¿Qué te interesa?

¿Por qué es necesario y cuánto calcio necesitan los niños y adolescentes?

Español English

El calcio es un mineral necesario para la construcción y mantenimiento de los huesos y para los dientes de los niños. Es necesario para el buen funcionamiento de los nervios y músculos, la coagulación de la sangre y el transporte de otros minerales en el cuerpo. Por ese motivo todos los padres nos preocupamos tanto de que nuestros hijos tomen diariamente lo necesario.

Pero, ¿cuánto necesitan dependiendo de su edad y cuáles son las fuentes para adquirirlo?

Éste, se encuentra en la leche y otros productos lácteos como el queso, verduras, nueces y legumbres. Si tu hijo no come ni bebe productos lácteos, la probabilidad de que tenga carencia de calcio es alta. El riesgo de desarrollo óseo interrumpido a una edad temprana y la descalcificación ósea con el tiempo aumenta.

Es importante saber y tener en cuenta que la vitamina D estimula la absorción de calcio en el cuerpo.

¿Qué contiene el calcio?

Se encuentra principalmente en la leche y otros productos lácteos como el queso, pero también en los vegetales verdes.

Fuentes de calcio:

La leche y sus derivados como el queso y los yogures son los mejores nutrientes que contienen calcio y que a la mayoría de los niños les gusta. También contienen vitamina D, que es esencial para la salud de los huesos.

Pero también es bueno saber que hay otras fuentes menos conocidas, como los productos de soya y el pan.

Ejemplos de fuente de calcio para niños:

– Leche: 240 ml contiene aproximadamente 300 miligramos.

– Yogurt: 200 ml contiene aproximadamente 200 miligramos

– Frijoles blancos: 100 gr contienen aproximadamente 100 miligramos.

– Almendras: 30 gramos contienen aproximadamente 80 miligramos.

– Brócoli cocido: 100 gr contiene aproximadamente 30 mg.

La leche y los derivados son las mejores y más fácilmente disponibles fuentes de calcio. ¿Pero quién debería consumir qué tipo de leche?

– Los niños menores de un año no deben tomar leche entera y productos derivados debido al riesgo de alergia a la leche. Lo recomendable es que se mantenga con la leche materna o leche de fórmula durante este primer año de vida. Para saber un poco más sobre por qué es preferible darle a tu peque leche de fórmula que entera puedes leer nuestro artículo anterior.

-Los niños entre uno y dos años de edad pueden tomar leche entera y productos derivados para su crecimiento y desarrollo cerebral.

-Después del segundo año de vida, los niños pueden cambiar a leche semidesnatada o desnatada, después de consultar y discutir con el médico pediatra.

La leche, independientemente del tipo (desnatada, semidesnatada o entera), contiene aproximadamente el mismo contenido de calcio por unidad.

Algunos niños se niegan a tomar leche, por lo que cuando los niños no quieren o no pueden tolerar la leche, afortunadamente, hay muchos productos bajos en lactosa o sin lactosa disponibles.

Función del Calcio:

Durante la infancia y la adolescencia, el cuerpo usa calcio para construir huesos fuertes. A partir de la edad adulta, hay una disminución progresiva en la absorción de calcio por parte del cuerpo y este fenómeno aumenta a medida que envejecemos. Por lo tanto, es esencial que desarrollemos el mayor potencial de calcio posible durante la fase de crecimiento.

Los adolescentes, especialmente las niñas, que descuidan esto, tienen un mayor riesgo de desarrollar osteoporosis, lo que significa un mayor riesgo de fracturas óseas debido a huesos debilitados.

Además, el calcio juega un papel importante en la contracción muscular, ya que se usa, entre otras cosas, en la transmisión de mensajes por los nervios y en la liberación de hormonas. Si la concentración de calcio en la sangre es baja (debido a una mala ingesta de calcio), el cuerpo extraerá el calcio de los huesos para continuar funcionando correctamente. En combinación con un consumo pobre de calcio en la dieta, esto afectará la fortaleza de los huesos a largo plazo. Cuando los niños obtienen lo suficiente y realizan actividad física durante su infancia y adolescencia, comienzan su vida adulta con los huesos más fuertes.

Una orientación en las recomendaciones actuales para la ingesta de calcio son las siguientes:

¿Calcio para niños de un año y mayores?

1-3 años: 500 miligramos de calcio al día

4-8 años: 800 miligramos de calcio al día

9-18 años: 1300 miligramos diarios

Absorción de calcio en niños

En los productos lácteos se presenta principalmente en forma de fosfato de calcio. Esta forma es absorbida bien por el intestino. Otras formas también se usan en suplementos, como el malato de citrato de calcio o en vitaminas con hierro también. El intestino absorbe estas formas aún mejor, pero estas diferencias son tan pequeñas que no tienen importancia práctica.

La vitamina D asegura que los intestinos absorban el calcio adecuadamente y es necesaria para fijar el calcio en los huesos. Por eso muchos pediatras aconsejan tomar un refuerzo de vitamina D hasta los cuatro años.

Es bueno tener en cuenta que por ejemplo el ácido oxálico reduce la absorción de calcio en el cuerpo. El ácido oxálico se encuentra en ciertas verduras como el ruibarbo y las espinacas. La sustancia ácido fítico también contrarresta la absorción de calcio. El ácido fítico se encuentra principalmente en los granos. Mientras la dieta proporcione suficiente calcio y coma una dieta variada, no hay problema en comer estos productos.

Debido a la sal, el alcohol y la cafeína en el café, el té y la cola, el cuerpo pierde un poco más de calcio en la orina. Por lo que so tienes un hijo adolescente es importante que lo tenga en cuenta.

Aumentar la ingesta de calcio

Siempre hay niños que no quieren saber nada los productos lácteos. Es por eso que debes tratar de ser creativa en las comidas:

– Agrega queso a las comidas o meriendas.

– Agrega un poco de queso a sus tortillas.

– Agrega un poco de queso ligero a sus sándwiches o hazle tostados de queso.

– Servirle galletas con queso bajo en grasa.

– Ofrécele a tu peque batidos o leche con chocolate aunque no demasiado porque contiene mucho azúcar.

– El yogurt bajo en grasa con fruta o trocitos de frutas puede ser una buena opción para desayunos y meriendas.

– Ofrécele leche bien fría después de consumir sus galletas favoritas o cuando viene de jugar o hacer ejetcicio.

Incluye alimentos no lácteos con un alto contenido de calcio en su dieta, como por ejemplo:

– Agrégale frijoles blancos a su sopa favorita.

– Mientras haces la compra, busca productos fortificados con calcio como pan y granos.

– Sirve suficientes vegetales como brócoli y espinacas en las comidas.

Aunque es mejor que los niños obtengan su calcio a través de su dieta, a veces es imposible hacerlo. En ese caso en bueno que hables con el pediatra para ver si hay algún suplemento que pueda recetarle, y en el caso de que sea necesario, que pueda derivarlo a un dietista para que prepare una dieta.

También ten en cuenta que los niños deben estar físicamente activos para una buena salud ósea. Cuando saltan, caminan, juegan o hacen deporte, están ayudando a tener una buena resistencia ósea. Incluso hay estudios que afirman que la actividad física puede ser aún más esencial que la ingesta de calcio para una buena salud ósea.

 

Toda la información que te damos en este artículo es orientativa ya que cada niño y cada familia son diferentes por lo que para establecer un diagnóstico y un tratamiento es indispensable que acudas a tu médico.

 

Carolina González Ramos

Edda Virtual Solutions

¿Tienes alguna pregunta o comentario? ¡Escríbenos!


¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar: