¿Qué te interesa?

¿Cuáles son los efectos del consumo de alcohol en el embarazo y la lactancia?

El consumo de alcohol tiene un efecto directo en la salud de tu hijo desde el momento en que deseas quedar embarazada hasta que dejas de amamantar.
Especialmente durante el embarazo, tu bebé es sensible al alcohol y, por lo tanto, es mejor evitarlo por completo.

A una velocidad tremenda en el útero y en los primeros años después del nacimiento, nuestros cerebros se convierten en una red de 100 mil millones de neuronas y 1000 veces 1000 mil sitios donde las células nerviosas hacen contacto entre sí. Las células nerviosas están conectadas por más de 100.000 kilómetros de fibras nerviosas.

En esta red enormemente compleja, nuestras características, talentos y limitaciones ya están configuradas para una parte importante al principio del desarrollo. El alcohol tomado por la madre pasa la placenta e interrumpe la formación de esta red, lo que puede causar trastornos permanentes en las funciones cerebrales del niño, como trastornos en el aprendizaje, la memoria y trastornos de la conducta.

 

Consumo de alcohol si quieres quedar embarazada

El consumo de alcohol no solo reduce la posibilidad de una fertilización exitosa, sino que también aumenta el riesgo de aborto involuntario o muerte fetal. Debido a que los investigadores en esta área aún no pueden determinar si es seguro beber pequeñas cantidades, es aconsejable no beber alcohol en absoluto durante el periodo en el que estas tratando de quedar embarazada.

Una o dos copas de manera puntual son probablemente un pequeño riesgo. Así que tampoco te preocupes demasiado si alguna vez has bebido una copa y ahora has descubierto que estás embarazada. Sin embargo, los riesgos aumentan cuando bebes regularmente o tomas varios vasos en un día.

 

Consumo de alcohol durante el embarazo

No bebas alcohol durante tu embarazo. El uso de alcohol tiene muchos efectos desagradables en un feto.
Pueden ocurrir efectos nocivos durante el embarazo, incluso en las primeras semanas cuando la placenta aún no se ha formado.

Existe un malentendido generalizado y peligroso de que una mujer puede beber alcohol en las primeras semanas de embarazo porque la placenta aún no está formada, por lo que no puede transmitir el alcohol a su hijo. Muchas mujeres consideran esto como una licencia para beber en las primeras semanas. Pero que no haya placenta en las primeras semanas no significa que el alcohol no termine llegando al feto.

Después de todo, el alcohol es absorbido por todos los fluidos corporales, no solo por la sangre. Por lo que el alcohol también termina en el líquido amniótico. Incluso en el saco vitelino, un feto recibe alcohol en el sistema debido al líquido que lo rodea. Porque el saco vitelino también está conectado al fluido corporal de la madre.

¿Qué tan malo es si me tomo una cerveza estando embarazada?

Incluso pequeñas cantidades de alcohol pueden causar daños. Beber un vaso de alcohol al día, o incluso menos, puede incluir los riesgos de aborto espontáneo, muerte fetal y parto prematuro.

Beber uno o dos vasos al día, además de los efectos mencionados anteriormente, probablemente conduce a un efecto negativo en el desarrollo motor del niño. También puede haber un mayor riesgo de bajo peso al nacer. Cuanto más alcohol bebe la madre, mayor es la posibilidad de efectos negativos.

El uso de alcohol durante el embarazo puede aumentar el riesgo de anomalías congénitas o Síndrome de Alcoholismo Fetal (SAF). Los bebés con SAF tienen un bajo peso al nacer, crecen lentamente, tienen anomalías faciales y anomalías en el cerebro.
Las anomalías congénitas se producen principalmente en los niños de grandes bebedores, pero también puede ocurrir con una menor ingesta de alcohol.

No solo los bebedores regulares tienen una mayor probabilidad de tener problemas de salud. Incluso la bebida única o excesiva puede aumentar los riesgos. Aunque los riesgos aumentan con la cantidad del consumo de alcohol, una cantidad mínima de alcohol también puede ser dañina durante u embarazo.

Si bebes mucho, te demoras mucho en procesar el alcohol. La velocidad con la que el hígado puede descomponer el alcohol es simplemente limitada. Cuanto más tiempo esté el alcohol en el cuerpo de la mujer embarazada, más tiempo entrará en contacto su hijo con él y mayor será el daño que puede causar el alcohol.
Si bebes cuatro o más vasos en una ocasión, entonces hay un consumo excesivo de alcohol. El pico de alcohol que se produce durante este proceso es increíblemente peligroso para un niño en desarrollo.

Es importante tener en cuenta que una predisposición genética garantiza que la sensibilidad al alcohol sea diferente en cada persona. Es como fumar, una persona puede fumar cien cigarrillos diarios sin enfermarse, otra fuma un cigarrillo de forma esporádica y contrae cáncer de pulmón.

En una mujer sin una predisposición genética, una copa de vino puede no ser tan mala. Pero para una mujer que es sensible, ese vaso es probablemente suficiente para causar daño al feto. Los factores genéticos que juegan un papel ahora se conocen parcialmente y se están realizando más investigaciones.

Un ejemplo es el llamado genotipo alelo ADH2-3, que ayuda al hígado a descomponer el alcohol y desintoxicarlo en aldehído. Si ese proceso va muy rápido, se enfermará gravemente. Esto significa que no puede beber más, por lo que no puede absorber mucho alcohol en su cuerpo.
Esta variante es un factor protector contra el daño por alcohol, las madres con este genotipo tienen menos probabilidades de tener un hijo con SAF porque deben beber más para llegar a tener en su cuerpo un nivel excesivo de alcohol.

Algunos de los problemas que puede ocasionar el beber alcohol durante el embarazo:

– Un retraso en el desarrollo cerebral del bebé.

– Un aborto involuntario

– Daño en la formación de órganos y partes del cuerpo.

– Un retraso del crecimiento del feto

– Menor peso al nacer

– Parto prematuro

– Daño al sistema nervioso central, corazón y ojos del bebé.

– Síndrome del alcoholismo fetal (SAF)

No se puede cuantificar un límite inferior seguro para beber alcohol. No bebas nada durante el embarazo.

 

Consumo de alcohol durante la lactancia

Al amamantar, pasas nutrientes a la leche materna. Así que sigue siendo importante, al igual que durante su embarazo, vigilar lo que comes y bebes.
Afortunadamente, puedes comer todo tipo de comida sana de nuevo y no tienes que prestar la atención que prestabas durante tu embarazo. Esto se debe a que la concentración de los alimentos se diluye en gran medida a través de la lactancia materna.

Lo mejor es, por supuesto, no beber alcohol en absoluto. Sin embargo, si puntualmente bebes una copa de vino, después de beber, espera 3 horas por vaso antes de amamantar nuevamente o de bombear. Tu cuerpo necesita tiempo para descomponer el alcohol en tu cuerpo. Puedes alimentar a tu bebé en el período intermedio con leche previamente extraída.

¿El alcohol pasa por la leche materna?

Beber alcohol durante o justo antes de amamantar tiene consecuencias perjudiciales para tu bebé. El alcohol entra en la lactancia materna, por lo que tu bebé lo recibe a través de ti. Su cerebro todavía está en pleno desarrollo y la exposición al alcohol puede tener consecuencias perjudiciales.
Las investigaciones han demostrado que tu bebé bebe menos si tiene alcohol en su cuerpo y que su ritmo de sueño se ve afectado.

 

El consumo de alcohol por parte del hombre.

El consumo de alcohol por parte del hombre puede afectar al esperma.
Los hombres bebedores también son menos fértiles. El consumo de alcohol inhibe el número de células de esperma y promueve el número de células de esperma anormales. Que el hombre consuma alcohol en las semanas previas a la fertilización puede llevar a una menor posibilidad de embarazo y también puede aumentar el riesgo de aborto involuntario o muerte fetal. Por lo tanto, se aconseja al hombre que detenga o modere el consumo de alcohol durante en este periodo.

Por lo tanto y para concluir, tanto el hombre como la mujer deben de ser precavidos a la hora de consumir alcohol.
De una manera más concreta, por motivos obvios, la madre no debe de consumir alcohol desde el momento en el que planea su embarazo (o descubre que está embarazada), durante el embarazo y durante el periodo de lactancia.

 

 

Carolina González Ramos

Edda Virtual Solution

¿Tienes alguna pregunta o comentario? ¡Escríbenos!

 

¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos en tus redes sociales!

También te puede interesar:

daf_icon Escrito por:

contacto@tipsdemadre.com
Actualizado: 2019-01-07