¿Qué te interesa?

10 tips para un embarazo saludable

Cuidar de tu salud es muy importante durante el embarazo, ya que durante este periodo compartirás tu cuerpo con tu bebé. ¿Qué tienes que tener en cuenta?

1. Ácido fólico.

En las primeras semanas del embarazo, el ácido fólico juega un papel importante en el desarrollo de tu bebé. Durante el embarazo, necesitas alrededor de 400 miligramos de ácido fólico extra todos los días. Si tienes pensado quedarte embarazada, es recomendable comenzar con esto antes de estar embarazada, así cuando comience el embarazo tu cuerpo ya ha acumulado una pequeña cantidad. Hasta la décima semana de tu embarazo es importante, después puedes dejar de tomarlo. Igualmente no es dañino si continúas tomándolo después de 12 sem., pero ya no resulta tan necesario.

2. Extra vitamina D.

La vitamina D apoya, entre otras cosas, la formación de huesos en tu hijo. Es recomendable que tomes 10 miligramos de vitamina D adicional durante todo el embarazo. Normalmente, obtienes suficiente vitamina D de tu dieta y de la luz solar, pero durante su embarazo se necesita un extra.

Además de la vitamina D y el ácido fólico, un multivitamínico para mujeres embarazadas también contiene otras vitaminas y minerales. Esto puede ser una buen complemente en la dieta diaria.

3. Comer sano y variado.

Una alimentación sana es siempre una decisión sabia, pero durante tu embarazo se convierte en algo imprescindible, ya que, tu hijo obtiene todos los nutrientes que ingieres y los necesita para desarrollarse y crecer bien. Elige pan integral, come por lo menos 250 gramos de vegetales todos los días, toma 2 piezas de fruta en el medio y ten en cuenta de 2 a 3 porciones de productos lácteos al día. Beber por lo menos 1,5 a 2 litros de líquido todos los días, por supuesto sin alcohol.

Come pescado (graso) y/o toma capsulas de aceite de pescado.

Los ácidos grasos en el pescado son muy importantes para el desarrollo cerebral de tu bebé. Por lo tanto, trata de comer pescado dos veces por semana, en el caso de que no lo puedas hacer, las cápsulas de aceite de pescado son un buen reemplazo. Presta atención al tipo de pescado que comes. El pescado crudo no es recomendable. No comas pescado crudo, crustáceos y mariscos preenvasados, y pescado empacado ahumado o marinado, como el salmón ahumado y la anguila. Las sobras que han estado en la nevera durante días se pueden colocar mejor en el contenedor.

No debes de consumir demasiada vitamina A, por ejemplo, en el hígado o productos del hígado. Asegúrese de que la carne, el pescado y los mariscos estén completamente cocidos cuando los coma. Lava muy bien las frutas y verduras antes de hacer algo con ellas.

4. Cuida tu peso

El peso durante el embarazo también es una parte importante, debes de tratar de mantener el aumento de peso durante el embarazo dentro de límites normales.
Come una pequeña comida de 5 a 6 veces al día, para obtener todo lo que necesitas, y no tengas hambre entre horas, evita picar. Asegúrate de que cada comida contenga suficiente proteína. Las proteínas se procesan mejor que los carbohidratos y también proporcionan una sensación de saciedad más prolongada.

Intenta no comer gran cantidad de carbohidratos rápidos (azúcares, dulces, galletas, productos de grano blanco, como el pan blanco, etc.). Los carbohidratos rápidos causan un aumento rápido de los azúcares en la sangre y, por lo tanto, un aumento rápido de la hormona insulina. Luego, tu nivel de azúcar en la sangre vuelve a caer muy rápidamente, lo que garantiza que vuelvas a tener hambre muy rápidamente. Además, la insulina asegura que la grasa se almacene más fácilmente en tu cuerpo. Al comer azúcares, dulces, etc., no solo se aseguras de que ingieres demasiadas calorías, sino que también se almacena más grasa en proporción.

Puedes tomar una galleta, un pequeño pedazo de chocolate no es malo, el abuso lo es. Por eso lo bueno es tomar un pedazo pequeño o una galleta y disfrútalo.

5. Muévete lo suficiente

Mantenerse activo también sigue siendo importante durante tu embarazo. 30 minutos al día son suficientes, pero también puedes hacer ejercicio o inscribirse en un curso de embarazo. El hecho es que cuanto más en forma estés, mejor será tu condición durante el embarazo y el parto, y más rápido se recuperará después del parto.

Si tiene un peso saludable, eso ayuda a la salud de tu hijo antes y durante el embarazo. Perder peso durante su embarazo no es una buena idea. Siempre puedes consultar a tu médico, obstetra o dietista para mantenerte en un peso saludable. El sobrepeso puede tener consecuencias graves, puedes desarrollar presión arterial alta, un aumento en el nivel de colesterol y un mayor riesgo de diabetes.

6. Sol en el embarazo

Trata de evitar el sol en tu cara porque puede causar una máscara o paño de embarazo ¿qué es? Eso es pigmentación excesiva, manchas en la frente, las mejillas, la nariz o en el cuello. También se llama melasma o cloasma. Esto se aplica no solo a la luz natural, sino también a la cama solar.

7. Mantente hidratada

Debido a que las mujeres embarazadas retienen líquidos, beber suficiente es bueno. Su cuerpo puede alejar mejor el líquido extra. Presta atención a lo que bebes. Procura no consumir bebidas muy azucaradas ni que contengan cafeína. Por supuesto el consumo de alcohol durante el embarazo está totalmente prohibido, por la salud del bebé y la tuya.

8. Fuera el estrés

El estrés nunca es agradable, pero durante el embarazo debes intentar mantenerlo alejado. El estrés a largo plazo es un ataque a tu sistema inmunológico, que no beneficia a tu bebé. Trata y asegúrate de hacer suficientes cosas divertidas que te relajen y diviertan. Evita situaciones que causen mucho estrés aléjate de las personas tóxicas.

 

9. Puntos a evitar, pueden ser gravemente perjudiciales para el bebé

Todavía hay muchas mujeres embarazadas que no lo saben o no lo tienen suficientemente en cuenta, el alcohol, el fumar y las drogas están absolutamente desaconsejadas durante tu embarazo. Son, al igual que para ti, muy perjudiciales para tu hijo. El argumento de que dejar de fumar causa mucho estrés y, por lo tanto, es más dañino para el feto que fumar, es un gran mito. Simplemente no lo hagas. También presta atención al uso de ciertos medicamentos. Siempre lee el prospecto detenidamente y consulta con tu médico si tienes dudas.

Las mujeres que no fuman y están sanas generalmente se embarazan en el periodo de menos de un año. En las mujeres que fuman, a menudo lleva más tiempo quedar embarazada. Son menos fértiles. Un padre fumador también tiene una influencia negativa en su propio ADN. El efecto de la célula espermática y la posibilidad de disfunción eréctil pueden aumentar. También existe un mayor riesgo de aborto involuntario, parto prematuro y menor peso del bebé.
Cuando una madre fuma, es más probable que su bebé tenga problemas de salud. Todos los órganos se forman en los primeros tres meses. El niño crece el resto del tiempo. El bebé recibe oxígeno y nutrientes a través del cordón umbilical. A veces hay algo mal con el nacimiento de un niño. Por ejemplo, tiene labio leporino o pie zambo. Esto es más común cuando la madre ha fumado durante el embarazo.

El uso de alcohol es otro punto a tener en cuenta durante el embarazo, ya que aumenta el riesgo de abortos espontáneos, nacimientos prematuros y bajo peso al nacer.

Los medicamentos pueden afectar tu fertilidad y la salud de tu hijo. También los medicamentos que compras en la farmacia. Usa un medicamento si es totalmente imprescindible, en otro caso evita los medicamentos. Ante cualquier duda no tomes ningún medicamento sin consultar con tu médico.

 

10. Revisa tu seguro de salud.

Durante tu embarazo, pero también en el período posterior, tu salud y tus necesidades de atención cambiarán. Esto también puede cambiar tus costos de atención médica. Solo piensa en las visitas a tu partera y médico de cabecera y, por supuesto, la atención de maternidad. Una parte está cubierta por tu seguro básico, pero otra parte puede ser que no lo esté. Por ese motivo es aconsejable examinar tu seguro de salud al comienzo de tu embarazo o si estás pensado en quedarte embarazada. Tal vez necesites un seguro adicional.

Toda la información que te damos en este artículo es orientativa ya que cada persona es diferente por lo que para establecer un diagnóstico y un tratamiento es indispensable que acudas a tu médico.

 

Carolina González Ramos

Edda Virtual Solutions

¿Tienes alguna pregunta o comentario? ¡Escríbenos!

¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar:

daf_icon Escrito por:

contacto@tipsdemadre.com
Actualizado: 2019-05-31

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.