¿Qué te interesa?

Haz un alboroto por tu hijo

Español

Artículo escrito por Male Capetillo convocatoria SeBuscanMamás

Aplaude y grita fuerte emocionándote porque aprendió a agarrar su sonaja, haz fanfarrias y toma mil fotos de su primer a sonrisa, su primer paso, su primer día de clases.

Tira de las ventanas confeti y serpentina con su primera calificación perfecta; hazlo y no pares de repente porque es su obligación portarse bien o ya está grande para esas tonterías.

¿Qué tan grande es el campeón de boxeo que cuando gana la competencia busca en el público a mamá para ver su mirada de orgullo y cuando pierde requiere sus ojos de consuelo? Haz un alboroto por tu hijo se ese padre o madre escandaloso de los partidos que lleva pancartas y una porra de primos y vecinos gritones aun cuando su hijo estará en la banca.

Recuérdale que es amado, respetado y querido, grita de orgullo porque aprendió a amarrarse los zapatos a leer de corrido a tomarse selfies solo.

Carajo arma un alboroto por tus hijos cuando ves que se sienten solos y atrapados en un hoyo del mundo, intimidados por el bully de la clase o más callados de lo normal, metete a su cama aunque te saquen y abrázalo fuerte aunque te diga que te quites, bésalo, contenlo y deja que las lágrimas y el silencio llenen el espacio.

Arma una revolución aunque te digan que exageras cuando tu pareja o ex pareja le rompe las promesas, alza la voz cuando es tu hijo quien se está tornando oscuro y violento. Sacude si es necesario a los otros para que te apoyen, corta y retira lo que les esté haciendo daño que estamos en tolerancia cero.

Arma un caos en la cocina e intenta las galletas más malas del mundo si eso es lo que ha querido hacer los últimos 6 meses pero a ti no se te ha dado la gana.

La cocina se limpia, las lágrimas pasan, amigos van y vienen por la vida; no te quedes quieto y pasivo haciéndoles creer que te han decepcionado, que te aburren, que te has acostumbrado a ellos como un objeto más dentro de la casa.

Suelta el teléfono, los pendientes, los pretextos, ponte el pijama y haz el fuerte aquel que les construías con sábanas…Sé padre de casa un ratito y no el adulto trabajando eternamente.

Haz un alboroto por tus hijos no por sus primeras veces, sino por las últimas y las de cada mañana.

Sigue tomándote 15 minutos para acostarte a su lado a hacer nada y hablar de todo o simplemente sentirlos y permitirles sentirte ahí; PRESENTE Y ACCESIBLE.

Haz un alboroto por toda la casa porque se han comido los guisantes y a sus 21 aun dicen por favor y gracias.
Sigue apareciéndote en fachas frente a sus amigos mientras andan tramando como darte la vuelta y sácales ventaja.
Sigue gritando como si hubiera descubierto la cura para el cáncer cuando ayuda en casa o arma su primer robot, cuando tiene algún baile o participa ayudando a otros.

Sé el papá o mamá que se quedan mirando todos emocionados cuando da el discurso de graduación y estalla en lágrimas.

Haz un alboroto cada día que la vida te los preste para que (aunque odien admitir que les encanta) sigan reafirmando que les amas.


¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar: