¿Qué te interesa?

Diabetes gestacional: lo que debes saber en el embarazo

La diabetes gestacional afecta a uno de cada 10 embarazos y aumenta el riesgo de complicaciones. A continuación, conocerás lo que debes saber para tener un embarazo saludable.

El embarazo es una etapa que está llena de hitos: sentir las primeras patadas, elegir el nombre de un bebé y decorar su cuarto. Sin embargo, prepararse para el diagnóstico de glucosa puede plantear algunas preguntas.

A continuación, conoce lo que realmente podría significar un diagnóstico de diabetes gestacional, cómo reducir su riesgo general y, sobre todo, cómo mantener a ambos, al bebé y a ti, felices y saludables por encima de todo.

¿Qué es la diabetes gestacional, realmente?

La Diabetes que comúnmente conocemos como tipo 2- es una afección que se desarrolla cuando el cuerpo se vuelve resistente a los efectos de la insulina, una hormona que ayuda a que la glucosa (también conocida como azúcar), que se encuentra circulando en el torrente sanguíneo, pueda ser utilizada por a las células y órganos, para así obtener energía.

” La diabetes gestacional es un tipo de Diabetes que se desarrolla durante el embarazo y que en México afecta a una de cada 10 mujeres embarazadas, pero, cuando se tiene obesidad y carga genética, hasta un 45% puede desarrollarla”, explica Elisa Gómez, Gerente Médico del negocio de nutrición en Abbott. Además, añade que “durante el embarazo, los cambios hormonales pueden reducir o bloquear la capacidad del cuerpo para usar insulina de la madre”.  Junto con otros factores de riesgo, desde tener sobrepeso, síndrome de ovario poliquístico (SOP) o antecedentes familiares de diabetes tipo 2, esta resistencia a la insulina puede progresar hasta el punto de convertirse en diabetes gestacional.

“La diabetes gestacional no suele tener síntomas graves, pero puede crear ciertos riesgos de salud para mamá y bebé, incluyendo alteraciones en el peso al nacer, ictericia, problemas respiratorios para el bebé, mayor probabilidad de presión sanguínea alta y preeclampsia para la mamá (una condición potencialmente fatal que daña los órganos, incluyendo los riñones); e inclusive predisponer a que el niño presente obesidad y Diabetes” mencionó Elisa Gómez. Pero un diagnóstico de diabetes gestacional tampoco es la palabra final. Para muchas mujeres, especialmente aquellas que tienen una buena nutrición y plan de ejercicios, la diabetes gestacional es temporal y lo más probable es que se resuelva una vez que nazca el bebé.

 

¿Qué esperar de la prueba de glucosa en el embarazo?

Entre las 24 y 28 semanas del embarazo, tu médico realizará un simple análisis de sangre para ver cómo reacciona tu cuerpo a una carga específica de Glucosa (prueba de tolerancia a la glucosa). En caso de que el diagnóstico detecte niveles altos de azúcar en la sangre, tu médico recomendará una evaluación adicional. Esto implica realizar una prueba similar, en la que se detecta el nivel de azúcar en la sangre cada hora, en un período de tiempo de dos a tres horas, después de beber una solución azucarada. Según los resultados, el médico determinará si tienes diabetes gestacional.

5 formas de mantenerse saludable con diabetes gestacional

“El embarazo realmente es una oportunidad para brindar a ti y a su bebé el mejor comienzo hacia un futuro saludable”, señala la Dra. Gómez. Además, resalta que “al mantener niveles saludables de azúcar en la sangre durante el embarazo, las mujeres aún pueden tener un embarazo feliz y saludable, incluso con diabetes gestacional”.

1.- Crea una estrategia saludable de carbohidratos

La Dra. Gómez recomienda reemplazar los carbohidratos simples o los azúcares añadidos que se encuentran en el pan dulce, los pasteles, las galletas, los dulces y los refrescos, por alternativas con alto contenido de fibra como las verduras, el pan integral, las leguminosas y las semillas, así como también,  incluir la ingesta de alimentos que contienen carbohidratos de bajo índice glicémico y baja carga glicémica  a lo largo del día para mantener un nivel estable de azúcar en la sangre.

2.- Come platos pequeños durante el día

En lugar de tener tres grandes comidas por día, cambia el hábito comiendo pequeñas porciones o una merienda que incluya proteína, carbohidratos de bajo índice glicémico, grasas saludables y vitaminas y minerales cada dos o cuatro horas.

3.- Mantente activo durante todo el embarazo

Si acostumbrabas a hacer deporte de manera habitual antes del embarazo, habla con tu médico sobre seguir con tu rutina ahora. Mantenerse físicamente activa es importante antes, durante y después del embarazo Incluso haciendo caminatas de 15 minutos después de cada comida, puedes lograr un gran impacto positivo.

4.- Controla los niveles de azúcar en la sangre

Por lo general, los niveles de azúcar en la sangre deben medirse después de cada comida, pero es posible que tu médico te aconseje que realices las pruebas antes de las comidas y también a primera hora de la mañana.

5.- Comparte el diagnóstico con tu médico de atención primaria

Las mujeres con diabetes gestacional tienen un 60 por ciento de probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 más adelante, según la Dra. Gómez, así que mantente en contacto constante con tu médico de atención primaria. Incluso es probable que los especialistas puedan recomendar analizar tus niveles de azúcar en la sangre cada uno a tres años.


Video Recomendado de la Semana


(No es publicidad, es una reflexión que quiero que hagamos como padres)

¿Qué le vas a dejar a tus hijos?



¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos en tus redes sociales!

También te puede interesar:

daf_icon Escrito por:

contacto@tipsdemadre.com
Actualizado: 2018-10-12 | Vistas