¿Qué te interesa?

Mochila escolar, mochila con ruedas… ¿Qué modelo protegerá la espalda de su hijo?

Español

PREVENCIÓN – La vuelta al cole es una carrera para comprar los últimos materiales escolares. Entre ellos, está la elección -tan crucial- de la mochila, sólo que no siempre sabemos qué formato elegir.

¿Una mochila escolar, una maleta con ruedas o una mochila? No importa, dicen los osteópatas. Lo principal es el peso.

Todos los profesionales de la salud coinciden en que la mochila escolar no debe superar el 10% del peso del niño. Es decir, una media de 3,4 kg para un niño de 11 años y de 4,4 kg para uno de 13 años. Salvo que, en la mayoría de los países, esta recomendación se supera ampliamente.

Los profesores deben tenerlo en cuenta a la hora de elaborar sus listas de material escolar. Es imprescindible que se adapten al peso de los niños. Porque al final, las secuelas en la espalda pueden ser dramáticas y la lista de problemas es larga. En el caso de los jóvenes, son principalmente el cuello, la espalda y los hombros los que se ven afectados, ya que una bolsa demasiado pesada provoca una flexión hacia delante combinada con un estiramiento del cuello. Los músculos y ligamentos se esfuerzan por mantener la espalda recta y se vuelven sensibles. Las caderas y la región lumbar también se ven afectadas por una mala postura y esto puede provocar un cambio en la forma de andar, lo que lleva a un dolor de rodillas.

Recomendamos a los padres que hablen con los equipos educativos para encontrar soluciones que aligeren el peso de las mochilas escolares. Tenemos que asegurarnos de que no sea el material el que se mueva sobre las espaldas de los alumnos. Esto significa tener libros en casa y en la escuela.

También significa permitir, siempre que sea posible, que los profesores entren en las aulas y no los alumnos. También podemos permitir un libro para dos, y elegir varios cuadernos con menos páginas que uno muy grande para todo el año, cuando sabemos que los alumnos no los usan todos los días», dijo Rodrigo Arenas durante el curso pasado.

¿Qué modelo elegir?

– Una mochila es mejor que un bolso

Lo ideal es una mochila sencilla, ligera y centrada que sólo contenga cosas útiles». ¿Es mejor tener una mochila escolar o un bolso? Ambos son adecuados «si están bien llevados», según el especialista. «Si eres más de mochilas, es mejor que elijas una para niños, porque las correas se adaptan a su tamaño y el material es más ligero. Pero la mochila escolar permite distribuir el peso de los cuadernos colocándolos en posición horizontal. También puede ser más adecuado para un niño porque se lleva más alto: «esto garantiza una mejor postura para los niños que están justo en la curva de crecimiento o por debajo de ella».

– El bolso, malo para la espalda

Otro riesgo para los niños mayores es que en el instituto «los bolsos son malos para las chicas», dijo el osteópata. «Se llevan con un solo brazo, todo está descentrado, el cuerpo trabaja más para compensar, y encima el pecho y el resto del cuerpo se transforman y hacen trabajar a la espalda. Pero hay que dejarse llevar por la corriente y adaptarse a las necesidades del adolescente, elegir un buen bolso es útil, ¡Pero lo más importante es el peso! Por eso, si tu hijo insiste en hacer lo mismo que sus amigos, «elige una mochila con compartimentos en lugar de un gran bolso, porque permite distribuir correctamente el peso del contenido».

¿Debe dejar que sus hijos cambien la mochila del colegio por un bolso «mucho más moderno»?

¿Cómo llevar la mochila? Consejos de un osteópata

La mochila debe permanecer cerca del cuerpo y estar lo más cerca posible de la espalda. Lo ideal es que sea tan alto como el torso y se detenga cinco centímetros por encima de la pelvis. Además, para que la parte superior de la espalda no se estire en exceso, es imprescindible llevar la mochila sobre ambos hombros para evitar dirigir la presión hacia un lado y crear así un desequilibrio. Por último, organizar bien el bolso también ayuda a prevenir el dolor: todo lo que sea pesado debe colocarse lo más cerca posible de la espalda.

El osteópata también subrayó que la escuela secundaria es el momento crucial, porque a partir de ella las mochilas se vuelven más ligeras. Por eso es importante que los padres desempeñen un papel preventivo en la postura del joven. Otro enfoque es implicar más a las enfermeras y los médicos de los colegios, pero también a los profesores de educación física, que pueden desempeñar un papel crucial en la enseñanza de buenos hábitos posturales a los niños.

En conclusión, hay que pensar bien antes de comprar un bolso o una mochila, hay que tener en cuenta varios criterios.

Es necesario buscar el consejo de un especialista en mochilas escolares, porque así encontrara la mochila adecuada y de moda para sus hijos. Y como hemos visto comprar una mochila inadecuada puede causar graves problemas.


¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar: