¿Qué te interesa?

¿Existen diferentes tipos de madres?

Español

En este artículo abordamos el tema de «tipos de madre», hablamos de su concepto, la importancia que toma en la sociedad y a su vez te platicamos un poco de estas categorías. Esperamos que te sea de mucha utilidad para esta etapa de tu vida.

¿Existen tipos de madres?

En primer lugar, hablemos del concepto de tipos de madres. Respondiendo a la pregunta como tal, pudiéramos establecer categorías en donde posiblemente muchas mujeres se verán identificadas; sin embargo, hacerlo para que todas y cada una de las madres se vea identificada al cien por ciento sería prácticamente imposible; esto quiere decir que tipos de madres hay tantos como madres en el mundo.

En este sentido, es posible que anteriormente leyeras algunos post donde te sintieras identificada en algunas cosas pero en otras definitivamente no, o que sintieras que eres una combinación de varias y esto no está mal. A la mayoría de las mamás les sucede esto y ahí está la magia de la maternidad: Cada mujer aprende a ser madre conforme a sus aprendizajes y a su contexto, incluso un aspecto importante que puede intervenir es la edad de los hijos; no se es la misma madre cuando están recién nacidos, que cuando son adolescentes.

¿Qué importancia tiene categorizar?

Es normal que se intenten crear estas categorías, pues nos ofrecen un referente, lo cual en muchas ocasiones nos es muy útil, ya sea para un momento de entretenimiento, para comenzar a formar cierta identidad y ponerle nombre a aquello que nos sucede en la cotidianidad.

Así como las categorías nos ofrecen referentes, también pueden encasillar sin posibilidad de tanto movimiento, lo cual dependerá de cada persona. Es por esto por lo que debemos tener mucho cuidado de no tomarlos como una regla de oro o sentirnos extrañas de no pertenecer a alguna al cien por ciento.

¿Qué tipos de madres existen?

Bueno, respondiendo ahora sí a la información que viniste a buscar: Hablaremos más de los tipos de madres, de algunas características que pueden o no sobresalir al momento de convertirse en madre, y esto dependerá mucho de la manera de ser que ya tenías anteriormente a serlo, así como todas las condiciones que te han rodeado  y  las exigencias de tu contexto.

1. Cuidadora  y protectora su familia.

Esta es una de las características que es más reconocida en las mujeres, debido a que es algo que se nos enseña de pequeñas: a cuidar del otro. Se trata de mujeres que tienen como prioridad el cuidado de sus hijos, hablando del área de la salud, higiene, escolar y emocional. Si bien este es uno de los ideales para muchas, debemos de tener cuidar mucho el grado con el que se abordan estas tareas, pues podemos cruzar el límite en donde nos encargamos incluso de la pareja, como si se tratara de otro hijo.

Se comienza a tener la creencia de que es una responsabilidad completamente suya y no de los hijos. Desde que comienzan a tomar conciencia de su medio podemos ayudarlos a que aprendan cómo cuidar de sí mismos y eso no nos hará menos cuidadoras, sino por el contrario, permitirá protegerlos de una manera diferente. Así se evitará uno de los hechos más comunes en las madres, olvidarse de su propio cuidado y deseos.

2. La que tiene las cosas bajo control y orden

Ser ordenadas es una de las características que definitivamente ayudará a que la maternidad se haga un poco menos pesada. Se trata de organizar un montón de actividades y horarios que resultan nuevos o que aunque han pasado los años resultan cambiantes y pesados; aun así, recordemos que este concepto de «control» es algo subjetivo, ya que realmente nada depende por completo de una sola persona. Si convivimos en familia, así los niños sean pequeños, hablamos de que son muy pensantes y toman decisiones.

A su vez estamos rodeados por un montón de cosas del ambiente que pueden hacerte sentir descontrolada en muchos momentos,  lo importante es tener conciencia de esto. El orden es muy bueno pero el intentar controlar todo, incluso los actos de otras personas puede llevarte a un nivel de frustración e incluso de creencia de poco reconocimiento o respeto. Aprende a negociar con los otros y toma  «control» solo de aquello que te pertenece, tus acciones, pensamiento y actos.

3. Madre amiga

Esta es una categoría a la que muchas personas le tienen temor. Aunque desean tener una buena relación con sus hijos, con una gran  comunicación, temen que por ser amigos ya no tengan respeto por ello o no puedan disciplinarlos. No forzosamente es así, muchas veces por este deseo de imponer para lograr que nos hagan caso, se pierde el mismo respeto. No aprendemos como padres a reconocer los errores y ellos lo notan, por lo que puede cambiar mucho su perspectiva o comportamiento.

Ser amigos es posible, lo importante es establecer límites. Es como en cualquier amistad o relación. Que sí y que no voy a aceptar, al igual que pedir que ellos te planteen los suyos, pues debemos tener mucho cuidado de no usar esa amistad para controlar sus acciones, por más que creamos que de esta forma les haremos un bien para acceder a permisos o evadir responsabilidades. Dejen las reglas bien establecidas, independientemente de su relación. Ser amigos les permitirá comunicación, negociación y un ambiente adecuado.

4. Madre independiente

Suele retomarse como aquella que casi no se encuentra en casa todo el día, pero no debe ser necesariamente así, recordemos que el concepto de independencia significa que sé y me relaciono con los otros; en este caso, busco espacios para su cuidado, enseñanza y para brindar todo mi amor  pero también cuido de mí y realizo mis otros sueños, cosas que solo dependen de mí.

Entonces tomemos a estas mujeres como aquellas que, independientemente de las actividades que hagan, ser trabajadoras del hogar, trabajar fuera o cualquiera que se te ocurra, llevan acabo un equilibrio entre su maternidad y otras actividades.

 

Recuerda que estas categorizaciones tan solo son una de tantas que pueden darse al momento de llevar acabo la práctica de la maternidad. Te recomendamos ser variada y espontánea, ser madre no es sencillo y tampoco encajar en todo lo que la sociedad pide, lo más importante es cuidar de tu hijo mientras lo haces también contigo.


¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar: