¿Qué te interesa?

¿Cuál es la mampara ideal para una casa con niños?

Español

Cuando tenemos niños en casa, es fundamental tener en cuenta una serie de aspectos para tener la certeza de que el menor está seguro y puede disfrutar de todas las comodidades posibles.

A la hora de comprar una mampara, no tenemos que comprar la primera que vemos en la tienda, sino que debemos tener en cuenta una serie de necesidades. El objetivo es garantizar la comodidad y sobre todo la seguridad de los menores.

1- Comprar mampara a medida

Para evitar problemas a la hora de adquirir e instalar la mampara, es fundamental comprar un modelo a medida. Si no tienes decidido qué modelo adquirir, lo mejor que puedes hacer es mirar el catálogo de mamparas de ducha a medida de Asealia. En ese catálogo podrás ver una amplia colección de mampara que se adaptarán realmente bien a lo que buscas.

Como nos informan los expertos en mamparas de Asealia, es fundamental comprar una mampara que encaje bien. No solo por facilidad de instalación, sino para que los niños puedan abrir y cerrar la mampara sin ningún tipo de riesgo. Una vez que encuentres el modelo que mejor encaja con tus medidas, entonces puede ser una buena opción elegir el diseño. Pero como nos indican, debe ser algo secundario.

2- Seguridad de la mampara

Para evitar ningún susto innecesario, es fundamental adquirir una mampara que sea lo más segura posible. Piensa que el agua y el cristal provocan que el riesgo para los niños y no tan niños sea grande. Para reducir los problemas es fundamental conseguir que la mampara sea lo más segura posible.

Para tener la certeza de comprar una mampara de calidad, desde Asealia nos informan que es vital fijarse en el grosor de los vidrios. El objetivo es que el cristal que usa la mampara sea grueso y así la absorción de los golpes sea superior. Pero no solo ayuda a que la absorción de los golpes sea mayor, también ayudará a que cuando el niño se apoye no sufra o se pueda romper. Por ese motivo, siempre que te sea posible opta por un cristal grueso de seguridad.

Otra de las cosas que debes tener en cuenta es la perfilería. La misma ayuda a conseguir una estructura más firme. Es verdad que se puede perder algo de estética, pero siempre debemos tener en cuenta la seguridad de nuestros hijos frente al apartado estético.

Por supuesto, de nada sirve tener la mejor mampara de ducha si luego no tenemos un plato de ducha adecuado. Para evitar accidentes como tropezones o resbalones, lo mejor que se puede hacer es optar por instalar un plato de ducha antideslizante. Hay muchos en el mercado, no tendrás problemas a la hora de encontrar el modelo ideal para tu cuarto de baño.

Normalmente para los niños no suele ser necesario, pero puedes añadir un plus de seguridad a la ducha con asas y asientos de ducha. Estos últimos te vendrán muy bien cuando el niño no se pueda duchar por sí mismo y lo tengas que duchar tú. Así solo se tendrá que sentar y no se resbalará cuando intente moverse.

3- Mantenimiento y limpieza

La gran mayoría de niños suelen usar la ducha sin demasiado control. No solo las manchan, sino que además juegan y es vital que la limpieza sea la adecuada. Eso significa que una vez que tengas la mampara ideal instalada, será el momento de limpiarla correctamente. Recuerda, la higiene es fundamental para conseguir que la salud de tu hijo sea buena.

Para obtener una limpieza adecuada, los expertos en mamparas recomiendan optar por realizar un tratamiento antical. Ese tratamiento no solo permitirá que la mampara luzca un aspecto limpio durante más bonito, también permitirá que la limpieza sea más sencilla. Además, si la mampara viene acompañada con un tratamiento especial antical, mucho mejor. Una opción puede ser la del tratamiento Easy Clean.

Por otra parte, es importante evitar que el agua salga fuera de la ducha. Se ha demostrado que buena parte de los accidentes en el baño son producidos por agua caída en el suelo. Puede ser una buena opción poner una alfombra a la puerta de la ducha. Así el agua no caerá directamente en el suelo y la seguridad será un poco superior.

Para tener la certeza de que el plato de ducha es seguro, es muy importante tener la certeza de que el mismo cuenta con una protección especial contra las bacterias. Hay diferentes tipos de protecciones entre las que se puede optar, pero en estos momentos una de las más conocidas es la protección gelcoat.

4- Comodidad de la ducha

Para conseguir que el niño se pueda sentir cómodo, es importante que apostemos por la máxima comodidad. La comodidad no es igual para todos los niños. Cuando son pequeños, entonces hay que buscar comodidad para las dos partes. El padre que lo ducha y el niño. Como hemos comentado, optar por un asiento de ducha puede ser una buena opción. El niño solo se tiene que sentar y los padres podrán ducharlo sin problemas. En ese caso, siempre tenemos que optar por una mampara que tenga un rango de apertura amplio. No solo tiene que entrar un niño, también los padres que van a duchar a su hijo o hija.

Actualmente, las mamparas que ofrecen un grado de apertura amplio son las plegables y las abatibles. Siendo estas últimas las que más de moda están.

Pero si el niño ya se baña solo, entonces una de las mejores opciones por las que podemos optar son las mamparas correderas. En Asealia hay diferentes opciones entre las que se pueden elegir y los resultados serán óptimos. Son muy fáciles de manejar y una vez cerradas ofrecen una gran estanqueidad. Además, se suelen adaptar muy bien a todo tipo de espacios, de aquí que sean de las más vendidas últimamente.

Lo importante es hacer un pequeño proyecto para tener la certeza de que la nueva instalación se va a adaptar perfectamente a las necesidades del menor.


¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar: