¿Qué te interesa?

Infección de vías urinarias en niños

Español

Las infecciones de orina son relativamente frecuentes durante la infancia. En los niños más pequeños son difíciles de diagnosticar ya que los síntomas pueden pasar desapercibidos o confundirlos con otro problema, por ejemplo enuresis, te contamos más sobre ellos en ¿Qué es la enuresis? Los síntomas que presentan los niños más mayores son parecidos a los que puede tener un adulto.

La infección urinaria ocurre por la existencia de gérmenes patógenos en la orina por infección de la uretra, la vejiga, el riñón o la próstata.

Las infecciones urinarias son comunes en niños de todas las edades, pero son especialmente comunes en niños que todavía usan pañales.

En los niños, especialmente en los niños muy pequeños, las infecciones del tracto urinario suelen ser más graves que en los adultos. En los niños pequeños, una infección del tracto urinario puede cambiar rápidamente de una cistitis a una enfermedad inflamatoria pélvica. Esta inflamación se acompaña de fiebre alta. Si la inflamación persiste por mucho tiempo, puede ocurrir daño renal.

Los niños mayores suelen quejarse de dolor al orinar. A veces hay otros síntomas, como fiebre, orina maloliente o una recaída para mojar los pantalones o la cama. Las infecciones del tracto urinario pueden ser el resultado de defectos de nacimiento. El comportamiento desviado de beber, orinar y defecar también puede causar infecciones.

Signos y síntomas

Si tu hijo tiene una infección urinaria, es posible que:

  • Tenga dolor o ardor al orinar.
  • Tenga dolor en la parte inferior del abdomen.
  • La necesidad de ir al baño con frecuencia para orinar.
  • Orinarse antes de llegar al baño (mojar o incontinencia)
  • Puede tener una orina maloliente o descolorida.
  • Puede tener otros síntomas como fiebre o vómitos.

Es posible que los niños pequeños con una infección urinaria no muestren ninguno de estos síntomas, pero en general no se encuentran bien.

Si has notado que tu hijo se queja de picor o de quemazón cada vez que hace pipí, es posible que esté sufriendo una infección de orina, no te preocupes como te comento, es bastante común cuando los niños son pequeños, llevarlo al pediatra para un diagnóstico y posible tratamiento es la mejor opción.

Existe una diferencia entre una infección que se limita a la vejiga y una infección que también asciende a los riñones.

Si tu hijo tiene fiebre alta o aumento de los niveles de inflamación en la sangre, es más probable que se presente inflamación de los riñones. En los bebés menores de 3 meses, cualquier infección del tracto urinario se considera una infección renal.

¿Qué causa una infección de orina?

Generalmente es causada por bacterias que ingresan a la vejiga o la uretra. Los gérmenes provienen con mayor frecuencia de los intestinos o de las heces que se encuentran en la piel y luego ingresan a la uretra.

Diagnóstico

Analizar la orina es la única forma de saber con certeza si tiene una infección urinaria. Las infecciones urinarias no deben dejar de tratarse, ya que la infección puede causar más problemas en los riñones. Debe llevar a su hijo a un médico si:

Por lo general, primero se analiza una muestra de orina con una tira reactiva, que puede ayudar a mostrar si hay algún signo de infección. Si la prueba con tira reactiva muestra que podría haber una infección urinaria, pero el diagnóstico definitivo debe hacerse mediante un cultivo de orina (urocultivo). En este caso puede iniciarse el tratamiento.

Tratamiento

La principal forma de tratar una infección de orina es con antibióticos, que generalmente se pueden tomar por vía oral en forma de tabletas o jarabes. En muchos casos los bebés más pequeños serán hospitalizados y se les administrará antibióticos a través de una vena.

Acuérdate de no darle ningún medicamento a tu hijo sin antes consultar con tu médico, además de si toma antibiótico debes de tener muy en cuenta que lo tome a su hora y finalice el tratamiento tal y como te especifique tu pediatra.

Algunos niños con una infección urinaria pueden necesitar una ecografía para buscar un problema en la vejiga o los riñones, pero por lo general no es necesario.

Cuidado en casa

Si a tu hijo le han diagnosticado una infección urinaria, puedes hacer diferentes cosas para cuidarlo mientras se recupera:

– Como he comentado ya, debes de seguir las instrucciones del médico para administrar los antibióticos, es muy importante completar todo el ciclo de antibióticos, incluso si tu peque parece estar mejor.

– Mantenlo en casa lo más posible, es bueno que haga el mayor reposo posible.

– Ofrécele a lo largo del día abundantes líquidos para beber.

Medidas preventivas a tener en cuenta

– Tener una dieta alta en fibra y una adecuada hidratación.

– Educar respecto a hábitos miccionales, es decir, ir con frecuencia al baño y vaciar la vejiga completamente.

– Evitar bañarse en piscinas no cloradas o en estanques con aguas no tratadas.

– Al ir al baño, limpiar siempre de adelante hacia atrás.


La mayoría de los niños que reciben tratamiento por una infección urinaria se recuperan por completo y no tienen problemas en el futuro, pero aunque en la mayoría de los casos el pronóstico es bueno, en algunas ocasiones pueden ocasionar daño renal. Por ello es importante saber identificarlas e instaurar el tratamiento pronto.

También en el caso de infecciones recurrentes, se recomienda una evaluación diagnóstica para excluir que el problema sea causado por la presencia de una malformación en el tracto urinario.

Toda la información que te damos en este artículo es orientativa ya que cada niño y cada familia son diferentes y únicas.

Carolina González Ramos

Edda Virtual Solutions

¿Tienes alguna pregunta o comentario? ¡Escríbenos!


¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar: