¿Qué te interesa?

Cómo diferenciar un posparto de una depresión posparto

Tu bebé acaba de nacer y todos están encantados, incluso tu te sientes encantada, pero son sentimientos encontrados ya que, al mismo tiempo también estás desencantada y no puedes dejar de sentirte mal. Las primeras semanas te vas a sentir agotada, son un montón de cambios que vas a incorporar a tu vida después de la llegada de tu bebé Sentirse abrumada, triste, insatisfecha, cansada e inapetente es normal después de un parto, la mayoría de las mamás nos hemos sentido así en algún momento durante ese periodo.

Entre el 40 y el 80 por ciento de las nuevas mamás experimentan lo que se conoce como la tristeza de después del parto (baby blues), una reacción emocional totalmente normal. Lo importante es no dejar que ese estado de animo se instale en ti y se quede por más tiempo del que sea imprescindible para tu recuperación.

Date un respiro, muchas veces la depresión postparto aparece porque no tuvimos ese tiempo que tanto se necesita para descansar, tomar fuerzas y disfrutar de tu bebé.

Después del nacimiento, esperas aterrizar en una gran nube rosa, pero en lugar de eso, caes en un gran agujero negro. Y te quedas allí durante meses. Esto se llama depresión posnatal o depresión posparto. Pero, ¿cómo se desarrolla la depresión posnatal después del embarazo y qué se puede hacer al respecto?

Si ves que pasan las semanas y sientes que no puedes resolverlo sola, no tengas miedo o vergüenza de pedir ayuda.

Sientes que te deprimes cada vez más y no sabes qué hacer con los sentimientos sombríos. Te sientes como una madre sin valor y la confianza en ti misma cae rápidamente. El sentimiento de culpa contra tu marido y tu hijo te roe. Quieres ser feliz y disfrutar del pequeño milagro en tus brazos, pero no puedes. Este estado hace que las tensiones en tu relación aumenten porque tu pareja ya no sabe qué hacer. Te preocupas por todo y te sientes impotente.

 

Causa de una depresión posparto

Es un error pensar que una depresión posparto solo ocurre después de un parto. Un aborto o aborto involuntario e incluso la adopción también pueden ser la causa de la depresión posparto. No hay una causa exacta para la aparición de la depresión posparto. Hay muchos factores que podrían jugar un papel en ello. Estos pueden dividirse aproximadamente en tres grupos principales: factores físicos, factores psicológicos y factores sociales.

 Factores físicos en la depresión posparto

Hormonas: Las grandes fluctuaciones en el equilibrio hormonal pueden ser la causa de los sentimientos depresivos.

Problemas de la tiroides: Los cambios en la función tiroidea también pueden causar depresión.

Escasez de vitaminas y minerales. Las vitaminas y los minerales aseguran que su cuerpo (y con ello tu mente) continúe funcionando bien.

Factores psicológicos en la depresión posparto

– Si eres una persona que te preocupas mucho, te pones demasiado exigente o tomas mucho en cuenta lo que otros piensan de ti, tienes más posibilidades de desencadenar una depresión en el posparto.

– Durante y después del embarazo, estás psicológicamente menos estable. Si no puedes hacer frente a esto correctamente o no recibes suficiente apoyo, puedes deprimirte.

– Expectativas demasiado altas de la maternidad. Si las expectativas a las que te has enfrentado en la práctica, son diferentes a las que te estuviste imaginando durante mucho tiempo esto puede llevar a una depresión posparto.

– Embarazo decepcionante o difícil. Esto también tiene que ver con expectativas decepcionantes. Esto no significa que todos los embarazos difíciles resulten en una depresión posparto o que los embarazos fáciles no resulten en depresión, pero lo cierto es que son influyentes.

Factores sociales en la depresión posparto

La mujer ideal. A menudo se espera que las mujeres sean la madre ideal para sus hijos y la esposa ideal para su cónyuge. Como mamá, quieres estar a la altura de las expectativas y, si eso no resulta como esperabas, puede ser otro factor importante.

Especialmente un primer niño en el mundo es un gran cambio en tu vida. Nada volverá a ser lo mismo después de eso. Esto tiene un gran impacto en tu entorno de vida familiar y la experiencia de uno mismo.

También puedes sentirte sobrecargada si no es tu primer hijo y por lo tanto sientes que no das abasto, y no puedes dar la atención que quisieras a tus otros hijos. Grandes eventos como un anterior aborto involuntario o aborto es un evento importante y que marca tu vida. Cuando surge algo más, por ejemplo, un divorcio o la pérdida de un ser querido, todo puede llegar a ser demasiado.

El estrés es también una de las principales causas de la depresión posparto. Esto puede ser estrés en el trabajo, pero también estrés porque a menudo se pelea con su pareja o te exiges demasiado.

Papel del padre

También para el padre, el embarazo y el nacimiento de su primer hijo es un gran cambio en su vida. Quiere estar bien preparado para su tarea como padre y es consciente de la gran responsabilidad que tiene para su nueva familia. Después del nacimiento, tiene que encontrar un nuevo ritmo junto con su esposa y todo gira alrededor del recién nacido.

Debido a que un hombre no sabe lo que puede sentir física y mentalmente a una mujer después de un parto, no puede anticipar esto. Sin importar cuan bien preparado está, cada parto es diferente y cada madre responde de manera diferente a esto. Su esposa solo puede decirle cómo se siente. Intentará ayudarla y aliviarla, mientras tanto, tiene que acostumbrarse a su papel de padre y, de nuevo, a su trabajo y responsabilidades.
Por eso aunque a veces no resulte fácil, lo mejor para estos casos es la buena comunicación.

 

Síntomas de una depresión postparto

Una depresión posparto es muy similar a una depresión normal. Los síntomas son por lo tanto casi iguales. Algunos síntomas parecen normales para una nueva madre, pero si los síntomas son de larga duración o toman formas extremas, puede haber algo más.

A continuación hay una serie de síntomas que pueden indicar una depresión posparto:

– Estado de ánimo sombrío, llanto y / o un sentimiento vacío en tu interior.
– La fatiga, todo te cuesta más de lo normal. Todo requiere esfuerzo.
– No tienes casi ganas de comer. O por el contrario, tienes mucho apetito.
– No hay interés en el bebé (a veces incluso no le gusta a su bebé) o simplemente te sientes muy ansiosa ante todos los cuidados que necesita tu pequeño ansiedad.
Insomnio. Puedes dormir poco porque tu bebé te reclama cada pocas horas y encima de eso cuando tienes la oportunidad, no eres capaz de conciliar el sueño. O por el contrario tienes mucho sueño.
– Te sientes irritable, te molestan las cosas más de lo normal. Quizás un pequeño percance te hace sentir como si fuese algo realmente importante.
– Sensación de impotencia o ansiedad y ataques de pánico.
– Mucha preocupación, todo te preocupa más de lo que suele hacerlo normalmente.
– Poca confianza en sí mismo. No te sientes lo suficientemente confiada en ti misma, no sabes si vas a poder con todo.

Tomar precauciones

Durante el embarazo es impredecible saber como te sentirás después del parto. Sin embargo, puedes tomar medidas de precaución que reduzcan las posibilidades de contraer una depresión. Asegúrate de que el nacimiento de tu hijo no te alcance por completo: prepárate bien para la maternidad. Infórmate bien sobre la maternidad, por ejemplo, siguiendo un curso para futuras mamas. De esta manera, tendrás contacto con otras futuras madres y podrás intercambiar experiencias, incluso después del nacimiento.

Además, los alimentos saludables y variados (con mucha vitamina B6 y lima) son importantes. El descanso y la prevención del estrés durante el embarazo y después del parto también es muy importante. Si termina en situaciones estresantes como resultado de tu trabajo, es importante que hables sobre esto con su supervisor lo antes posible para poder hacer algo al respecto rápidamente.

Culpa durante una depresión posnatal

Muchas mujeres con depresión posnatal se sienten culpables por no poder disfrutar de su hijo. Date cuenta de que no tienes la culpa de tu depresión. Te pasa a ti. Intenta ser honesta al respecto y no mantenerlo oculto en tu entorno de confianza. Procura hablar sobre eso para que tus seres queridos puedan ayudarte. Si los síntomas de depresión duran más de seis de semanas y sientes que no eres capaz de controlarlo, es aconsejable hablar con tu médico al respecto. Puede referirte a los especialistas en esta área para tratamiento adicional.

Tratamientos

El tratamiento de la depresión posparto es igual al tratamiento de una depresión común que ocurre antes o durante el embarazo. Si tus síntomas son muy leves, la recomendación médica podría ser simplemente esperar un tiempo mientras te mantienen en observación a través de consultas médicas periódicas. Si tus síntomas son más severos, tu médico podría referirte a un psicoterapeuta o recetarte medicamentos antidepresivos, o ambas cosas.

 

Conclusión

Si tienes problemas psicológicos después de su nacimiento, y estos duran más de lo normal, es importante hacer algo al respecto. No es algo de lo que avergonzarse. Una depresión posparto puede ser tratada bien. Comunícate con tu médico cómo te sientes. Él o ella puede asegurarse de que puedas recibir la ayuda adecuada.

Hablar con otras mujeres que han sufrido depresión posparto también puede ayudar. Te ayuda a entender y aceptar tus quejas. Y puede ayudarte a recuperar la confianza en ti misma.

En muchas ciudades hay grupos de mamas que se reúnen de vez en cuando para intercambiar experiencias, si por algún motivo no hay en tu ciudad o no puedes acudir ellas, también existen ese tipo de grupos en las redes sociales que pueden ser un lugar de encuentro y comprensión para muchas mamas.

Lo más importante es cuidarte a ti misma, date un respiro, descansa. Cuídate por dentro con una buena alimentación y también por fuera, no te abandones.

Es importante que no te quedes todo el tiempo en casa, pon a tu bebé en su carrito y sal a la calle a pasear, invita a una amiga a tomar un café o sal simplemente a comprar algo o a mirar alguna tienda, cambiar de ambiente te ayudará a mover tus pensamientos.

Toda la información que te damos en este artículo es orientativa ya que cada persona es diferente por lo que para establecer un diagnóstico y un tratamiento es indispensable que acudas a tu médico.

 

 

Carolina González Ramos

Edda Virtual Solutions

¿Tienes alguna pregunta o comentario? ¡Escríbenos!

¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar:

daf_icon Escrito por:

contacto@tipsdemadre.com
Actualizado: 2019-03-04

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.