¿Qué te interesa?

Consejos para negociar permisos con adolescentes

Español

La etapa de la adolescencia suele ser difícil para los hijos pero también para los padres, estará lleno de muchos cambios. Ante todo comenzarán a buscar independencia, incluyendo realizar actividades nuevas en compañía de otras personas. Ya no podrás estar a su lado cuidándolo todo el tiempo, aunque puedes establecer negociaciones que los protejan y te brinden tranquilidad.

Te damos algunos consejos para que puedan manejar esos permisos de la mejor manera.

1. Establezcan juntos reglas generales para todos los permisos.

Te sugerimos escribirlas en un lugar visible e incluso pueden hacerlo a formato de contrato. Ninguno tiene réplica para incumplir. Establezcan tiempo de vencimiento y re-estructuración. Recuerda que seguirá creciendo y sus permisos o requerimientos también. Llévenlo a cabo en un día que consideren tienen tiempo, no hay problemas entre ustedes ni cosas pendientes, sobre todo que no sea cuando desee salir. Esto pudiera modificar la estructura y hacerlo más difícil, ya que pensará específicamente en el permiso que se avecina.

Puedes mencionar que son reglas para que pueda estar lo más a salvo posible. Abre tus emociones con él o ella, lo que ha significado que comience su independencia, los temores que tienes, pregúntale también cómo lo ha vivido. Escucha, es el momento de crear equipo y empatía. No inicies por imponer tus ideas. Primero escucha las que quiere proponer. Aunque no lo creas, es completamente consciente de cuales son las cosas básicas que deberá evitar. Luego menciona las tuyas. Recuerda explicar cuál es la importancia que tú le das a esa norma. Todo lo bueno que podría traer.

Una vez mencionadas y aceptadas por ambas partes sean claros y muy específicos. Esto evitará que sean maleables y puedan romperlas según el contexto.

2. Negocien. Pregunta por el contexto y sus emociones.


Lo que para ti puede ser poco importante, para tu hijo puede ser crucial. Ponte en su lugar de acuerdo con el contexto que te comparta. A partir de eso negocien el permiso. Incluso para la toma de decisiones pueden retomar las reglas generales que ya han estructurado con anterioridad. Quédate fuera de la situación. Evita que lo tome personal. No retomes frases como “Porque yo lo digo” o “Porque yo mando”. Utiliza argumentos que estén fuera de ti.

Ejemplo: Esa zona es peligrosa. Aunque suene absurdo busquen estadísticas, personas que vivan en el lugar. Infórmense juntos. Pueden establecer normas en torno a su bienestar y no a lo que tú quieres. Es más probable que las reglas permanezcan en tu ausencia y no solo finja que las cumplirá. Crea lazos de confianza.

3. Que el adolescente se comprometa solo.

Establezcamos consecuencias. Cuando algo de lo de acordado se rompe no puede pasar desapercibido. Pídele que él o ella establezca sus propias consecuencias. Esto ayudará a que se comprometa en mayor medida. Ayudarás a que haga conciencia de que no se trata de reglas familiares o sobre-protectoras, sino reglas ante las acciones y la vida. Ejemplo: ¿Qué propones si llegas tarde?

No me das permiso la próxima vez que lo pida. A veces incluso sus propuestas puede ser más duras que las que tu pondrías. Si opinas que es poco lo que propone pide otra opción, explica porqué no estás de acuerdo con lo primero.

4. Cumplir las consecuencias

Este paso es indispensable. Nada de lo anterior tendría sentido si no se cumplen. Mostrarle estas consecuencias a los adolescentes es parte de seguir enseñando. A veces ellos mismos se llevan a situaciones incómodas o van cortando sus propios permisos. Puede ser triste para nosotros. Pero si se trata de algo ya establecido no hay nada que puedas hacer tú. Recuerda que es un trato que hizo con su propia seguridad. Consigo mismo. No contigo. Retomando esa lógica tú sólo eres un mediador pero no puedes evitar que suceda. Lo que sí puedes hacer es platicar sobre sus emociones, ayudarle a dar soluciones para que su estado de ánimo mejore. Cuidar de ellos también es hacerlos responsables.

Esperamos que estos consejos te sean de ayuda para seguir disfrutando esta nueva etapa con ellos, apoyarlos en su independencia y mejorar la comunicación.


¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar: