¿Qué te interesa?

El living, el corazón de la casa

Algunas personas dicen que el living es el corazón de la casa, otros opinan que es la cocina y algunos sostienen que es el comedor. Lo cierto es que el corazón de la casa es el lugar donde se pasan los mejores momentos a solas o acompañados y su ambientación habla de nuestra forma de vida y de nuestros gustos personales.

La decoración de nuestro hogar muestra cómo somos y cómo nos gusta vivir. Habla de los rincones personales en los que podemos disfrutar del día a día y de los pequeños detalles cotidianos que nos otorgan grandes placeres. Planear reformas y cambios contribuye a nuestro bienestar y nos lleva por caminos inimaginables a la hora de crear. Decorar nuestra casa es una tarea creativa.

Desde el principio es ideal tener en claro qué queremos lograr en los comedores, pero también es bueno que nos dejemos llevar por los acontecimientos y hagamos cambios sobre la marcha.

Hoy por hoy, no hay patrones rígidos ni establecidos; la combinación de estilos y la libertad de elegir están a la orden del día y solo depende de lo que queramos lograr. Cualquier opción es válida y siempre se encuentra la gran solución para todos los gustos y todos los espacios.

No olvidemos que cambiar los muebles de lugar o reemplazarlos, introducir nuevos accesorios o simplemente insertar algún nuevo elemento con colores vibrantes y texturas diferentes puede llegar a ser un excelente acierto que no nos lleve demasiado tiempo.

  • Salones renovados con imaginación

La decoración de las salas implica que lo primero que tenemos que hacer es observar el ambiente y tomar las medidas; después decidir qué es exactamente lo que queremos lograr y poner en marcha nuestra misión.

Hay que tener en cuenta siempre que el confort es lo más importante: debe haber un espacio libre para la circulación y debemos tratar de ubicar estratégicamente los objetos más interesantes. No hay que olvidar, también, que siempre hay otras miradas que pueden ayudarnos.

Aprovechar cada centímetro con creatividad no es abarrotar de elementos decorativos, sino que también es saber crear espacios despojados para lograr una sensación de amplitud que nos permita descansar visualmente.

Y si de lograr amplitud se trata, no está de más recordar que el color blanco es la indiscutida estrella absoluta y que los colores contrastantes en los accesorios harán el resto.

Además de los cortinados, los cojines, las mantas y la ropa de cama; hay miles de objetos para la decoración de las habitaciones principales de la casa. Por ejemplo, podemos optar por accesorios como un espejo que otorga amplitud y luminosidad, a la vez que genera calidez y un cierto aire de magia, o por alguna lámpara de elegante diseño para poder leer por las noches.

Una alfombra es otro detalle importante: introduce color sin acaparar demasiado protagonismo y garantiza calor en el invierno y fresco en el verano. Es considerable destacar que las alfombras actuales vienen provistas de propiedades antiácaros y son muy resistentes.

  • Otros sitios para el descanso

La decoración de los cuartos de los niños y de los cuartos de huéspedes puede seguir el patrón general del estilo de la casa; pero en las habitaciones infantiles se puede jugar con los colores vibrantes y colocar vinilos con frases o dibujos; y pizarrones para que los chicos se entretengan.

El comedor y su universo nos hablan de la importancia de contar con un espacio cálido, cómodo y ameno que invite a la tertulia y a los encuentros sociales. Debe estar ubicado lo más cerca posible del acceso a la cocina y tenemos que tener presente, al elegir los muebles, que estos guarden proporción con el espacio; por eso es más que relevante la elección de la mesa.

Hay gran variedad de juegos de comedor en el mercado. Podemos elegir juegos de comedor modernos, comedores de madera, comedores populares y comedores clásicos y distinguidos. Lo importante es poder lograr la escenografía acorde a nuestro gusto y a nuestras necesidades.

Un detalle a recordar es que los vajilleros son un mueble fundamental para equipar los comedores y jerarquizar el ambiente.

Un vajillero otorga sensación de romanticismo y calidez; organiza la vajilla y en sus vitrinas vidriadas luce con orgullo las tazas y los platos de porcelana que nos legó la abuela.

  • Cómo elegir la mejor mesa

Una mesa de centro siempre funciona como elemento decorativo y engalana el ambiente. Puede ser redonda, cuadrada o rectangular.

Las redondas son ideales para espacios pequeños porque facilitan la circulación. También son las más recomendables para las casas donde hay niños porque no tienen puntas. Las mesas cuadradas y las mesas rectangulares tienen la virtud de poder ser apoyadas sobre la pared y generar más espacio circundante.

No olvidemos que contar con mesas extensibles y auxiliares es una gran solución al momento de los eventos más concurridos.

Actualmente, en los comedores queda muy bien la mezcla de estilos: algo clásico, algo campestre y algo sofisticado puede crear un contraste verdaderamente asombroso donde todo vale.

  • Hablemos de sillas

También al elegir las sillas de los comedores podemos jugar con los contrastes.  Por ejemplo, si el juego de comedor es de madera clara, podemos optar por disponer sillas más oscuras o con algún detalle que las distinga del material de la mesa. También podemos combinar diferentes estilos y tapizados, pero siempre teniendo un hilo conductor que armonice.

Entre la gran variedad que el mercado nos ofrece es importante que tengamos en cuenta el uso que les daremos; no olvidemos que forman parte activa de las reuniones y deben ser cómodas.

  • Renovarse es vivir

Renovarse es beneficioso y si estamos decididos a comenzar con los cambios y las reformas, recorrer Falabella será una invitación a la inspiración y a llevar los productos hechos a la medida de nuestra imaginación. Solo es cuestión de decidirse a emprender y echar manos a la obra.


¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar: