¿Qué te interesa?

Qué es y cómo desarrollar el pensamiento abstracto (actividades)

Español

El pensamiento como tal se relaciona con toda la capacidad que tenemos para comprender el mundo en el que nos desenvolvemos, adquirir conocimientos que nos hagan funcionales en nuestra vida diario, así como para actuar ante todas las situaciones con las que nos encontremos. Dependiendo de la problemática o situación ante la que nos encontremos, ya que a partir de eso es que el cerebro actúa de una manera específica para abordarlo o resolverlo. Una de esas maneras es el pensamiento abstracto. De acuerdo con Piaget, este tipo de pensamiento se adquiere después de los 11 años.

Pero ¿Qué es?

Se refiere a la capacidad de dividir o separar una situación o un objeto en diferentes partes o cualidades. Esto sin la necesidad de hacerlo físicamente. Aunque retoma datos de la realidad o la experiencia es un proceso que depende totalmente de la imaginación. Ayudando a reafirmar los conocimientos con los que ya se cuenta. Permite que el niño razone las cosas desde diferentes ángulos y más detalladamente.

Esto también ayudará al niño no solamente en el ámbito escolar sino también en el cotidiano. Donde comenzar a analizar todo a su alrededor de manera mas detallada, realizará deducciones, comparar y hacer interpretaciones. Es decir ya no se quedará en un pensamiento lineal que dependa de sus sentidos, sino que ira más allá, que justamente es la característica más importarte de este tipo de pensamiento. Es el grado más complejo de pensamiento.

Actividades para fomentar este tipo de pensamiento abstracto

Aquí te dejamos algunas opciones:

1. ¿A dónde va y qué hará?

Esta actividad puede llevarse acabo en cualquier lugar. Trata de observar a las personas que se encuentran en el lugar. De acuerdo a las características que presenta, como la vestimenta, conductas, etc. deducir o hacer hipótesis sobre a dónde va y qué hará. Siempre con un respaldo de porqué se piensa eso.

Ejemplo:

Hombre en parque. Mira repetidamente su reloj. Tiene un traje y portafolio. Revisa varias veces los documentos. Habla por teléfono. Su rostro parece preocupado. Hipótesis: Verá a alguien importante. Su reunión tiene que ver con los documentos que tiene en la mano. Está esperando que llegue alguien y se le está haciendo tarde. Es decir ya no verán un hombre en el parque, sino que lo analizarán por partes en su cualidad.

2. Creen finales alternativos de una historia.

Comienza a contarle una historia, incluye pequeños detalles.  Luego pide que continúe el cuento, imagine diferentes finales, retomando los datos que le diste.

Ejemplo:

Son las doce del día y hace calor. Una mujer en el metro, lleva puesto un vestido elegante, corto y negro. No lleva maquillaje. En la mano tiene un saco y en la otro unos chocolates. Tienen puestos una etiqueta rosa.

Primera hipótesis: Una mujer que verá a su amiga y le trajo un regalo por su cumpleaños. Seguro se quedará hasta tarde por el saco. Irán a un lugar elegante a comer por el vestido. No le gusta maquillarse.

Segunda hipótesis: Una mujer fue ayer a una fiesta por la noche. Celebró su cumpleaños. Durmió en casa de su amiga y ya no se maquilló para salir rumbo a su casa. Le regalaron chocolates. Los separa del saco porque tal vez le preocupa que se derritan. Imaginen e incluso pueden después escribir esas historias para que no se pierdan. Diviértanse.

3. Adivina la series numéricas.

Este ejercicio debe hacerlo de forma mental. Se trata de averiguar los patrones en las series numéricas y adivinar qué signo o número sigue. Esto puede ser de mucha ayuda para mejorar en otro tipo de operaciones numéricas. Para hacerlo mas dinámico pueden utilizar figuras y ponerles un valor específico. Esto aumentara la dificultad. Ejerciten juntos esta habilidad.

Esperamos que esta información y actividades ayuden a estimular el pensamiento abstracto en tu pequeño.


¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar: