¿Qué te interesa?

¿Cómo hablar con mi hijo(a) adolescente de anticonceptivos?

Español

Hablar de anticonceptivos con los hijos adolescentes resulta ser uno de los pasos más difíciles. Se tiene la creencia o el temor de que esta información los empujará a una vida sexual activa o que mientras más conozcan más desearán realizarla. La realidad es que brindarles un espacio de escucha y diálogo en torno al sexo los encaminará a tener salud sexual y una responsabilidad sobre su cuerpo, es decir, un estado de bienestar físico, emocional,  mental y social en torno a la sexualidad. Este paso no forzosamente debe ser incómodo, aquí te decimos cómo hablar con un adolescente de anticonceptivos y hacer de este momento algo agradable para ambos.

1. Busca información fundamentada.

El primer paso para que te sientas segura al hablar en general de cualquier tema es informarte. Existe mucha información en Internet, que puede llegar a ser confusa, por lo que resulta importante buscar fuentes confiables. Te recomendamos buscar páginas que sean oficiales y científicas, por ejemplo de instituciones que se dedican al área de la salud. Cuando hables con tu adolescente sobre sexo, recuerda que tú llegaras con información pero él también. Es un tema que ya está latente en su vida, tanto por  Internet, pornografía, televisión, música, amigos, etc. Por esta razón es bueno ya conocer los anticonceptivos que existen, la forma en que se categorizan, su efectividad, la manera en que funcionan, algunos efectos secundarios y  a su vez buscar y conocer acerca de todos esos mitos que hay a su alrededor.

2. Sé sincera y transparente

No intentes ocultar información o evitar palabras. Lo ideal es hablar de las partes del cuerpo y todo lo que conlleva como algo natural. A su vez al momento de iniciar la conversación te recomendamos explicar la importancia que tiene para ti y para él que tengan esta charla. Sobre todo decirle que lo que menos deseas es incomodarlo o imponer cosas, simplemente informar y que sepa que siempre puede preguntarte o contarte lo que sea, incluso si se trata de este tema. Piensa que es mejor que tenga a quién acudir en casa, alguien con información y experiencia. Cuéntale cómo te sientes tú por esta charla, incluso puedes compartir las emociones que te genera hablar de esto, como nervios, temor, etc. Iniciar por este tema de anticonceptivos te puede abrir el paso a hablar de otros temas que tal vez no compartiría contigo por temor a ser juzgado o castigado.

3. Pregunta con qué información cuenta.

Esta es una manera muy eficaz de ir estableciendo el ritmo de la conversación. Explicar que quieres charlar sobre los anticonceptivos y te gustaría que te cuente qué le han dicho, qué ha escuchado, y posteriormente qué dudas tiene. Iniciar con la escucha le puede ayudar a sentir que no se trata de un regaño o un sermón, más bien de una charla donde será tomado en cuenta. Esto también te permitirá iniciar con aquella información que le es de interés o bien pudiera serle útil, abriendo su interés a la charla. No se trata de obligarlo, ni de incomodarse, sino de abrir el diálogo a un aspecto que resulta fundamental y natural: El cuidado del cuerpo.

4. Puedes realizar preguntas sobre los temas.

En caso que  sientas que se muestra un poco avergonzado o penoso a compartir sus conocimientos, o que no está escuchando, puedes usar esta herramienta. Exprésale que has estado investigando en páginas del área de la salud y consideras que tal vez es información que pudiera serle de ayuda en algún momento, tal vez compartir que es información que a ti te hubiera gustado que te dieran cuando tenias su edad.  Pregunta sobre temas específicos que consideres son fundamentales al momento de utilizar estos anticonceptivos, por ejemplo dónde acudir por uno, qué hacer cuando falla, de qué manera se coloca, cual es más efectivo, etc. Incluso puedes utilizar datos curiosos que encuentres en tu investigación para que le dé mayor curiosidad, cuéntale algunos y entablen conversación sobre ello.

que es tiempo para mama una mama millennial

5. Hablen de su importancia y el respeto al cuerpo.

Al hablar de cualquier tema que tenga que ver con sexo, es necesario explicar que el punto central es el respeto al cuerpo propio y ajeno. Muchas veces uno de los discursos más presentes es que se debe hacer para evitar embarazos no deseados. Si bien es un punto importante, no solo se trata de decirlo o imponerlo, sino de analizarlo juntos, llegar a conclusiones del porqué no seria ideal tener un bebé en estos momentos, sin importar el sexo de tu hijo. Pero también es momento de hablar y resaltar el cuidado del cuerpo. Muchos por curiosidad o hacer caso a mitos creen que evitarán el embarazo dejando de utilizar el condón, por lo que hay que explicar que aunque se evite el embarazo puede tener otro tipo de consecuencias como las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS). Busquen imágenes, información de cómo se detectan, quiten todos los mitos, etc. Establezcan que no se trata de qué tanta confianza tengan a su pareja sino más bien de una cuestión de salud. Esto ayudará a verlas no como algo lejano sino como una posibilidad latente.

6. Enséñale la manera correcta en que debe utilizarse cada método.

Una cosa es contar con la información teórica y otra llevarla acabo. Incluso como adultos a veces cometemos muchos errores al momento de utilizarlos. Lo básico es que ambos sexos sepan cómo utilizar cualquier anticonceptivo. En el caso del condón, tanto femenino como masculino, pueden ensayar con algún modelo que imiten tanto la vulva como el pene. Sigan los pasos correctos, las veces que sean necesarias, déjalo hacerlo por sí solo y luego ve corrigiendo, y a su vez puedes participar y cometer pequeños errores para que te corrija. En cuanto a la pastilla de emergencia, debes conocer las contradicciones que tiene, en que casos únicos utilizarla, mitos, etc. En el caso de las pastillas, puedes utilizar calendarios, mencionar que pasa si algo falla, como arreglarlo, en el caso del método del ritmo es importante mencionarle que aunque es utilizado por algunos, no es para nada seguro y explícale las fallas que puede tener con el calendario, etc.

6. Acudir con un especialista.

Si bien el Internet, como ya dijimos, tiene mucho para informar, también es verdad que un médico especialista en el área, puede ser de mucha ayuda al momento de aprender sobre todos estos aspectos, además que puede ser un paso importante para saber dónde acudir si llegan a presentar algún problema, cuales son los estudios o chequeos que deberá hacerse posteriormente para seguir cuidando de su salud sexual.  Deben saber que siempre hay opciones para cuidar de su cuerpo y el de su pareja.

Esperamos que estos consejos puedan ser de ayuda al momento de hablar con tu hijo sobre anticonceptivos.


¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar: