¿Qué te interesa?

¿Cuándo es necesaria la psicoterapia infantil?

Esta es una de las preguntas más recurrentes en los padres. El cuidado de la salud mental y emocional de nuestros pequeños tiene una importancia gigantesca. Siempre contar con información que nos pueda orientar sobre cuándo es necesario que hagamos uso de la terapia infantil resulta indispensable. Aquí te dejamos un listado de los momentos en los que sería adecuado acudir con un especialista para cuidar de la salud psicológica de tu niño o niña.

¿Cuándo es necesario llevar a un niño al psicólogo infantil?

Iniciemos por decir que, a diferencia de lo que se cree, este tipo de intervenciones no se relacionan únicamente con momentos críticos, es decir, con aquellos dónde dejamos de encontrar soluciones o respuestas ante las conductas de nuestros hijos. La psicoterapia tiene una característica increíble y es que es ideal para cualquier niño en cualquier momento de vida. Claro que también nos puede ser de apoyo en eventos más específicos.

Pero antes de hablar de dichos eventos, debemos mencionar que la terapia permite conocer y hacer consciente muchas cosas que pareciera que se dan como algo natural. Nos puede ayudar a mirar o prever ciertas situaciones que pudieran darse o ser perjudiciales para los niños en un futuro. Aporta también al sistema familiar pues permite evidenciar la interacción que se da dentro de este núcleo. Los aprendizajes que han tenido los niños, el tema de la comunicación. Son un montón de oportunidades tanto para los peques como para los padres, es un constante aprendizaje. Así que de entrada si deseas conocer más sobre tus hijos y tu sistema familiar, esa sería nuestra primera razón para acudir con un psicólogo infantil.

Ya de forma más específica, dirigiendo la mirada a eventos que consideramos que son de mayor urgencia tenemos los siguientes:

1. Ha modificado su conducta de forma repentina

Como todas las personas, los niños suelen evidenciar su disgusto o emociones a través del cambio de conducta, sobre todo si se les dificulta poder expresarlo. Ya sea porque se trata de un evento nuevo, porque piensan que cometieron algún error o que serán castigados por eso, así como la falta de habilidades para poder verbalizar su sentir. Entonces si tu pequeño ha modificado su conducta de manera drástica o repentina es posible que sea un indicador importante de que algo muy relevante le sucedió.

2.  Terrores nocturnos

Los terrores nocturnos son, en muchas ocasiones, parte de la infancia, sin embargo, siempre es adecuado poder identificar el motivo de éstos.

Por ejemplo, si es que se deben a miedos causados por eventos de su cotidianidad, situaciones de estrés o ansiedad a las que se está enfrentando, problemas o cambios en su rutina, etc., ya que éstos pueden ser un indicador o bien también causar consecuencias, además de provocar una baja de energía y desempeño en actividades.

3. Responde violentamente ante las situaciones

Las respuestas de los niños suelen ,por un lado, expresar sus emociones entre las que encontramos el enfado o desacuerdo.

Por otro lado, resultan ser un reflejo de aquello que les ha funcionado con anterioridad, es decir, si ante rabietas, gritos, golpes de su parte han obtenido lo que deseaban, a su vez,  esto puede ser un reflejo de aprendizaje.

Este tipo de conductas, además de no ser deseadas por los padres, tampoco le serán funcionales en los diferentes espacios donde se desarrolle. Trayendo consigo muchas problemáticas, por lo que es necesario modificarlas por otras que le permitan expresarse, acatando las reglas de convivencia.

4. Es muy callado o tiene problemas al momento de relacionarse/expresarse

El ser callado en realidad no es un signo malo o de necesidad de acudir con un especialista como tal. La idea es conocer los motivos, que tan cómodo se siente, es decir, si simplemente el ser callado se debe a una elección por deseo o debido a temores del pequeño; o puede ser posible que no ha desarrollado las habilidades suficientes para expresar lo que desea o acercarse a un otro.

Desarrollar habilidades sociales desde que son pequeños permite abrir muchas puertas en el futuro, entre ellas el auto-cuidado y la buena autoestima.

 

También te puede interesar: ¿Cómo le explico a mi hijo que va a ir con el psicólogo?

 

5. Presenta dificultades de aprendizaje o lenguaje

Las dificultades de lenguaje o aprendizaje pueden deberse a diversos aspectos, en muchas ocasiones a dificultades cognitivas, ya sea por una cuestión neurológica o bien social, es decir, por una estimulación no adecuada para su caso, etc. También a que se encuentran distraídos o más interesados en otros aspectos de su vida, incluso a que su estilo de aprendizaje no va acorde a la forma de enseñanza que se le está brindando.

Estos aspectos pueden tener un impacto en el futuro y afectar otras áreas de su vida, como la social y la autoestima.

6. Has intentado de todo y no logras que acate indicaciones

Ser padre no viene con indicaciones, que las cosas no salgan como esperamos es ciertamente una de las cosas de las que puedes estar seguro de que sucederán. Se trata de un proceso largo de aprendizaje, pero es cierto que hay caminos que te pueden facilitar un poco la tarea. Un psicólogo puede ayudarte a identificar las razones por las que no ha funcionado e incluso hay algunos que te ayudarán a crear programas que te permitan lograr estos objetivos o establecer acuerdos en cuanto a reglas familiares, que mejoren la relación entre tu hijo y tú.

Esperamos que estos indicadores sean de ayuda para que puedas tomar la decisión de si es el momento adecuado para hacer uso de la ayuda de la psicoterapia infantil. La observación de los cambios y conductas de nuestros hijos será un gran aliado en esta decisión, pero sobre todo la comprensión y la búsqueda de los porqués de determinadas conductas.


¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar: