¿Qué te interesa?

El efecto del café en los niños: mitos y realidades

Español English

¿Los niños pueden tomar café? ¿La cafeína puede afectar el organismo de los niños? ¿Puede el café modificar su comportamiento? ¿es malo el cafe para los niños? Seguramente te has hecho estas preguntas varias veces, porque alrededor de este tema giran cientos de teorías. Conoce cuáles son en el siguiente artículo.

1. El café genera adicción

¿Mito o Realidad? Uno de los mitos más comunes sobre el efecto de la cafeína en niños (y también en los adultos) es la dependencia que puede o no crear. En este sentido, la nutricionista Toby Amidor asegura que la bebida es adictiva y puede hacerlos experimentar síntomas de abstinencia: dolor de cabeza, irritabilidad o fatiga. 

Por esta razón, Amidor sugiere que la ingesta de café se realice al final de la etapa de la adolescencia. En ese momento es cuando el desarrollo de los niños comienza a desacelerarse. 

2. El café puede afectar el crecimiento de los niños

¿Mito o Realidad? En algunos casos el efecto del café en los niños puede ser contraproducente. La salud ósea es vital para su crecimiento y la cafeína disminuye la absorción intestinal de calcio y genera su eliminación a través de la orina. 

Además, recuerda que la cafeína no solo se encuentra presente en el café, sino en otro tipo de bebidas o alimentos, tales como el chocolate. Por esta razón, es sumamente necesario regular su consumo. En Canadá, por ejemplo, existe un límite máximo de 45 mg por día, lo que equivale a la misma cantidad que contiene una la de refresco. 

No obstante, el café puede afectar otras partes de su organismo y causarles molestias estomacales como acidez o dolor abdominal. Asimismo, puede causar daños en el esmalte dental, y no hace ninguna diferencia que sea café con leche, capuccino, latte o alguna variante del mismo.

 

Te puede interesar: ¿Cómo crear hábitos alimenticios saludables en los niños?

 

3. El café aumenta la frecuencia cardíaca

¿Mito o Realidad? Esto no es un mito, es una realidad. La cafeína estimula el sistema nervioso encargado de regular la frecuencia cardíaca. El niño podría sentir taquicardia y sufrir un incremento de la presión arterial. 

Asimismo, su consumo en exceso puede provocar nerviosismo, inquietud o ansiedad. ¿Estos síntomas te suenan familiares? Es porque en los adultos puede haber el mismo efecto. Ahora imagina el impacto en una persona son menor peso y menor tamaño. 

4. El café engorda

¿Mito o Realidad? La verdad es que el café negro tiene muy pocas calorías y no engorda. Ahora bien, ¿dónde está el problema y qué puede afectar a los más pequeños del hogar? En los acompañantes. Por lo general, los niños y adolescentes se sienten atraídos por el dulce por ejemplo cuando salen a la cafetería o algo en casa como café con azúcar, leche o crema. 

Una taza de café con leche y tres cucharadas pequeñas de azúcar (lo cual es bastante), puede tener hasta 200 calorías. Y como sabrás, la ingesta de dulce en exceso puede hacer que tu hijo sufra de enfermedades como la obesidad o diabetes. Y ni hablar cuando es un frappé de Starbucks con crema batida, que mínimo tiene 500 calorías más o menos que lo de una hamburguesa grande con queso y tocino.

No debes olvidar que cada cuerpo es distinto y tiene una forma particular de asimilar las cosas. Si tu hijo te pide un sorbo o pequeña taza de café, puedes hacer la excepción eventualmente. Recuerda: la clave está en la moderación.

 


¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar: