¿Qué te interesa?

Cómo enseñar prevención y seguridad en casa a niños

Tendemos a asociar la seguridad con áreas en las que estamos más familiarizados, como nuestra casa, pero esto no es del todo así.

La casa tiene múltiples objetos que pueden causar lesiones en los niños, como juguetes, muebles, pilas, medicamentos, productos de lavandería, objetos calientes y afilados, y cualquier cosa que pueda provocar caídas o asfixia.

Tu hogar es apto para adultos pero aunque seas muy cuidadosa, tiene muchos peligros potenciales para un niño. Con algunas normas de organización y trasmitiéndole a tu hijo unas reglas de seguridad y prevención puedes mantener a tu hijo seguro de muchos riesgos, previniéndolos o eliminándolos.

Pero incluso cuando crees que has eliminado todos los riesgos de seguridad en casa, la realidad es que los niños siempre pueden encontrar algo. Es por eso que la supervisión es una de las claves para la seguridad de los niños en el hogar.

Además, a medida que los niños crecen y aprenden a trepar y abrir cosas, debes estar alerta ante nuevos peligros. Probablemente necesites cambiar el entorno para asegurarse de que el hogar siga siendo un lugar seguro y creativo para jugar y explorar.

Y junto con la supervisión y un entorno seguro, también puede mejorar la seguridad en el hogar enseñándole a tu hijo lo que es seguro y lo que no.

Si los niños tienen un espacio creativo para jugar y explorar, con muchas cosas interesantes que hacer y mirar, será menos probable que busquen su propio estímulo explorando lugares de la casa en donde prefieres que no entren.

Es importante que los niños socialicen a una edad temprana y puedan tener un cierto nivel de libertad para crecer y desarrollar su independencia. Se trata de encontrar un equilibrio saludable, que a veces puede ser difícil hasta que se logra. Si bien es ideal, es estar supervisándolos no es siempre plausible. Lo más eficiente es implementar algunas reglas básicas de seguridad para que tus hijos las cumplan. Esto les ayudará a ser más conscientes de cómo pueden protegerse cuando no estás cerca.

 

Familiarizarse con la lista de contactos de emergencia.

En cada hogar no debería faltar una lista de contactos de emergencia, bien escrita o impresa y guardada en algún lugar de uso común. De esta manera, si ocurre algún percance, los miembros de la familia pueden consultarlo fácilmente y contactar a otros si es necesario. Enséñales a tus hijos dónde pueden encontrar esta lista y cómo usarla en caso de que lo necesiten.

Lo ideal es que la información de contacto principal sea memorizada (como los números de teléfono de los padres o emergencias), pero los contactos de otros miembros de la familia cercana se pueden anotar en esta lista de contactos de emergencia. Además de los contactos familiares, también incluya los números de teléfono de los bomberos, la policía, los médicos de familia y los amigos cercanos para estar más preparados. Es buena idea tener números de emergencia fácilmente accesibles en varios lugares de su hogar.

 

Mantenerse alejado del botiquín.

Los niños no deben tener acceso a ningún medicamento cuando no están bajo la supervisión de un tutor, ya que podrían tomar una sobredosis o tomar los medicamentos incorrectos sin querer. Esto podría conducir a graves problemas de salud. Puede proteger a tus hijos enseñándoles que cualquier tipo de droga puede ser peligroso si se toma en grandes cantidades.

 

Practica la seguridad en el agua.

Los niños menores de seis años siempre deben estar controlados cuando estén en una piscina o bañera, ya que pueden ahogarse en poca agua de agua. Enséñales a tus hijos a probar las agua para asegurarse de que no está demasiado caliente para no quemarse. Recuérdales que nunca deben mezclar electricidad con agua ya que puede ser peligroso.

Los niños que aún no saben nadar deben usar flotadores en lugares más grandes. Ayúdales a que aprendan a flotar y las técnicas de natación básicas para que puedan estar tranquilos en el agua. Y a usar el equipo de seguridad como gafas, brazaletes y chalecos para mantenerse a flote.

 

Muebles: una zona prohibida

Cuando no se colocan de forma segura, los muebles pueden ser un grave peligro para los niños. Por ejemplo, los muebles pesados que no están montados correctamente en la pared pueden caerse y causar lesiones. Para evitar sustos, no se debe permitir que los niños salten en las camas o jueguen a escalar estanterías.

 

No abrir la puerta a extraños.

Es algo muy importante, enseñarles que mantengan las puertas cerradas y seguras en todo momento, y solo abran la puerta para caras conocidas y que está permitida su entrada en cualquier momento. Explícales que si algún extraño toca el timbre, deben permanecer callados y no abrir la puerta. Esto es especialmente importante si tus hijos son lo suficientemente mayores como para estar solos en casa. Si aún no lo has hecho, es positivo plantearse instalar algunas cámaras de seguridad para que los miembros de la familia puedan ver de manera segura y fácil quién está en la puerta.

 

No jugar con fuego

Mientras que la mayoría de los niños desconfían del fuego y entienden los peligros del mismo, otros a menudo sienten curiosidad e intentan experimentar con fósforos o encendedores de gas que se encuentran en casa.
Es importante advertir que nunca es aceptable jugar con fuego, incluso si un adulto está presente en casa.

Igualmente, es necesario instalar alarmas contra incendio y detectores del monóxido de carbono (CO). Coloca las alarmas anti-incendios en cada habitación y en la cocina.

El monóxido de carbono es un gas de envenenamiento que no tiene olor. Coloca también un detector del monóxido de carbono por fuera de cada habitación. Revísalos periódicamente. Guarda los fósforos, cerillas y encendedores fuera del alcance de los niños. Si tu hijo es mayor de seis años ten un plan de escape en caso de un incendio y asegúrate que sabe lo que tiene que hacer en ese caso.

 

Conocer y tener en cuenta las alergias alimentarias

Si tu hijo es alérgico a algún grupo de alimentos, es crucial que le enseñe la importancia de comprender lo que significa tener una alergia alimentaria y cómo mantenerse a salvo.
A través de una comunicación clara, puedes ayudar a tu hijo a comprender la diferencia entre alimentos “seguros” e “inseguros”, así como los peligros de consumir alimentos que afectan su bienestar.

 

A pesar de enseñar a tus hijos normas de seguridad en el hogar es bueno mantener la casa lo más segura posible, te damos algunos tips al respecto:

– Usa puertas para limitar el acceso a las escaleras, evitando caídas.
– Asegura todos los muebles altos y pesados a la pared.
– No coloques muebles trepables cerca de las ventanas.
– Las persianas con cuerdas colgantes deben ser acortadas y las que tienen cuerdas con bucles deben ser cortadas. También se debe instalar un dispositivo de amarre.
– Las cubiertas de los enchufes.
– Instala y mantén alarmas de humo y monóxido de carbono, realiza los controles periódicos.
– Asegura todas las ventanas con cerraduras. Las pantallas se usan para mantener a los insectos fuera, no para mantener a los niños dentro.
– Los cables eléctricos y los objetos afilados deben mantenerse fuera de su alcance.
– Para esquinas puntiagudas en los muebles, usa cojines de esquina.
– Instala las cerraduras del gabinete donde sea necesario.

 

Toda la información que te damos en este artículo es orientativa ya que cada niño y cada familia son diferentes y únicas.

 

Carolina González Ramos

Edda Virtual Solutions

¿Tienes alguna pregunta o comentario? ¡Escríbenos!

¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar:

daf_icon Escrito por:

contacto@tipsdemadre.com
Actualizado: 2019-11-28

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.