¿Qué te interesa?

Cómo enseñarle honestidad a un niño

Español English

Uno de los más grandes desafíos para los padres, es enseñarle valores a los niños de tal forma que entiendan la razón por la que deben demostrarlos. El valor de la honestidad, por ejemplo, es un principio moral que impulsa a las personas a hacer lo correcto, aunque no existan testigos del hecho. A continuación, aprenderás cómo puedes enseñar honestidad a un niño y por qué es tan importante hacerlo desde pequeños.

La importancia –y el desafío– de la honestidad y las mentiras

Criar niños honestos es el objetivo de todo padre. Se convierte en un desafío, porque en su inocencia los niños tienden a tomar lo que les atrae o mentir para salir de apuros.

De acuerdo a estudios realizados por la Universidad Brock, mentir es un proceso normal del desarrollo cognitivo del niño. La investigación muestra que esta capacidad se evidencia cerca de los 2 años, acentuándose luego de los 4 años. Además, añaden que la mayoría miente para ocultar travesuras y que el índice de mentiras se mantiene durante la infancia.

¿Cómo corregir las mentiras de un niño?enseñar honestidad

Entender por qué los niños mienten y el proceso que atraviesan al hacerlo, te ayudará a tomar las medidas más convenientes. Recuerda que tu objetivo es mostrarle la ventaja de decir la verdad, y enseñarles este claro y firme mensaje: mentir tiene consecuencias negativas.

La honestidad es una condición indispensable para las relaciones humanas, con la familia, amigos y consigo mismo, y ellos deben darse cuenta de esto. Aunque no es tan sencillo como enseñar gramática, matemáticas u otros temas, existen varias estrategias que te ayudarán a cultivarla en sus mentes.

 

  1. Enseña con el ejemplo

Los niños tienden a imitar a los adultos, especialmente a sus padres, con quienes pasan más tiempo. Estudios realizados en la Universidad de Yale han demostrado que durante los primeros 5 años los niños imitan a los adultos en hábitos positivos y negativos. Igualmente, otra investigación conducida en la Universidad de Londres, revela que esta facultad de aprender a partir de lo que observan y escuchan, se desarrolla desde los 18 meses.

Además, la universidad en Singapur realizó otro estudio que demostró que las mentiras de un padre pueden afectar el futuro comportamiento de sus niños al crecer. El famoso dicho que reza: “Las palabras convencen, pero el ejemplo arrastra” son bastante ciertas en este caso. Practicar a diario la honestidad como padres, desde los detalles más pequeños hasta los más esenciales, les hará más sencillo a ellos adoptarla entre sus principios.

En este sentido, evita mentir para salir de apuros delante de ellos, sea al atender el teléfono, al recibir alguna visita inoportuna o al excusarte de algún modo para salir de una situación incómoda. De este modo, ellos podrán aprender a enfrentar las situaciones y encarar los asuntos como personas honestas, por supuesto sin caer en la imprudencia.

 

  1. Incentiva la honestidad para niños

Para convencerlos de que ser honesto es ventajoso, debe haber algún incentivo detrás. No necesariamente debe ser un premio tangible o dinero. Es importante que aprendan que mentir o robar, no es correcto, ni gracioso, ni tampoco útil. Haz que entiendan que, si son honestos, se ganarán tu confianza y tu respeto.

A través de la disciplina positiva puedes transmitirles que se trata de un asunto de seria consideración. Una vez que has discutido sobre honestidad con tus hijos, recompensa su buen comportamiento. En la mayoría de los casos el castigo no es la solución. Enfatiza los aspectos positivos, pues de esta forma ellos también ganarán más confianza.

 

  1. Evita los errores comunes que los llevan a ser deshonestos

Los niños deben entender que es mejor ser honestos desde el principio. En este sentido, muchas veces se cometen algunos errores comunes en nuestro esfuerzo por enseñarles a ser honestos:juegos 2020 ninos

  • Evita darles la oportunidad de mentir haciendo preguntas cuyas respuestas conoces.
  • Dales la posibilidad de confesar sus acciones y muestra cierto nivel de comprensión, esto será de gran ayuda.
  • Enséñales la diferencia entre ser honestos y ser imprudentes. No querrás que confiese asuntos familiares o privados delante de otras personas.
  • Pide su opinión en diferentes asuntos, ayudándolos a razonar sobre cómo se sienten algunas personas que el niño admira y quiere, si dice mentiras, o cómo se benefician todos si dice la verdad.
  • Evita decirles mentiras “blancas” o exageraciones, como: “si no te comes la ensalada, llamaré a la policía”.

 

  1. Historias, libros y canciones

¿Qué mejor manera de enseñar a tus hijos que utilizar recursos entretenidos? Existe una gran variedad de historias, libros e incluso canciones que ayudan a los niños a aprender sobre honestidad. Todas estas son formas divertidas de aprender valores para ellos, incluso ni siquiera se dan cuenta al hacerlo.

Aplicando estas sencillas claves, tus niños no solo pondrán en práctica este valor, sino que más que eso, lo volverán un hábito y aprenderán a ser responsables por sus acciones. Poco a poco, tus hijos irán entrenando su conciencia con valores tan importantes como la honestidad. Es deber de todos promover estos principios para que la sociedad sea ese espacio de bienestar tan anhelado.


¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar: