¿Qué te interesa?

Las personas tóxicas también afectan a los niños ¿Cómo?

Enseñamos a nuestros hijos a respetar a los adultos y a otros niños, ya que el respeto es una parte importante de crecer para ser una buena persona. Pero hay algo más, y que quizás es aún más importante, enseñarles a respetarse a sí mismos primero y hacerse respetar por lo demás.

Los padres solo quieren que sus hijos crezcan felices y aprendan a ser personas exitosas. Pero en el camino de la vida, todos nos encontramos con personas tóxicas que roban nuestra energía e incluso intentan sabotear el éxito. Por eso es necesario y muy importante que los niños aprendan a protegerse de las personas tóxicas.

Las personas tóxicas pueden venir en forma de maestros, entrenadores, familiares, padres (los suyos y los padres de otros) y amigos. Lo único que alguien necesita para ser tóxico es una boca. El potencial está en todos nosotros.

Los adultos deben ser una fuente de apoyo, seguridad y confianza para los niños.

Por lo menos, no deberían hacer daño. Cuando son una fuente de vergüenza, ansiedad o estrés, el riesgo para el niño es demasiado para permitir que continúe. Aunque es importante brindarles a nuestros hijos la oportunidad de ser resistentes a las personas difíciles, parte de ser resistentes es saber cuándo trazar una línea gruesa y audaz entre nosotros mismos y otros. Los niños necesitan nuestra supervisión y nuestra guía para poder afrontar relaciones con personas que los molestan e irritan continuamente.
A veces, eso significa avisarles cuando no apoyamos algo que un adulto en sus vidas haya dicho o hecho y darles permiso para cerrar la influencia de aquellos que contaminan su autoestima, su felicidad y su concepto personal. No siempre es fácil o posible retirarse de una relación, pero con nuestro apoyo pueden minimizar la influencia y el impacto de aquellos adultos quebrantados que de otra manera podrían hacer daño.

¿Cómo es una relación tóxica? Son aquellas en las que el comportamiento negativo de una persona puede causar un daño emocional o contaminar la forma en que un niño se ve a sí mismo. Pueden provocar ansiedad, depresión, enfermedades físicas y sentimientos de aislamiento. Los niños pueden terminar culpándose a sí mismos y sentirse culpables o vergüenza. Incluso si hay algo en nuestros hijos que necesita un pequeño empujón en una dirección diferente, cualquier comportamiento que los haga sentir menos o avergonzados, puede dañar su autoestima.

Todos tenemos una voz interior. Es la que habitualmente nos dice cómo estamos, si somos lo suficientemente buenos, cómo creemos que el mundo nos ve, qué hemos hecho mal y qué hemos hecho bien. Cuando un adulto es tóxico, el riesgo es que inconscientemente el niño lo capte y haga suyas las palabras o comportamientos inadecuados suyos propios. Los niños nacen maravillosos. Nuestro trabajo como adultos en sus vidas es asegurarnos de que sepan esto y minimizar el efecto de cualquiera que pueda influir en ellos para que sientan lo contrario. Cuando los niños se sienten estúpidos, lentos, traviesos, molestos, no confiables, incapaces o silenciados en respuesta a comentarios de cualquier adulto en sus vidas, es hora de que seamos su voz.

Los niños no siempre podrán decir cuando algo no les sienta bien, especialmente si es en respuesta a un adulto a quien se le ha enseñado a respetar su autoridad o a sus intenciones de confiar.

La primera señal de que algo no está bien podría estar en su comportamiento. Aquí hay algunas cosas a tener en cuenta.

Recuerda, estás buscando cambios que se diferencian de lo normal:

– Parecen retirados.

– No quieren ir a un lugar al que antes no tenían problemas para ir (por ejemplo, a la escuela, al fútbol, a bailar). Recuerda que está buscando cambios en la norma. Si tu hijo siempre tuvo problemas para despedirse en la escuela, eso no significa que haya alguien con quien tenga problemas. Lo que es más probable es que está un poco ansioso por dejarte.

– Lloran más fácilmente de lo habitual, o más a menudo.

– Tienen falta de energía.

– No están tan interesados en las cosas que solían disfrutar.

– Tienen dolores de estómago inexplicables, dolores de cabeza u otros dolores o enfermedades.

– Se vuelven pegajosos.

– Son agresivos o más malhumorados de lo habitual.

– Parecen más preocupados de lo habitual.

– Parecen más controladores de lo normal. (Cuando hay algo que se siente fuera de control en una parte de sus vidas, una respuesta normal es tratar de tomar el control sobre otras cosas).

– Tratan a sus hermanos de manera diferente (pueden tratar a las personas más jóvenes en sus vidas de la manera en que sienten que alguien los está tratando).

Cómo explicar quiénes son las personas tóxicas para los niños.

El primer paso que deben aprender los niños es principalmente diferenciar lo que es una persona tóxica. Deben entender que la persona tóxica:

– Cuando una persona que les da un mal presentimiento cuando estamos a su lado (sin razón aparente).

– La persona que cuenta cosas que les hieren emocionalmente.

– Personas que critican a los demás o tratan de hacer mal.

– Los que humillan.

– Los que insultan.

– Los que parecen buenas personas, pero la realidad es que son manipuladores.

– Las personas que les gusta dejar en evidencia y hacer sentir avergonzado a otra persona.

Pero para que un niño esté protegido de personas tóxicas, debe saber que será necesario distinguir para aprender algunas estrategias que ayudarán a protegerlo. A veces, estas personas tóxicas son personas que están demasiado cerca del niño, como un maestro, un miembro de la familia o un compañero de clase. En este caso, es necesario hacerle saber que aunque las personas tóxicas a veces son personas demasiado cercanas, igualmente ellos tienen el poder final para decidir si su comportamiento las afecta o no. ¿Pero qué deben aprender los pequeños?

6 maneras de enseñar a los niños a protegerse de personas tóxicas

1. Mejora tu carácter y autoestima. Las palabras o el comportamiento de los demás no tienen que ser algo que los influya.

2. Distinguir si esa persona es realmente tóxica o no.

3. Si el niño no distingue su propio sentimiento negativo, el cual es el que le causa circunstancias incómodas (por ejemplo, si el niño siente ansiedad cuando está nervioso, si tiene algún comportamiento apropiado, etc.).

4. El niño debe saber que en cualquier circunstancia recibirá el apoyo de sus padres.

5. Información sobre establecer límites para otras personas. Los niños nos dicen que todos tenemos una barrera protectora que nos ayuda a nuestro alrededor y que puede hacerse muy fuerte. Es una barrera protectora invisible pero poderosa. Cada vez que se encuentre en una situación en la que haya una persona tóxica cerca, debe «activarla» para que nada que la otra persona haga o diga tenga alguna influencia.

6. Siempre debe ser amable y respetuoso con los demás para obtener el mismo comportamiento, incluso de personas tóxicas.

Una mala decisión o una relación difícil no es necesariamente tóxica. La línea puede ser un poco borrosa. Las personas tóxicas son usualmente maestras en la sutileza del arte de la manipulación y tienen la habilidad de escabullirse de la culpa, cuando en realidad su fin es la manipular situaciones y sentimientos por su conveniencia.

Afortunadamente, los niños suelen ser expertos en detectar cuando algo, o alguien, está mal. No me refiero a un profesor malhumorado ni del día en que se los culpe por algo que no es su culpa. Me refiero a un comportamiento continuo que se lo hace avergonzarse, sentirse menospreciado y «malo». Es posible que los niños no siempre hablen sobre eso porque no siempre tienen las palabras, por lo que depende de nosotros como adultos en su vida notar los cambios en ellos y escuchar cuando intentan decirnos que algo no está bien.

Toda la información que te damos en este artículo es orientativa ya que cada persona es diferente por lo que para establecer un diagnóstico y un tratamiento es indispensable que acudas a tu médico.

 

Carolina González Ramos

Edda Virtual Solutions

¿Tienes alguna pregunta o comentario? ¡Escríbenos!

¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar:

Escrito por:

contacto@tipsdemadre.com
Actualizado: 2019-03-13

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.