¿Qué te interesa?

¿Qué es el Método Doman para leer en bebés?

Español English

Leer y escribir son las habilidades principales que distinguen a las personas de cualquier otro ser vivo. Estas dos actividades son las principales herramientas con las que desarrollamos nuestro intelecto. Es por eso que te ofrecemos una guía práctica del método Doman. Con esto puede enseñar a su hijo a leer a partir de los 8 meses de edad.

Un bebé puede comenzar a ser estimulado con actividades de lectura antes del primer año de vida. Esta es la teoria de Glenn J. Doman. Él fue el que desarrolló del método que ha sorprendido a muchos padres cuando ven que sus hijos pueden procesar cientos de palabras en poco tiempo.

De hecho, otros investigadores afirman que el vocabulario de los bebés puede enriquecerse leyendo historias desde el primer mes de vida.

Puedes practicar con tu peque, es posible que al principio no entienda el significado de cada palabra, pero una vez que almacena la información, no pasará mucho tiempo antes de que pueda asociar estas palabras con objetos en el mundo que las rodea.

Y esto es exactamente lo que es el método Glenn Doman: usar elementos cotidianos en la vida del niño para enseñarles la palabra que lo acompaña. Tarjetas de vocabulario o pequeños carteles ayudarán a formar asociaciones y recordar cómo se deletrean las palabras.

El trabajo de Glenn J. Doman es reconocido en todo el mundo a través del lanzamiento de una red de Institutos para el Logro del Potencial Humano (IAHP fundado junto con Carl Delacato), ubicados en los Estados Unidos. Su objetivo es alentar a los niños a aprovechar al máximo sus habilidades cognitivas, emocionales y físicas.

 

¿En qué consiste?

Suena como un logro increíble, ¿no? Muchas personas escépticas piensan aún que esto es muy difícil, debido al hábito de enseñar el alfabeto a los niños antes de que aprendan palabras. Ahí radica la diferencia entre el método Doman para leer y otras estrategias, en las cuales el conocimiento abstracto es un punto de partida para el aprendizaje, como las letras.

El enfoque de aprendizaje de Doman comienza con lo familiar, lo que el niño sabe, y luego pasa a lo abstracto. Este enfoque aprovecha la velocidad de aprendizaje de los niños, a quienes les gusta entender y aprender la información, almacenar conocimiento y cosas nuevas.

Veamos qué implica exactamente el método de Doman para que podamos enseñar a nuestros hijos a leer desde una edad temprana.

 

Te puede interesar: ¿Cómo es la pedagogía Waldorf? ¿Qué significa?

 

¿Cómo aplicar el Método Doman?

Debe aplicarse en sesiones cortas que no deben durar más de 10 minutos. Si tu hijo tiene menos de un año, lo mejor es enseñarle por solo tres o cuatro minutos. Lo importante es que no se aburra, y dejarlo si vemos que no permanece activamente interesado.

Se realizan tres sesiones diarias y se agrega un nuevo grupo de palabras todos los días.

Estos pequeños detalles marcarán una gran diferencia. Si tu hijo tiene menos de 18 meses, debes usar unas tarjetas grandes (15 x 60 cm), las letras deben tener unos 12 cm de alto y 2 cm de grosor, las palabras tienen que estar escritas en rojo.

Es importante que coloques las tarjetas a unos 45 cm de distancia de tu bebé.

Para los niños mayores de un año y medio, las tarjetas pueden ser un poco más pequeñas (10 x 40 cm), las letras ahora las debes escribir en color negro y tienen una altura de 7,5 cm y un grosor de 1 cm. Puedes colocar las tarjetas a aproximadamente un metro de distancia de tu hijo.

Intenta que la lección no se vea como una obligación porque el ambiente divertido ayudará a sus hijos a mantenerse alerta y a que quieran aprender más.

 

Organización para las sesiones

Elige grupos de palabras en diferentes categorías (familia, casa, partes del cuerpo). Cada grupo debe contener cinco palabras, una en cada tarjeta. El primer día le puedes mostrar una categoría, pero el segundo día tienes que agregar otra categoría, tienes que tener 10 tarjetas en total. El tercer día, debes agregar otra categoría, para tener un total de 15 palabras.

Luego agrega un grupo todos los días hasta llegar al quinto día. Haz esto hasta que use 25 palabras en cada una de las tres sesiones diarias. El sexto día, debes dejar de usar el primer grupo de palabras. Agrega otro grupo para volver a tener las 25 cartas.

De esta manera, mostrarás cada grupo de palabras durante cinco días. 15 sesiones en total es tiempo suficiente para que él recuerde cada una de las palabras.

Como parte de esas sesiones o bien durante el día entre horas, puedes buscar un ratito para leerle un poco a tu peque, existen un montón de cuentos y fábulas divertidas con las que además podrás trasmitirle valores, en este sitios podrás encontrar algunos cuentos y fábulas divertidas y didácticas.

 

De conceptos familiares a abstractos

Al principio puedes hacer alrededor de 200 tarjetas con material para todo el mes. Recuerda que debes dar tres lecciones cortas al día. Hazlo divertido para que no pierda el interés.

Puedes ir pasando de conceptos familiares a conceptos más abstractos. Empieza enseñándole palabras que describen su entorno, como por ejemplo biberón, padre, madre, agua, cama, mano, nariz.

Cuando haya pasado por las categorías que se refieren a su entorno familiar, puedes comenzar a utilizar otras palabras. Prueba por ejemplo palabras asociadas con otros entornos como el parque, la escuela o la casa de sus abuelos. De estamanera, verás como su vocabulario se ampliará gradualmente con los nombres de los miembros de su familia, los colores y cualquier otra cosa que pueda pensar.

Intenta decirle de qué objeto estás hablando cada vez que le enseñes una palabra nueva. Esto lo ayudará a hacer conexiones en su cerebro.

La idea de este método es comenzar desde lo que se conoce. Desde la comprensión de cómo se escriben las palabras hasta lo abstracto. Finalmente, tu hijo comprenderá lo que representan las letras y los sonidos. Cuando comprenda qué es una palabra, le será más fácil entender el nombre de cada letra y cómo se forman las sílabas, palabras y frases. como una lección.

Recuerda que las lecciones se pueden hacer en cualquier lugar. En cualquier lugar de la casa, pero también puede ser divertido practicar por ejemplo mientras estáis en la sala de espera del médico, o en cualquier otro lugar.

 

No es sólo aprender, también es jugar

Practica estas instrucciones. Verás que el método Doman no es solo una oportunidad para que tu peque comience a leer y escribir. También te da tiempo para compartir y disfrutar con él mientras aumenta su inteligencia. No tengas miedo de intentarlo, pueden pasar un buen rato juntos.

 

 

Toda la información que te damos en este artículo es orientativa ya que cada niño y cada familia son diferentes y únicas.

 

 

Carolina González Ramos

Edda Virtual Solutions

¿Tienes alguna pregunta o comentario? ¡Escríbenos!


¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar: