¿Qué te interesa?

Cambiar de escuela: consejos para los padres

Cambiar de escuela es un paso importante y, a menudo, difícil de evitar debido a un cambio de domicilio por ejemplo. También hay situaciones en las que los padres pueden decidir que no están satisfechos con la escuela actual de su hijo y tienen que tomar la difícil decisión de solicitar un cambio. En esta situación, le recomendamos encarecidamente que primero hablen con alguien en la escuela actual de su hijo sobre sus razones para considerar un cambio, ya que es posible que cualquier problema se pueda resolver sin tener que cambiar de escuela.

Dos semanas es, en mi opinión, el tiempo suficiente para que una escuela se prepare para la despedida de un niño del aula. Ya que es mejor que tus hijos no tengan la posibilidad de despedirse de sus compañeros durante demasiado tiempo.

Cambiar de escuela es un tema complicado, entonces, ¿cuál es la mejor manera de enfrentarlo? Es una paradoja, pero lo que nunca cambia en la vida es el cambio: el cambio simplemente sucede. Si bien no puede prepararse para cada cambio que va a suceder, puede aprender a mejorar en el manejo del cambio en sí mismo. Cambiar de escuela es el desafío ahora, pero los grandes cambios sucederán una y otra vez (nada permanece igual), por lo que adquirir habilidades para lidiar con el cambio le ayudará por el resto de tu vida.

 

Cambio de escuela por motivos de mudanza

Es bastante común que los niños cambien de escuela. También es normal que los niños se resistan al cambio y se sientan estresados por ir a una nueva escuela. Y si tu hijo está en proceso de cambio de escuela, lo mejor que puedes hacer es prepararlo para ese cambio.

Puedes hacerlo involucrando a tu hijo tanto como puedas en el proceso de elegir escuela nueva. Esto le ayudará a ver los aspectos emocionantes y positivos de la futura nueva situación. Estará mucho más feliz si sabe que sus necesidades son importantes.

Estos son algunos consejos para involucrar a tu hijo y facilitar el cambio:

– Si es posible, discute la mudanza con tu hijo con suficiente antelación.

– Pídele que te hable, dibuje o haga una lista de las cosas que espera poder hacer en una nueva escuela.

-También puede dibujar o hacer una lista de las cosas que le preocupan. Tómate el tiempo para discutir cada preocupación.

-Averigua con anticipación sobre las escuelas en el área a la que te mudas. Puedes una lista de las escuelas y mostrárselas a tu hijo. Si tiene la edad suficiente, hablar sobre las ventajas y desventajas de las diferentes escuelas. Si es posible, podéis visitar la nueva ubicación y las escuelas juntos.

-Una idea es averiguar si hay otros niños que se mudan a la misma escuela que tu hijo. Anímale a hablar con estos niños. Es posible que puedan quedar para que tu hijo llegue a la escuela con estos niños el primer día.

-Si conoces a familiares o amigos que han cambiado de escuela recientemente, anímalo a compartir sus experiencias con tu hijo, para que se de cuenta que forma parte de los cambios que pueden surgir en todas las familias.

Antes de mudarse de escuela: algunos consejos prácticos.

Escribir una lista de verificación de todas las cosas que debes hacer como parte del plan de cambio escuela resulta útil, e ir marcándolos cuando los hagas. Te damos algunas sugerencias.

La vieja escuela y la comunidad de tu hijo.

– Habla con el director y los maestros de la escuela actual.

– Solicita y prepara un portafolio del trabajo de tu hijo para llevarlo a la nueva escuela.

– Haz un diario digital o un álbum de recortes de personas, actividades y recuerdos de la antigua escuela de su hijo.

– Haz una lista de contactos de amigos de la antigua escuela y el vecindario.

– Comparte la nueva dirección de vuestra casa con los amigos cercanos de tu hijo. Puedes entregarles sobres con la dirección y estampados para que puedan escribirle. Los niños mayores pueden mantenerse en contacto por correo electrónico, texto o redes sociales.

– Planea una reunión de despedida con amigos cercanos.

La nueva escuela y comunidad de su hijo.

– Habla con el director de la nueva escuela. Podrías preguntar sobre las estrategias de la escuela para ayudar a los nuevos niños a adaptarse a la escuela, por ejemplo, un sistema de amigos.

– Compra el nuevo uniforme y libros si es necesario.

– Da un paseo por la zona de la nueva escuela con tu hijo. Esto le ayudará a saber dónde están las cosas importantes. Si es posible, podría incluso pasar un día en la escuela antes de mudarse.

– Visita las instalaciones extraescolares si tu hijo los va a usar.

– Asegúrate de que tu hijo sepa cómo ir y venir de la escuela si ya tiene edad para ello, por ejemplo, dónde lo recogerás y lo dejarás, por dónde no es peligroso caminar o dónde están las paradas de autobús o las estaciones de tren.

– Habla con los nuevos vecinos o con el nuevo maestro. Tal vez pueda conocer a algunos compañeros de clase antes de su primer día en la nueva escuela.

Viajes de regreso

Si pueden volver en unas pocas semanas, incluso si es un viaje bastante largo, entonces asegúrale a tu hijo que volverá a ver a sus amigos. (Esperemos que para entonces ya se hayan establecido y hayan hecho nuevos amigos, pero si les dices antes de la mudanza que no pueden volver, es probable que estén muy molestos).

Por supuesto, si os mudáis al extranjero, es difícil prometer una visita de regreso en el futuro cercano, pero como dije anteriormente, tal vez podrías sugerir que se mantenga en contacto por carta y con tarjetas postales. Si tienen la edad suficiente para usar el teléfono o el correo electrónico, entonces asegúrate de intercambiar detalles con sus amigos para que puedan mantenerse en contacto.

 

Cambio de escuela por motivos ajenos a una mudanza

Algunos niños pasan poco tiempo en la escuela porque sus padres cambian de trabajo regularmente y, obviamente, la mudanza es inevitable. Sin embargo, si tiene la opción de cambiarlos o no, debes considerar la decisión cuidadosamente.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que los niños más pequeños, en particular, pueden ser extremadamente inconstantes con la escuela y sus compañeros de juego. Un día tienen mejores amigos y al siguiente se han peleado y no quieren ir a la escuela.

A veces, un niño ha sido feliz en la escuela, pero luego cambia de clase y comienza a fingir estar enfermo para evitar ir. A menudo, esto se debe a que están extrañando la familiaridad de su último maestro, y probablemente se acostumbrará en poco de tiempo.

En algunas escuelas, se «mezclan» las clases a medida que los niños progresan de nivel y, a veces, el problema es que sus amigos cercanos ahora se han ido a una clase diferente. De nuevo, lo más probable es que, dando un poco de tiempo, encuentren nuevos amigos con los que jugar, por lo que no tomes ninguna decisión sobre mudarse a una nueva escuela hasta al menos el primer trimestre.

La intimidación es una de las razones más comunes por las que los padres deciden cambiar de escuela, pero con bastante frecuencia no es la solución el hecho de que se mueva a otro centro escolar. Si tu hijo es tímido (o posiblemente un poco diferente de los demás), también podría ser el objetivo de los matones en su próxima escuela.

Contactar la escuela

El mejor curso de acción es ponerse en contacto con su escuela actual y explicar que su hijo está siendo intimidado y que no está contento. La mayoría de las escuelas tienen una política para lidiar con la intimidación y siempre querrán que se les informe sobre el problema. Si el problema es un maestro, por ejemplo, entonces haz una cita para discutir la situación con la escuela. Como todos los profesores también comenten errores y que en la mayoría de los casos se pueden solucionar hablando juntos, pero a algunos niños les da miedo esas situaciones y se frustran.

Es posible que el motivo del cambio de escuela sea porque no está progresando bien y creas que lo hará mejor en otra escuela. Este podría ser el caso, pero debes hablar con la escuela antes de tomar una decisión.

Podría ser que el problema esté en tu hijo, en lugar de en la escuela, en cuyo caso lo someterás al trauma de una nueva escuela sin ningún motivo.

Los niños pueden verse afectados por todo tipo de cosas como la tensión en el hogar, el duelo o simplemente la pereza. A veces se sientan al lado de un amigo y se distraen, en cuyo caso el remedio más simple y práctico es que el maestro los mueva a diferentes mesas.

Si un cambio de escuela es inevitable, entonces intenta estar atenta para hacer todo lo posible y asegurarte de que su hijo no sienta ese cambio demasiado angustiante.

 

Un sistema educativo diferente

El cambio más fuerte, cuando se trata del área académica, es adaptarse al sistema educativo de la nueva escuela.

Cada institución tiene un estilo específico para su dinámica durante las clases. La nueva escuela puede pedir una mayor exigencia durante las horas de clase, o dejar más tarea a sus alumnos; puede también requerir el uso de nuevas tecnologías, o por el contrario tener un estilo más tradicional.

No importa cuales sean las costumbres educativas de la nueva escuela, al principio será algo complicado acoplarse a los nuevos requerimientos.

Para acostumbrarse a una nueva escuela simplemente necesita tiempo. Mantenerse en contacto con el profesor y el resto de miembros en la escuela es una buena manera de saber como evoluciona la adaptación.

Aunque un cambio de escuela puede generar frustración en los niños, puedes ayudarlo a ver que es la mejor opción, y que gracias a esto vivirá nuevas experiencias, conocerá amigos nuevos y tendrá una nueva oportunidad para que la educación escolar sea una etapa increíble en su vida.

Toda la información que te damos en este artículo es orientativa ya que cada niño y cada familia son diferentes y únicas.

 

Carolina González Ramos

Edda Virtual Solutions

¿Tienes alguna pregunta o comentario? ¡Escríbenos!

 

¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar:

daf_icon Escrito por:

contacto@tipsdemadre.com
Actualizado: 2019-08-26

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.