información.
  • Comportamiento de voluntad fuerte, los niños con este síndrome son generalmente muy testarudos. Si no les gusta algo, te lo harán saber. Es difícil persuadirlos para que hagan algo que no quieren.
  • Intereses muy selectivos, muchas de las personas con este síndrome tienen dotes musicales o pueden tener algunos otros intereses creativos. Por lo tanto, se ve que tienen logros inusuales en algunos campos, pero en otros están por debajo de la media.
  • Retraso en el entrenamiento para ir al baño, parecen tomar un poco más de tiempo en acostumbrarse a ir al baño.
  • Parientes cercanos con carreras analíticas o musicales.
  • Concentración extrema en determinados intereses particulares. Cuando se interesan en algo, su concentración en ello es un cien por ciento, esto generalmente no se ve en niños de su edad. También parecen estar completamente absortos en lo que están haciendo.
  • Estos niños parecen tener dificultad en la comunicación verbal, especialmente en los primeros años. La mayoría de los niños parecen hablar sólo unas pocas palabras para cuando cumplen tres años, la construcción adecuada de una oración generalmente no es antes de los cuatro años.

El síndrome de Einstein no está completamente definido y es difícil saber qué tan común es. El comportamiento fuerte y los intereses selectivos pueden describir a muchos niños pequeños, incluso a aquellos que no hablan tarde.

Hay mucha evidencia que muestra que hablar tarde no siempre es un signo revelador de discapacidad mental o intelecto disminuido. Tampoco hay una pistola humeante que indique que cada niño que puede tener síndrome de Einstein es excepcionalmente dotado, con un coeficiente intelectual superior a 130.

Diagnóstico

Lo más importante que debes hacer si te preocupa que tu hijo hable tarde es hacerse una evaluación. Si está segura de que tu hijo es bueno en muchos campos y está involucrado en el mundo que lo rodea, pero sólo es un hablador tardío, debes asegurarte de que tu médico está utilizando un enfoque holístico para determinar un diagnóstico.

Confiar solo en el habla puede llevar a un diagnóstico erróneo. Un diagnóstico erróneo puede conducir a tratamientos incorrectos y puede retrasar involuntariamente la progresión del habla de stu pequeño.

Específicamente, un médico debe de estar alerta a las señales no verbales, y poder ver que tu hijo está escuchando y participando en la evaluación.

No tengas miedo de cuestionar el diagnóstico o incluso solicitar una segunda o tercera opinión. Si decides que sea evaluado por otro médico, intenta optar por alguien que no esté en el mismo círculo profesional que tu médico inicial para evitar más sesgos de confirmación.

Hay que tener en cuenta que el diagnóstico erróneo puede ir en ambos sentidos. También existe el riesgo de que un niño reciba un diagnóstico tardío de autismo porque se cree que es solo un niño más lento a la hora de comenzar a hablar. Te dejo otro de nuestros artículos en el que hablamos sobre el espectro autista https://tipsdemadre.com/detectar-autismo-una-etapa-temprana/ . Esta es la razón por la que es tan importante un enfoque completo del diagnóstico que examina otros factores que no son solamente hablar, tales como las señales auditivas y no verbales.

Tratamiento

La terapia recomendada se personalizará según el tipo específico de retrasos que tu hijo presente en la evaluación. Por ejemplo, se puede encontrar que tiene un retraso expresivo en el lenguaje, donde tiene dificultades para hablar, pero entiende lo que se está diciendo y es receptivo.

Los retrasos expresivos y receptivos del lenguaje en donde a el niño se le dificulta hablar y entender lo que se dice pueden requerir una evaluación adicional y una terapia más intensiva.

El síndrome de Einstein es una idea convincente que puede explicar la forma en que muchos niños que hablan tarde logran un éxito notable y viven vidas felices y normales.

El síndrome de Einstein no tiene una definición médica y no es concluyente sobre si los factores ambientales o genéticos juegan un papel en esta condición aún poco conocida. Esto es debido a que este término es bastante nuevo y carece de suficiente investigación a largo plazo, pero la teoría detrás de Einstein muestra la importancia de una evaluación completa antes de diagnosticar a un niño que habla tarde como que tiene autismo.

Si bien no se sabe exactamente por qué estos chicos son lentos para hablar, la explicación probable es que sus cerebros simplemente están preocupados por otros asuntos más urgentes.

Toda la información que te damos en este artículo es orientativa ya que cada niño y cada familia son diferentes y únicas.

Carolina González Ramos

Edda Virtual Solutions

¿Tienes alguna pregunta o comentario? ¡Escríbenos!


¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar: