¿Qué te interesa?

Niños: ¿Tendrá mi hijo sobrepeso?

Español

¿Tendrá mi hijo sobrepeso?

 ¿Cómo puedo saber si tu hijo tiene sobrepeso? ¿Es prudente poner a su hijo a dieta? ¿O un poco de sobrepeso no es tan malo? ¿Cuándo se estima que un niño tiene sobrepeso? Todas estas preguntas, y otras muchas, se hacen muchas mamás en algún momento si su hijo come mucho y gana peso, pero, ¿Cómo saber si está fuerte y sano o tiene sobrepeso? A veces es difícil determinar si tu hijo pesa demás o simplemente está regordete. Especialmente con los bebés y niños pequeños es normal que tengan almohadillas de grasa y piernas gordas.

La “grasa de bebé” comienza a desaparecer alrededor del segundo año de vida. Y cuando su hijo tenga 4 años, desaparecerá por completo. Así que ya no se puede decir que un niño de 5 años pesa demasiado por la grasa de su bebé.

El sobrepeso en los niños de hoy en día es un problema serio. Con el tiempo si no se trata, puede llevar a una alta presión sanguínea, enfermedades cardiovasculares, problemas en las articulaciones, asma y diabetes. Pero también los problemas psicosociales como el acoso y la baja autoestima pueden ser el resultado de un exceso de peso.

 

Reconocer el problema

No siempre está claro de inmediato por qué un niño tiene sobrepeso. Tal vez come o bebe cosas que nunca supiste que eran altas en calorías, o podrían las porciones ser un poco más pequeñas.

Te recomiendo leer sobre la alimentación especial para niños preescolares que es otro de nuestros artículos en donde hablamos sobre las porciones según la edad.

Una de las herramientas más importantes en la lucha contra la obesidad es el conocimiento. Cuando los padres saben qué es y qué pueden hacer al respecto, se ha dado el paso más grande y más difícil, la obesidad puede ser un problema grave, pero ciertamente no es invencible.

Al igual que con los adultos, la determinación del IMC (Índice de Masa Corporal) de su hijo es un método rápido y sencillo para determinar si su hijo está sano o es anormal en relación con su edad y estatura.

Puedes encontrar un medidor de IMC adecuado para niños y adultos haciendo una búsqueda simple en Google. Si resulta que tu hijo tiene sobrepeso, es importante tomar medidas oportunas.

 

¿Cómo afrontar el problema?

La suposición de que los niños obesos simplemente comen demasiado y hacen poco ejercicio es fácil, pero no del todo correcto. Más factores juegan un papel en el desarrollo de la obesidad severa en los niños. Podemos señalar cuatro causas que son en mayor o menor medida responsables del desarrollo de la obesidad infantil:

– Malos hábitos alimenticios.

– Muy poco movimiento.

– Predisposición genética.

– Factores psicologicos.

 

Buscar ayuda profesional

Si su hijo pesa demasiado, es aconsejable que examines más detenidamente su dieta. Si come caramelos o patatas fritas regularmente, limita esto o elije tentempiés saludables. Comprueba también si tu hijo hace suficiente ejercicio. Al menos una hora al día es una buena pauta. Nunca pongas a tu hijo en una dieta estricta si realmente tiene sobrepeso, hay que ser muy cuidadoso, ya que la restricción drástica y estricta quizás puede ser contraproducente. Es preferible hablarlo con el pediatra y llevarlo a un dietista pediátrico para discutir la mejor manera de abordar esto.

Un especialista abordará contigo y tu hijo el patrón de alimentación y ejercicio personalizado en tu peque. Un dietista también tratará de averiguar por qué un niño ha ganado un peso de más. ¿Hay suficiente comida sana en casa o hay otras causas que se pueden abordar? Si está claro dónde está el problema, el dietista elaborará un plan junto con los padres para una dieta y un estilo de vida más saludables.

 

¿Qué le dices a tu hijo?

Puedes hablar honestamente con tu hijo. Elije un momento tranquilo y un lugar donde se sienta seguro para hablar. No hables del tema como un problema en sí, o sobre la pérdida de peso, pero explícale que comer de forma diferente y hacer más ejercicio lo hará más saludable y más ágil. Busca una actividad física que le guste y que pueda ser divertida para que comience de manera amena con el tema.

Explícale que comer más sano no significa que no deba volver a picar. Es importante que disfrute de la comida y no la vea como algo prohibido. Un caramelo a su tiempo es lo mejor, de lo contrario, el deseo de obtenerlo sólo aumentará junto con su ansiedad y puede empezar a picar en secreto. El punto es poder hacerle entender que está bien comer un bocadillo, si es con moderación.

Involucra a tu hijo

Vayan de compras juntos y déjenlo ayudar en la cocina. Y, como dije anteriormente, para que el ejercicio sea más divertido, puedes dejar que pruebe diferentes deportes o salir con él más a menudo. Si el peso de tu hijo se estabiliza y el plan de acción funciona bien, entonces recompénsalo. Una salida divertida o un pequeño regalo, por ejemplo. En cualquier caso, nada de comida.

 

Prevención de la obesidad en los niños

Algunos niños son naturalmente más ágiles, por lo que necesitan más “combustible” que otros. Así que cuánto come un niño no dice mucho. Mientras tu hijo coma 3 comidas y 2 tentempiés saludables al día, no hay mucho de qué preocuparse. No importa si come 1 o 2 sándwiches en el desayuno o en el almuerzo. Siempre y cuando no coma excesivamente dulce o grasa. Porque lo que un niño come es mucho más importante que cuánto. En el chocolate, un gofre de jarabe o un croissant, hay muchas grasas y azúcares.

Los niños pequeños y la comida

Los anuncios de dulces, refrescos y golosinas especiales para niños tienen una gran influencia en los niños. Todavía no pueden distinguir entre la publicidad y la realidad. Aunque tu hijo no lo entienda inmediatamente, explícale lo antes posible y tan a menudo como sea posible que la publicidad se ha hecho para ganar dinero. También lee el envase, el contenido, el número de calorías. 0% de grasa por ejemplo, no significa que no haya azúcar en un producto.

Sobrepeso, un círculo vicioso

Aparte del hecho de que la obesidad puede causar diabetes, enfermedades cardíacas, hipertensión arterial, dolencias articulares y una vida más corta, es principalmente una carga social para los niños. Los niños gordos más a menudo no pertenecen, no se llevan bien, se retiran, se mueven menos y comen más por pena. Un círculo vicioso difícil de romper.

El ejercicio habitual es fundamental

Si tu hijo engorda demasiado a pesar de una dieta saludable, es posible que no haga suficiente ejercicio. Como regla, se debe crear un balance entre el tiempo que pasa frente al televisor o la computadora y que invierte en mantenerse activo físicamente. Ir al patio de recreo, andar en bicicleta, escalar, ir a la piscina infantil, a la playa, ir a la tienda o caminar con toda la familia, cualquier escusa sirve.

Apoya a tu niño con sobrepeso

Lo más importante que puedes hacer es asegurarse de apoyar a tu hijo en todos los sentidos. Demuéstrale que estás orgullosa por su esfuerzo. No dejes dulces por ahí, si es necesario reorganiza los armarios, y asegúrese de una dieta responsable.

Algunos consejos:

Comer en la mesa no solo es más divertido, sino que los niños (y los adultos) comen proporcionalmente menos que cuando están sentados frente al televisor o detrás de la computadora.;

Si retiras el frasco de dulces y pones la fruta sobre la mesa, automáticamente se sentirá más fácilmente tentado a elegir algo más saludablemente. Prueba en crear un entorno saludable en vuestro hogar.

Presta atención a los momentos de picar: ¿qué hay realmente en términos de azúcar, grasa y calorías? Esto se ve muy claramente en la etiqueta: compara productos entre sí. Muchos productos que parecen saludables finalmente no lo son. “Sin azúcar añadido” no significa que no contenga azúcar. Una rebanada de pan de jengibre o una galleta de fruta parece adecuada para los niños, pero son alimentos con muchas calorías por lo que hay que controlar las porciones.

–  ¿Qué bebe tu hijo? La mayoría de las personas saben que los refrescos contienen mucha azúcar. Pero, ¿y los jugos o yogures para beber? No son tan sanos como parecen. ¿Sabías que hay 5 terrones de azúcar en una botella de jugo de manzana?

Las porciones son importantes. Por supuesto, es importante lo que tu hijo come, pero también la cantidad juega un papel importante.

También es necesario descartar cualquier problema de salud que sea la causa de este sobrepeso, como problemas hormonales o de glándula tiroidea. Por esto, es imprescindible acudir primero al médico para obtener ayuda profesional.

Toda la información que te damos en este artículo es orientativa ya que cada niño y cada familia son diferentes y únicas.

Carolina González Ramos

Edda Virtual Solutions

¿Tienes alguna pregunta o comentario? ¡Escríbenos!


¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar: