¿Qué te interesa?

Consejos de decoración de cuartos para bebés para mamás primerizas

Español English

Ser mamá primeriza es toda una aventura pero sin duda, también es una de las experiencias más hermosas de la vida. Y es justo en el momento que vemos la carita de nuestros pequeños que nuestro mundo cambia por completo y no queremos hacer otra cosa que dedicarnos a ellos. Parte de convertirnos en madres, es aprender que hay muchas cosas por descubrir. Por eso, es necesario estar informadas sobre su desarrollo, crianza, lactancia, estimulación temprana y más, para ayudarlos a crecer de la mejor manera.

Aquí entra la decoración de sus cuartos. Para ayudarte, en Tips de Madre preparamos para ti estos 5 consejos útiles a la hora de comenzar a decorar la habitación de tu bebé por primera vez. 

1. Decoración de cuartos para bebés: Empecemos por las paredes

Cuando se trata de decorar una habitación para bebés, siempre debemos comenzar por el color de las paredes. 

Es probable que después de algunos meses de embarazo hayas comenzado a imaginar cómo decorar la habitación de tu bebé. Pero hasta que no sabemos el sexo, nos cuesta mucho elegir el color ideal. Sin embargo, no es necesario esperar a conocer el sexo de tu bebé para elegir un color. Puedes aventurarte en la pinturería y comenzar a explorar distintas combinaciones. 

Recuerda que ya resulta casi anticuado el típico rosa para las niñas y azul para los niñoos. Estamos en una época donde podemos probar muchas paletas y tonos de colores. Lo que sí tienes que tener muy en cuenta, es que, para los cuartos de bebés, lo mejor son los tonos pastel y colores neutros. De este modo podemos crear un ambiente donde prevalezca la armonía y el bebé pueda descansar. 

Así que evita colores como el naranja fuerte, el amarillo e incluso el rosa o azul muy oscuros. Siempre y cuando te vayas por los tonos pastel, como por ejemplo el color arena, el azul aqua, el beige o el blanco, será lo ideal para crear un ambiente más tranquilo para tu peque. 

2. La iluminación es esencial para el descanso del bebé: 

La iluminación en el cuarto de un bebé es más que algo decorativo. Ya que los niños recién nacidos son muy susceptibles a la luz. De hecho, una mala iluminación puede llegar a alterar los ritmos circadianos del sueño de nuestros pequeños, impidiendo que puedan descansar correctamente. 

¿Saben lo que eso significa mamás?, que, si el bebé no puede dormir, es probable que quiera llorar. 

Entonces, como consejo número 2, te recomendamos que prestes mucha atención a la iluminación. Y si tienes ventanas en la habitación, te asegures de tener cortinas o persianas de buena calidad. Sobre todo, porque los bebés recién nacidos pasan gran parte del día durmiendo y no queremos que nada perturbe su descanso. 

Otra cosa que puedes hacer, es comprar un par de lámparas que tengan la función de graduar la luz para crear un ambiente más acogedor por las noches. 

3. Debemos prestar atención a los suelos de la habitación:

El tiempo pasa volando cuando se trata de niños pequeños y sin darte cuenta, un día tu bebé pasará de la cuna, a estar gateando por toda la casa, y después a dar sus primeros pasos. Por eso, el piso es tan importante cuando se trata de decoración de cuartos para bebés. Porque es aquí donde pasarán la mayor parte del tiempo.

Nuestro consejo es que procures que los pisos de la habitación sean completamente seguros para tu pequeño, pasan muchas cosas cuando están aprendiendo a gatear y a caminar, y siempre vas a querer que sea lo más seguro posible. 

Una buena idea es conseguir una alfombra de goma que cubra gran parte del piso. Lo bueno de este tipo de paneles, a diferencia de las de moquetas, es que no acumulan tanto el sucio y los ácaros. Además de ser lavables. 

4. Elige siempre materiales naturales:  

Una de las cosas a las que menos prestamos atención cuando se trata de decoración de cuartos para bebés, es a los materiales. Pero en realidad, son igual de importantes. Debemos evitar los muebles en madera maciza y sobre todo los aglomerados y barnices (más si están recién pintados). 

Aunque para nosotros sea imperceptible, los químicos que están en las pinturas de los muebles pueden resultar tóxicos y provocar reacciones alérgicas al bebé. Y para la sábana, almohadas o mantas, también son mejores las fibras naturales 100% de algodón. 

Ten en cuenta que la piel de los bebés es muy delicada y se pueden llegar a irritar por el roce, si tienes sábanas con mucho poliéster. 

5. No es necesario tener tantos muebles, elige aquellos que realmente sean funcionales: 

Es probable que, al decorar el cuarto de tu bebé, quieras el combo completo con todos los muebles de la habitación. Pero la realidad es que tu bebé apenas se puede mantener de pie en su cunita. Así que no le des tanta importancia a la idea de tener todos los muebles y céntrate más bien en aquellos que son funcionales. 

Como, por ejemplo, una silla cómoda que puedas poner en el cuarto para sentarte y alimentarlo cuando lo necesite. Un clóset o armario para guardar pañales, ropa y sábanas. Y un cambiador donde puedas apoyarlo cuando tengas que cambiar su pañal (aunque a veces lo hacemos en la cama, pero resulta cansado estarse agachando). 

Déjanos en los comentarios si habías pensado antes en algunos de estos consejos que te damos en Tips de Madre. 


¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar: