¿Qué te interesa?

¿Qué puedo hacer para cuidar las cicatrices cuando hace frío?

Español

Así puedes proteger tu cicatriz del frío y al mismo tiempo acelerar su curación.

 La cicatriz que a veces miras cuando estás frente al espejo se hace más presente con el cambio de clima ¿no es verdad? Pasa desapercibida en el ambiente cálido, pero con el frío, es común que pueda molestar un poco.

Además de usar productos de una farmacia dermatológica para darle un mejor cuidado, te diremos qué más hacer en tu vida cotidiana para evitar que esté tan sensible al clima y cierre con más velocidad.

El proceso de cicatrización

Para saber cómo evitar las molestias en las cicatrices por el frío, lo primero que debemos entender es cómo sucede la curación de este tipo de heridas. Comprender a tu piel es el primer paso para darle lo que necesita.

El propósito de la cicatrización es volver a unir los tejidos que fueron lastimados a partir de una cirugía o incisión. Ocurre de manera natural y se trata de un proceso complejo de tres fases que dura no menos de dos años: inflamatoria, proliferativa y de remodelación.

Que cicatrice de manera adecuada o no, también depende de estos factores: el lugar donde se encuentra la cicatriz, el tamaño y profundidad de la herida, tu tipo de piel, tu edad, así como la sutura y materiales que se emplearon para cerrar.

¿Cómo cuidar tu cicatriz del clima de invierno?

En caso de que haya cerrado correctamente y ahora tenga un aspecto suave, blanquecino y sin dolor, no te afectará el frío, pero si aún está pasando por alguna de las fases del proceso que ya mencionamos, es momento de ayudarle a tener menos dificultades agilizando su cierre.

Hidrátala

Utiliza una crema, aceite o un gel especial para lesiones en la piel como kitoscell para hidratar tu cicatriz a profundidad y ayudarle a mantener su elasticidad y salud.  Usar uno de estos productos favorecerá el proceso reduciendo la inflamación y tonificando los tejidos.

Protégela de los rayos UV

Todos sabemos que la radiación ultravioleta no es nada beneficiosa para la piel, menos para las cicatrices. Evita exponer tu cicatriz a los rayos UV, incluso en temporada invernal por lo menos durante el primer año, para que no quede pigmentada por siempre.  

Masajéala

Los masajes son beneficiosos en todas las partes del cuerpo, incluso en las cicatrices. Puedes hacerlo cuando vas a hidratar tu cicatriz, realizando movimientos circulares sobre ella. Esto favorecerá que se deshagan las adherencias que complican el proceso de recuperación.

Presiona un poco

Presionar un poco la cicatriz tiene muchos beneficios para que sane más rápido y mejor, además de que estará menos sensible. Algunos de ellos son: unir más los tejidos, evitar hematomas, prevenir hipertrofia, entre otros.

Deja el cigarrillo por un tiempo

Uno de los efectos negativos de fumar tabaco es que disminuye el nivel de oxígeno en la sangre, por tanto la cicatrización es más lenta y la herida seguirá algo delicada. También es importante que estés en habitaciones libres de microbios y humo de tabaco.

Reduce el tiempo de la ducha

La humedad favorece la generación de infecciones y hace más lenta la cicatrización, así que evita tardarte mucho al bañarte y deja la natación para después. El contacto con el agua debe ser breve, más aún si es fría. De lo contrario, la cicatriz se verá más y le quedará un color intenso. 

Ahora sabes qué hacer para cuidarla del clima y otros elementos mientras sana. Recuerda que el proceso de recuperación de la piel y tejidos no es nada sencillo, así que tenle paciencia, aplica estos consejos y protégela con los mejores productos dermatológicos.

 


¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar: