¿Qué te interesa?

Cómo interpretar los percentiles de crecimiento

¿Está creciendo bien mi hijo? Hablando sobre los percentiles de crecimiento

Tu hijo tarda de 18 a 24 años en alcanzar su estatura adulta. Pero la mayor parte del proceso de crecimiento tiene lugar durante los primeros dos años de vida. Por ese motivo se conoce a esta etapa como de “crecimiento acelerado”. En las visitas al pediatra se realiza un seguimiento el crecimiento. El peso corporal, la estatura y el perímetro cefálico de tu bebé se miden regularmente. El peso y la altura se dibujan en un gráfico, la llamada curva de crecimiento. Esta curva muestra cómo se relacionan la estatura y el peso de tu bebé con sus pares, bebés de su misma edad. El perímetro cefálico es una buena medida del contenido cerebral y, por lo tanto, del crecimiento cerebral de tu pequeño.

Los padres no debemos obsesionarnos con estos datos porque esto no es una carrera ni un ranking, ni tampoco el objetivo es que suba de percentil a toda costa. Se trata de que tu hijo vaya creciendo de forma armónica y proporcional a su talla y que en cada una de sus revisiones el pediatra te confirme que tu hijo no tiene ningún signo que justifique realizar estudios complementarios.

Todos estos datos están registrados en una cartilla o libreta medica. Este folleto de datos personales sobre su desarrollo es importante tenerlo actualizado y guardarlo, porque contiene información que también puede ser útil en el futuro, ya que un seguimiento del crecimiento y desarrollo físico de no solo en bebés, sino también en niños y adolescentes.

En esta libreta aparecen las tablas de crecimiento, que consisten en una serie de curvas de percentiles que ilustran la distribución de las medidas corporales seleccionadas en los niños.

 

Cómo interpretar los datos

El resultado del percentil se establece en un valor del uno al 100. Por ejemplo, si un bebé presenta un percentil 70 en altura, esto quiere decir que aproximadamente el 30 por ciento del resto de niños cuenta con una altura mayor, mientras que el 69 por ciento tiene una altura menor.

Los percentiles se distinguen, en primer lugar, entre lo que son para niños o para niñas. Una vez determinado el sexo, las tablas de crecimiento más habituales son:

– Estatura para la edad.
– Peso para la edad.
– Peso para la longitud.
– Peso para la estatura.
– Índice de masa corporal para la edad.
– Perímetro cefálico para la edad.
– Perímetro braquial para la edad.
– Pliegue cutáneo subescapular para la edad.
– Pliegue cutáneo del tríceps para la edad.

En la línea horizontal usted busca la edad de tu bebé, en la línea vertical se fija el peso, la altura o la circunferencia de la cabeza de tu bebé.

La intersección entre el peso y la edad nos da información sobre el peso de tu bebé en comparación con los niños de la misma edad. Por ejemplo: 6,75 kg a los 5 meses en la línea de P50 (= percentil 50). Esto significa que el 50 por ciento de los niños pesan más que tu bebé, pero el 50 por ciento de los niños también pesan menos. Si tu bebé pesa 7,25 kg a los 5 meses, entonces esto está en la línea de P75. Esto significa que el 25% de los niños pesan más que tu hijo y el 75% menos.
De una manera similar, la intersección entre la altura y la edad nos da información sobre el tamaño de tu bebé en comparación con los niños de la misma edad y la intersección entre el perímetro cefálico (circunferencia de su cabeza) y la edad dice algo sobre el perímetro cefálico de tu bebé.

Si se combina la curva de altura y peso, entonces se sabe si la altura y el peso están en una buena proporción entre sí.

Por ejemplo, un niño que se sienta en P90 para la altura y en P90 para el peso no mostrará grasa. Se trata de un niño que tiene el peso adecuado en relación con su estatura. También hay una buena probabilidad de que este niño coma mucho más que un niño que este en el percentil P10 por su altura y peso. Si tu bebé está en P10 para la altura y P90 para el peso, hay una gran diferencia entre la altura y el peso puedes decir que esto está fuera de proporción. Lo contrario también es posible: tu bebé es grande (P90) y ligero (P10).

 

Te puede interesar: ¿Cómo sé si mi hijo se está estirando?

 

Los niños generalmente siguen la curva donde comenzaron al nacer, el peso y la talla del los recién nacidos están condicionados por una serie de factores como la edad gestacional, la herencia genética, la evolución del embarazo, que la madre se haya alimentado bien entre otros.

En las siguientes mediciones, se verificará si está creciendo aproximadamente a la misma velocidad que el resto de sus compañeros. Estos compañeros tienen la misma altura y peso. De esta manera, las anomalías se pueden detectar rápidamente. Así que no es tan importante en qué curva está tu bebé, pero es importante que siga bien su curva.

No te concentres sólo en los números, sino que siempre debes mirar el contexto. ¿Es feliz, saludable y activo? Entonces no tienes que preocuparte si come un poco menos o si es un poco más bajo o más alto que el resto. El niño promedio no existe. Por lo tanto, tengas en cuenta las grandes diferencias individuales entre los bebés. Después de todo, el crecimiento no sólo depende de la hormona del crecimiento. Los factores familiares y hereditarios también juegan un papel importante. Si los padres no son altos, no debe sorprenderte si tu bebé sigue una curva P10 o P25.

Los niños que tienen un peso muy bajo al nacer, por ejemplo los bebés prematuros, pueden seguir una curva que es inferior a P3. Como resultado, su altura y peso quedan fuera de las curvas de crecimiento. Esto no es un problema, siempre y cuando su peso y altura aumenten gradualmente. Su altura y peso seguirán su curva personal, que está por debajo de las curvas estándar. Tampoco hay ningún problema para ellos, a menos que la altura y el peso estén demasiado separados o que la curva muestre un pliegue.

 

Factores que influyen en el crecimiento de un niño:

Factor Hereditario: los genes tendrán gran influencia en la talla final que alcance tu hijo. Mientras no concurran factores externos que lo impidan, el niño crecerá influenciado por su potencial genético.

Factores nutricionales: la alimentación juega muy papel muy importante en el desarrollo no solo físico sino intelectual de tu hijo, una dieta equilibrada permite desarrollar al máximo su potencial genético.

Factores relacionados con las condiciones sanitarias: las vacunas, nuevos fármacos, la detección precoz de enfermedades y síndromes que influyen en la talla, la posibilidad de corregir alteraciones hormonales, metabólicas, etcétera, y los frecuentes controles médicos permiten subsanar contratiempos que afectan al crecimiento.

Factor relacionado con la actividad física: Es muy positico estimular a ls niños ya desde bebés para que tonifiquen los músculos, oxigenen los tejidos y con el fin de favorecer y estimular el crecimiento. Según van creciendo, los paseos y las salidas al parque son obligatorios.

Factores relacionados con la calidad del sueño: el descanso nocturno resulta imprescindible para un buen crecimiento. Según indican los endocrinos, entre el 70% y el 80% de la hormona del crecimiento es secretada durante el sueño.

Factores relacionados con el bienestar y el amor: está demostrado que los niños que han sufrido grandes carencias afectivas (abandono, maltrato, desatención…) crecen menos que otros niños de su misma edad. Estos pequeños, sometidos a estrés o ansiedad, segregan en su organismo grandes cantidades de somatostatina, una hormona que inhibe la liberación de la hormona del crecimiento.

En conclusión como te hemos dicho anteriormente, es muy positivo que lleves junto con el pediatra un seguimiento del crecimiento de tu hijo, pero intenta no caer en la obsesión o la comparación excesiva.

Lo importante es que tu hijo tenga un desarrollo constante y sano dentro de su curva personal de crecimiento, sea activo y sobre todo muy feliz. Tu hijo es único, por eso lo amas tanto, intenta tenerlo siempre presente.

 

Toda la información que te damos en este artículo es orientativa ya que cada persona es diferente, por lo que para establecer un diagnóstico y un tratamiento es indispensable que acudas a su pediatra.

 

Carolina González Ramos

Edda Virtual Solutions

¿Tienes alguna pregunta o comentario? ¡Escríbenos!

¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar:

daf_icon Escrito por:

contacto@tipsdemadre.com
Actualizado: 2019-12-27

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.