¿Qué te interesa?

¿Cómo desarrollar la empatía en los niños?

Español

La empatía es lo que más deseamos desarrollar en nuestros niños, sin embargo, a veces resulta difícil acercarlos a este mundo. Lograr transmitir todos nuestros valores para hacerlos personas respetuosas y conscientes. Aquí te mostramos algunas actividades que pueden realizar para comenzar a desarrollar la empatía en los niños, también hablaremos de cuál es la importancia de hacerlo, así como de un pequeño acercamiento a su definición.

¿Qué es la empatía?

Para enseñar algo debemos tener claro a qué hacemos referencia. En este caso entenderemos esta palabra como una acción de tipo afectiva hacia otra persona, en la cual aprendemos a mirar con otros ojos. Donde se aprende y comprende al otro desde su propio contexto y aprendizaje. Esto depende de una escucha paciente y sin juicios de valor, una interacción mediada por completo por el respeto.

Muchas personas dirían ponernos en sus zapatos, puede ser, pero la realidad ahí está el detalle. Utilizando esta analogía, no podríamos como tal hacerlo porque calzamos de diferente número, tal vez nosotros o la otra persona tiene alguna particular en el pie, etc. por lo que no podríamos comprender por completo su experiencia utilizando ese calzado. Es entonces cuando más que adivinar debemos preguntar: Qué le incomoda del zapato, qué aprendizajes ha tenido, cómo su es forma de afrontamiento, etc. Es dejar de lado nuestros privilegio y escuchar otras verdades o bien utilizar nuestro espacio de privilegio para evidenciar realidades.

¿Porqué es importante hablar de empatía?

La importancia de esto radica en que somos personas sociales, por excelencia requerimos del otro y formamos sistemas con las otras personas. Ser empático me permite formar redes y vínculos que tendrán más alcance en un futuro que si yo actuara solo. Permite entender el mundo desde diferentes ángulos, comprender las condiciones a las que no tengo acceso, mirar las cosas de manera diferente, aprender de mí y del otro, desarrollar habilidades y explorar un lado más humano o sensible a los eventos, cambiar realidades, entre muchas otras cosas. Pero cómo hacer que los niños desarrollen la empatía:

  1. Jueguen al investigador

Parte del proceso es ayudarlo a que desarrolle la habilidad de hacer preguntas adecuadas al momento de acercarse al otro, aprenda a ser asertivo y a su vez sepa escuchar. Jueguen al investigador. Cuéntale la historia, para hacerlo más interesante puede ser algo que te contaba tu abuelito o algún amigo, alguien sumamente distinto a ti, intenta darle un poco de vueltas, que se haga interesante pero largo. Así tendrá que ser paciente y para poder crear preguntas deberá saber escuchar. Hazle preguntas sobre lo que le dijiste. Dentro de esto enséñales los derechos asertivos y cómo elaborar frases asertivas, es decir que no pase sobre los derechos del otro. Intenta siempre reconocerle todos sus aciertos. Para esto también tú deberás desarrollar a su lado la asertividad y empatía para que puedas guiarlo de manera correcta. No olvides hacerlo divertido y evitar regaños.

2. Siempre escucha sus emociones

Las emociones deben ser un tema importante en su formación. Te recomendamos trabajarlas, aprender a identificarlas, hacer decálogo donde pueda saber cómo se siente físicamente, qué suele pensar, etc. Identificar sus propias emociones le permitirá hacerlo con mayor facilidad en otros y respetarlas tanto como lo hace consigo mismo.

3. Ideas opuestas

Háblale de la importancia de la diversidad. Que el mundo está lleno de cosas con las que podemos o no estar de acuerdo, pero que eso mismo nos permite tomar partida de una opinión. Debe saber que puede defender sus opiniones pero no debe pretender que otros las adopten, porque todos somos diferentes.

4. Analogía del zapato

Para explicar el concepto puedes usar el ejemplo que explique arriba, pídele que se ponga tu zapato, que te diga qué opina de él y explícale cómo te sientes tú con el mismo calzado. Exploren juntos el porqué de las ideas divididas, que se debe a sus particularidades y que así pasa con las personas. Para ser empáticos debes mirar su contexto y no el tuyo. No olvides mencionar que nadie está peor que el otro, solo son diferentes, esto para evitar que recurra en ocasiones al sentimiento de lástima.

5. ¿Estoy intentando resolver la situación o soy empático?

Para explicar la diferencia entre esto, puedes seguir con el ejemplo de arriba, pídele que resuelva el problema que tienes con tu zapato, dile que te lastima al caminar. Probablemente te dará opciones pero deben dejar en claro que de él no dependerá que cambies tu situación. Todo depende de ti y luego puedes agregar otro comentario, como por ejemplo: tú lo intentaste resolver pero puede que yo no quiera modificar ese problema, porque a pesar que me incomodan un poco, no es lo suficiente para cambiarlos, porque son mis favoritos. Es decir que comprenda a partir del juego que la empatía es escuchar, apoyar con esto o con un consejo si se le pide, pero que no puede resolver algo que no es suyo o catalogar algo como problema cuando no es así para la persona.


¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar: