¿Qué te interesa?

¿Cómo crear hábitos alimenticios saludables en niños?

Español English

Los hábitos alimenticios saludables son importantes para el desarrollo adecuado de todos los niños. Les ayuda a su desarrollo físico pero también intelectual. Por lo que si enseñas a tu hijo a comer regularmente y de manera variada, lo beneficiarás a lo largo de su vida.

Los primeros 5 años son muy importantes para el desarrollo de los hábitos alimenticios. Comer sano, comer juntos en la mesa, establecer reglas claras para los dulces por ejemplo, son esas cosas con las que es positivo comenzar lo suficientemente temprano.

¿Cuáles son los hábitos alimenticios saludables?

Cada familia tiene sus propias características, horarios, actividades diarias entre otros, pero es muy positivo poder ir adaptando los buenos hábitos a nuestra vida diaria, no hace falta que hagas todo de una vez pero si tenerlo en cuenta y poder aplicarlo siempre que sea posible.

– Comer a horas establecidas, es importante comer lo más posible en unos horarios fijos todos los días ya que el organismo se acostumbra y se evita comer entre horas.

– Comida variada. Es una buena idea tener una lista o calendario en la heladera por ejemplo en donde puedas llevar un seguimiento de la variedad de comida que preparas en casa, ya que con todas las tareas de la vida diaria es normal que a veces no se tenga en cuenta este aspecto tan importante en la alimentación de todos y más de los niños.

– Establecer normas claras y especificas, sin tampoco ser exageradamente restrictiva, no te olvides que son niños.

– Tu hijo determina cuánto come. No lo obligues a comer más.

 

¿Por qué es importante comer regularmente?

Si tu hijo está acostumbrado a comer en horarios establecidos, estará menos tentado a comer entre horas. Y también será menos probable que pida una galleta o un dulce si sabe que habrá otro momento para comer.

Hasta siete comidas al día.

Enséñale a que hay momentos determinados durante el día en que puede comer. Beber agua lo puede hacer cuando quiera. Esos momentos fijos son:

– Las tres comidas principales: desayuno, almuerzo y cena.

– Un máximo de cuatro momentos para un aperitivo.

– Enséñale que no tiene que pedir comida entre esos momentos.

 

¿Por qué es importante comer de manera variada?

Solo con alimentos variados tu hijo obtendrá todos los nutrientes que necesita. Se necesitan comer de todos los grupos de alimentos para tener todas las vitaminas y minerales necesarios para un buen desarrollo físico e intelectual.
Asegúrate de que tu hijo coma y beba de todos los grupos de alimentos todos los días. De está manera te aseguras que obtendrá todos los nutrientes que necesita.

Consejos para aprender hábitos alimenticios saludables:

– Asegúrate de que tu hijo siempre desayune. De esa manera recibirá nutrientes importantes. Y evitará que anhele dulces o galletas después del desayuno y que coma entre horas.

– ¿A tu hijo no le gusta algo? Puedes intentar ponerlo sobre la mesa regularmente en diferentes tipos de presentaciones. Necesita tiempo para acostumbrarse a algunos gustos. A veces tiene que comerlo unas 10 veces antes de que le guste. En el caso de que siga sin gustarle y se trate de un alimento puntual y no sea un grupo de alimentos como las verduras en general, puedes desistir de intentar que lo coma, cada persona tiene sus gustos y es muy normal que haya algo que no le guste.

– Beber Agua. El 70% de nuestro cuerpo es agua, imprescindible para eliminar toxinas e hidratar todos los órganos. Apostar por el agua como bebida familiar es una opción de salud. Los jugos de frutas naturales son una buena alternativa, pero no conviene abusar de ellos, ya que contienen demasiados azúcares.

– Elige alimentos saludables para las comidas familiares. Los niños notan las selecciones que haces y siguen tu ejemplo.

– Intenta siempre comer en horarios establecidos. Y no comas tarde en la noche. De lo contrario, tu hijo podría estar demasiado cansado, además de que irse a la cama justo después de comer no es recomendable.

– Siempre intenta comer en la mesa, tanto como sea posible con toda la familia. Y si es posible intenta al menos de vez en cuando apagar la televisión. De esta manera, tu hijo aprende que comer también es divertido, y que se puede utilizar este momento para charlar.

– De vez en cuando, deja que tu hijo elija un menú que le apetezca o sorpréndelo con su comida favorita.

– Ten un poco paciencia y deja que coma a su ritmo y sin apurarlo , que tu hijo decida cuánto quiere comer, no lo obligues a comer de más si normalmente come siempre una cantidad o como a todos nos pasa, hay días que tenemos menos o más hambre que otros. No lo castigues con no darle postre en este caso.

– Guarda papas fritas, galletas, dulces y refrescos para ocasiones especiales o para el fin de semana.

– Haz que la actividad física sea parte de la vida diaria de tu familia. Por ejemplo, lleva a tu hijo caminando ida y vuelta a la escuela y salgan a caminar después de cenar. Alienta a tu hijo a que encuentre sus maneras favoritas de estar activo.

 

¿Cuánto necesita comer mi hijo?

Algunos niños necesitan un poco más de comida, por ejemplo porque son muy deportistas o son muy altos. Los otros necesitan menos, porque quizás son menos activos en el deporte o un poco más pequeños. Con un niño a veces difiere del día cuánto necesita comer. Un crecimiento acelerado, por ejemplo, asegura que su hijo tenga más hambre. Por lo tanto, es importante escuchar a tu hijo. Su cuerpo es el mejor indicador de cuánto necesita.

 

¡Dar el ejemplo correcto ustedes mismos!

¿Eres un buen ejemplo para tus hijos con respecto a una alimentación saludable? Los padres ejercen la influencia más importante en el comportamiento de salud de sus hijos. Especialmente en niños de hasta doce años aproximadamente.

 

¿Cuáles son los riesgos de una mala alimentación?

Un niño con malos hábitos alimentarios no estará bien nutrido. Es decir, no está recibiendo las cantidades de nutrientes necesarias para un crecimiento y un desarrollo saludables. Esto puede llevarlo a tener un peso bajo o sobrepeso. Los niños mal alimentados tienden a tener un sistema inmunitario más débil, lo que aumenta sus posibilidades de enfermedades. Los malos hábitos alimentarios de un niño pueden aumentar el riesgo de enfermedades más adelante en la vida.

Los niños con sobrepeso generalmente tienen malos hábitos alimenticios, se saltan el desayuno al menos una vez a la semana, comen bocadillos poco saludables, beben en bastantes refrescos y jugos de fruta durante el día.

Algunos de los malos hábitos alimentarios son:

– Comer muy poca variedad de alimentos.

– Negarse a comer cualquier alimento de un grupo de alimentos en concreto, como verduras.

– Comer demasiados alimentos de mala calidad nutricional, como sodas, papas fritas y otros alimentos ricos en azucares y grasas saturadas.

– Comer en exceso debido a que se le sirven grandes porciones de comida, es mejor distribuir la ingesta a varios momentos del día, y no comer demasiado de una vez.

 

¿Cómo puedes enseñar a su hijo a comer alimentos saludables?

Cuando los niños están acostumbrados a comer de una manera no será fácil cambiarlo, y lo mejor es que no lo hagas de un día para el otro porque en este caso será más difícil mantenerlo a lo largo del tiempo. No tiene por qué cambiar todo de una vez. Esto puede ayudar a evitar las confrontaciones que pueden ocurrir si presionas a tu hijo a comer ciertos alimentos. Comienza con pequeños cambios fáciles de lograr, como ofrecer más frutas y verduras en las comidas. Preparando estos grupos de alimentos de maneras diferentes y divertidas.

 

Toda la información que te damos en este artículo es orientativa ya que cada niño y cada familia son diferentes y únicas.

 

Carolina González Ramos

Edda Virtual Solutions

¿Tienes alguna pregunta o comentario? ¡Escríbenos!


¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar: