¿Qué te interesa?

¿Qué es la autoestima en los niños? Importancia y Factores

Español

La autoestima en los pequeños es uno de los pilares que les permitirá tener un desarrollo «sano», refiriéndonos a sano como aquello que le será funcional, le permitirá sentirse bien y cómodos consigo mismos, así como con su entorno. Para poder trabajarla, es necesario comenzar a procurar todos los aspectos señalados por la OMS, procurando un bienestar físico, mental y social. En especial, hablamos de darle un peso importante al ámbito psicológico, incluyendo sus pensamientos, emociones y conducta. En este post aprenderás qué es la autoestima en niños, su importancia y algunos factores que pueden tener un impacto en ella.

¿Qué es la autoestima en los niños?

Para empezar, hay que definir la autoestima. Como su nombre lo indica, se trata de la estima que tenemos hacia nosotros mismos. Lo que uno considera y siente de sí. Es como mirarnos en un espejo y dar una retroalimentación de lo que vemos y opinamos de esa imagen. La autoestima es una construcción constante. No nacemos con ella de la noche a la mañana, sino que está mediada por diferentes factores de nuestro medio.  A partir de todo un proceso, los niños empezarán a darse u otorgarse un valor, siempre tomando en cuenta todas sus características y cualidades, así como sus aprendizajes.

Factores que intervienen en la autoestima de los niños.

Como ya se mencionó, existen diferentes factores que pueden intervenir en la autoestima de los niños: factores internos y externos.

En este sentido los factores internos son aquellos que tienen que ver con sus aprendizajes, pensamientos, emociones, formas de afrontamiento, conducta, es decir, todo lo que en teoría depende de ellos. Por ejemplo en este caso, un factor que interviene en la autoestima es la manera en que nos hablamos o tratamos, que al final de cuentas proviene de un aprendizaje adquirido de nuestro medio, pero que ahora hemos interiorizado. Esta interiorización tiene que ver con una adaptación. Si notas que sería adecuado comenzar a modificar ciertos pensamientos o conductas en tu pequeño, debes tener mucha paciencia y tacto, permítele que se cuestione lo que hace y analicen juntos la situación. Esto debido a que nos acostumbramos tanto a actuar o reaccionar de cierta manera que no alcanzamos a distinguir que puede no ser lo más adecuado, incluso no dimensionamos el daño que nos causa. Lo mismo pasa con en tu hijo: Siguiendo con los factores internos, no será lo mismo para la autoestima del pequeño que cuando cometa un error se ofenda a sí mismo o se etiquete como una persona poco capaz, a que si decide aceptar el error, aprender de él y se dice a sí mismo que el error no es la totalidad de su persona.

Los segundos, es decir, los factores externos, van a estar influenciados evidentemente por nuestro medio, como son todos aquellos mensajes que recibimos del exterior, la cultura en la que estamos inmersos, el contexto social y político, el estilo de crianza con el que se les enseña, los padres, las instituciones, los estereotipos, etc.

Podemos decir que todo con lo que está en relación tu pequeño, puede ser la diferencia para construir una autoestima adecuada o no. Desde palabras pequeñas, aprendizajes de género, la forma en que le llamas la atención o como se reacciona frente a un error suyo. Cada aspecto es importante, por ello debemos estar al pendiente todo el tiempo, tanto de aquello con lo que se relaciona o tiene contacto, como de la manera en que lo recibe y reacciona, aunado a comprender por qué acciona de la manera en que lo hace.

Importancia de cuidar la autoestima en los niños

Como ya se mencionó, la autoestima es una construcción, pero así como se construye,  también causa efectos en la cotidianidad de tu pequeño. Digamos que se trata de un círculo, en donde recibe la información, la procesa y reacciona, teniendo siempre una consecuencia. Es una relación bilateral, por lo que su autoestima modificará y mediará cada encuentro con su día a día, desde la interacción con sus compañeritos, hasta el ámbito escolar, familiar y en un futuro su vida adulta; además que está comprobado que aquellos que tienen una autoestima trabajada, tienen menos tendencia a caer en casos de depresión y otros trastornos por el estilo.

La importancia de cuidar la autoestima en los niños, radica en entenderlos así como las situaciones por las que atraviesan, debemos ser adultos abiertos a la reflexión, pensar en todos aquellos aprendizajes y estereotipos que nos han causado cierto daño, a nosotros o a los que amamos, que nos hacen dudar de nuestro valor o nuestro papel en este mundo. Una vez que los identifiquemos, si bien no podemos evitar que estén en contacto con ellos, si podemos darles armas para que puedan reaccionar de tal manera que no los dañen, sino que por el contrario, fortalezcan su autoestima. Siempre cuidando que lo hagan desde la asertividad.

 


¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar: