¿Qué te interesa?

Controlar la anemia durante la infancia

Español

¿Tu hijo se ve pálido, a menudo está cansado y se queda sin aliento rápidamente durante el ejercicio o el juego? Estas quejas pueden ser síntomas de anemia.

La anemia es causada por un nivel bajo de hemoglobina. Además de este nivel en sangre, también se analiza el volumen de células en la sangre. Esto se llama contenido de hematocrito. La anemia suele ser el resultado de una deficiencia de hierro, pero también puede haber otra razón para un nivel bajo de hemoglobina.

Esto es un problema porque los glóbulos rojos llevan una proteína llamada hemoglobina, que en sí misma transporta oxígeno por todo el cuerpo. Cuando no hay suficientes glóbulos rojos que lleven suficiente oxígeno a diferentes partes del cuerpo, afecta la funcionalidad de los órganos y músculos del cuerpo.

¿Qué es la anemia en los niños?

La anemia es una afección en la que la cantidad de glóbulos rojos en el cuerpo disminuye por debajo de lo normal para la edad de tu hijo. Los glóbulos rojos están llenos de hemoglobina, una proteína pigmentada especial que permite transportar y suministrar oxígeno a otras células del cuerpo. Las células de los músculos y órganos de tu hijo necesitan oxígeno para sobrevivir, y la disminución del número de glóbulos rojos puede poner estrés en el cuerpo.

Puede hacer que su hijo parezca de color pálido y se sienta malhumorado, cansado o débil. Aunque estos síntomas pueden preocuparte, las causas más comunes de la anemia, como la deficiencia de hierro, son generalmente fáciles de tratar, especialmente cuando se detecta a tiempo. Además, los padres deben ser conscientes de los pasos a seguir para prevenir esta afección.

Existen diferentes tipos de anemia:

  • Anemia por deficiencia de hierro. Esto es insuficiente hierro en la sangre. El hierro es necesario para formar hemoglobina. Esta es la causa más común de anemia.
  • Anemia megaloblástica. Esto es cuando los glóbulos rojos son demasiado grandes por la falta de ácido fólico o vitamina B-12. Un tipo de anemia megaloblástica es la anemia perniciosa. En este tipo, hay un problema para absorber la vitamina B-12, importante para la creación de glóbulos rojos.
  • Anemia hemolítica. Esto es cuando se destruyen los glóbulos rojos. Hay muchas causas diferentes, como infecciones graves o ciertos medicamentos.
  • Anemia de células falciformes. Este es un tipo de hemoglobinopatía, un tipo hereditario de anemia con glóbulos rojos de forma anormal.
  • Anemia de Cooley (talasemia). Este es otro tipo hereditario de anemia con glóbulos rojos anormales.
  • Anemia aplásica. Esto es un fracaso de la médula ósea para producir células sanguíneas.

Causas de la anemia en la infancia

Los niños, particularmente durante su primer año de vida (así como durante la adolescencia), son especialmente propensos a la anemia debido al rápido desarrollo corporal. Esta es una de las causas potenciales de la afección.

Tu hijo puede tener deficiencia de hierro por las siguientes razones:

  • No obtiene suficiente hierro a través de los alimentos.
  • Los intestinos absorben muy poco hierro. Este es el caso de la enfermedad celíaca.
  • Pierde sangre debido a una enfermedad intestinal como la colitis ulcerosa o un divertículo de Meckels.

Diagnóstico

Cuando los niños tienen anemia, se ven muy pálidos. Las quejas más famosas son la fatiga y el letargo, pero el resultado también puede ser una reducción de la capacidad de ejercicio, palpitaciones y mareos. La deficiencia de hierro también provoca un retraso en el desarrollo mental y motor de los niños. Este atraso si no se trata puede persistir durante mucho tiempo.

La anemia se puede diagnosticar con un análisis de sangre. En el caso de una deficiencia de hierro, los glóbulos rojos contienen muy poca hemoglobina o colorante rojo. Las células sanguíneas son demasiado pequeñas.

Tratamiento de la anemia en niños

Si el médico diagnostica anemia por deficiencia de hierro, es importante examinar cómo se produjo esta deficiencia. Se cree que muchos niños tienen anemia cuando este no es el caso. Es importante tener en cuenta que los niveles sanguíneos normales son mucho más bajos para los bebés y los niños pequeños que para los adultos.

La deficiencia de hierro a menudo se debe a una mala nutrición. El pan integral, las verduras, las legumbres y la carne contienen hierro. Alimentar a tu peque con estos productos a puede ayudar aumentar sus niveles de hierro.

Si los bebés no se complementan con la lactancia materna después de los seis meses, se puede desarrollar fácilmente una deficiencia de hierro. Por eso es importante que la leche de continuación contenga hierro extra.

A los niños mayores se les suele recetar tabletas de hierro. Siempre aconsejan es no tomar estos comprimidos con leche. El hierro se absorbe menos en el intestino en combinación con la leche.

Si tu hijo desarrolla una anemia fuerte, el médico le dará una bebida con hierro. A valores sanguíneos extremadamente bajos, a veces se administra una transfusión de sangre. Con una transfusión de sangre, el nivel en sangre se eleva inmediatamente al nivel requerido. Tal transfusión siempre conlleva posibles riesgos y / o reacciones no deseadas.

Efectos a largo plazo de la anemia

La anemia no tratada en niños puede tener un efecto grave en el crecimiento de un niño. La anemia puede afectar el desarrollo mental y la función. Esto a menudo conduce a problemas de atención, retrasos en la capacidad de lectura, bajo rendimiento escolar.

La anemia por deficiencia de hierro y otras anemias nutricionales se pueden prevenir asegurándose de que tu hijo coma una dieta equilibrada. Hable con su médico acerca de cualquier restricción dietética específica en su hogar, ya que tu hijo puede requerir un suplemento nutricional para prevenir la anemia.

Alimentos ricos en hierro

El hierro es una parte importante de una dieta saludable. Entre los alimentos ricos en hierro, se incluyen los siguientes:
-la ternera, el cerdo, el pollo y el marisco

  • el tofu
  • los guisantes secos y las judías secas
  • la fruta deshidratada
  • la verdura de hoja oscura
  • los cereales, los panes y las pastas enriquecidos con hierro

Aunque la leche de vaca es un buen alimento, no es recomendable abusar de los lácteos, ya que dificultan la absorción del hierro. En este otro artículos te damos algunos tips para introducir sólidos en la dieta de tu bebé.

Toda la información que te damos en este artículo es orientativa ya que cada niño y cada familia son diferentes y únicas.

Carolina González Ramos

Edda Virtual Solutions

¿Tienes alguna pregunta o comentario? ¡Escríbenos!


¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar: