¿Qué te interesa?

Cómo cuidar, dormir, bañar y amamantar a un bebé recién nacido y lo que necesita

Después de un largo embarazo, finalmente tienes a tu bebé en tus brazos. Este es un momento especial y emocionante. La primera semana de tu bebé fuera del útero consiste en conocerse mutuamente, en la recuperación del parto y en disfrutar al máximo tanto como sea posible.

Después de 9 meses seguro y cálido, de repente, en un mundo exterior desconocido, sobreexpuesto y frío, es normal que a veces tu bebé llore o lo notes incómodo y no sabes por qué, no te preocupes, con el paso de los días, aunque no hable, irás entendiendo mejor sus señales.

No querrás soltar a tu hijo ahora que finalmente lo tienes en tus brazos, pero un minuto después del parto ya está sujeto a varias pruebas. Se verifican la salud de su hijo y se determina su puntaje de Apgar. Estas pruebas se repiten después de 5 y 10 minutos.

Todo esto es muy importante, pero no se debe dejar de lado el contacto piel con piel que todo recién nacido necesita con su mamá segundos después de salir del útero.

Tu bebé se ve un poco arrugado, y eso no es tan extraño. Después de todo, él ha estado en tu útero durante mucho tiempo y su cabeza ha estado atascada durante el parto. No te preocupes, dentro de unas semanas, esto mejorará completamente.

Aquí empezamos a contarte cómo cuidar, dormir, bañar y amamantar a un bebé recién nacido y lo que necesita.

Descanso

Pipí, popó, dormir y comer. Así es la primera semana después del nacimiento de tu bebé, tanto para tu bebé como para ti, son días de novedades, descubrimientos y sobretodo descanso después de todo lo que han pasado los dos, maravilloso pero también cansado y por momentos estresante.
Él duerme unas 17 horas al día y tú también necesitas mucho descanso para recuperarte.

Los primeros días estarás eufórica de felicidad pero también cansada e incómoda, es normal que tengas que usar durante unos días una mega venda de maternidad. Nunca lo esperaste, pero realmente lo necesitas. La placenta suelta ha dejado una herida y puede tomar algún tiempo antes de que se cure por completo. También se pierde lochia (o loquios), también llamada fluido de maternidad, después del parto. Esto puede continuar hasta 6 semanas después del parto, pero con el paso de los días irá mejorando.

Piel con piel

El contacto piel con piel debe ser un derecho de nacimiento de todos los bebés. Incluso una vez en casa este acto es beneficioso y placentero para ambos, papá también puede practicar este ritual afectivo para entablar contacto con su pequeño.

 

El cuidado del ombligo, y la cura del cordón umbilical

Después del nacimiento, a todos los bebés se les pone un clip de ombligo.
El muñón umbilical, parte del cordón umbilical, se seca al cabo de unos días. Cuando se va poniendo más duro y de color negro, eventualmente se cae. El muñón umbilical se seca más rápido cuando se agrega aire. Checa los tips para el cuidado del cordón umbilical aquí.

Infección del ombligo.

Si el borde del ombligo está rojo e hinchado, tu bebé puede tener una infección. A veces el ombligo también huele sucio. Cuida bien el muñón y contacta a la enfermera. Si tu bebé tiene fiebre, debes llamar con tu médico.

Tejido de recuperación

Con algunos niños, queda un trozo de tejido de reparación. En la clínica pueden marcarlo con nitrato de plata, para que desaparezca. Los bebés a veces pueden sufrir de un ombligo sangrante en el primer período, pero eso no duele. Esto puede deberse a que está limpiando mucho con un filtro de alcohol, por lo que la corteza se volverá a romper.

Fractura umbilical

Una hernia umbilical ocurre regularmente en los bebés. Eso es porque no hay suficiente formación de cicatrices en el borde del ombligo. Por lo general, una hernia umbilical desaparece automáticamente en el primer año. Una protuberancia en el ombligo puede reconocer una hernia umbilical. Tan pronto como tu bebé comienza a llorar, presione o tose, el bulto se vuelve más grande.

 

Momento del baño

Es normal sentirse ansioso por bañar a tu bebé por primera vez. Recuerda que ha estado rodeado de líquido amniótico durante los últimos nueve meses, por lo que está familiarizado con la sensación del agua. No es necesario que lo bañes por unos días, ya que tu pequeño solo necesitará un baño de esponja durante los primeros días, hasta que se le caiga el muñón del cordón umbilical. Además de que su piel necesita tiempo para adaptarse al mundo exterior, y ciertas telas y cremas perfumadas pueden causar irritaciones en la piel. No bañarse durante los primeros cuatro o cinco días, también evita la pérdida de peso, ya que cuando los recién nacidos están fríos (lo que puede ocurrir después de un baño) queman la grasa para producir calor.

Un baño diario de esponja para limpiar el área del pañal, el cuello y las axilas es más que suficiente, porque los recién nacidos no entran en contacto con mucha suciedad. La piel de un bebé es más sensible que la de un adulto, por lo que el agua del baño que a ti te resulte cómoda puede ser demasiado caliente para tu bebé. Una temperatura entre 35 y 37 ° C es la más adecuada.

 

Peso y temperatura durante los primeros días en casa

Pérdida de peso después del nacimiento

En la primera semana después del nacimiento, la mayoría de los bebés pierden un poco de peso. Eso es completamente normal, aunque no pueden perder más del 10% de su peso, porque eso puede ser perjudicial para él.

Temperatura de tu bebé

Los bebés aún no son capaces de regular el calor por sí mismos. ¿Cómo te aseguras de que tu bebé se mantenga a la temperatura? ¿Qué es normal y qué temperatura tienes que preocuparte?

Temperatura normal

Tanto los adultos como los bebés tienen una temperatura corporal normal entre 36.5 ° C y 37.5 ° C. Si está por encima de los 38 ° C, se considera que tu bebé tiene fiebre. Es muy importante vigilar su temperatura, sobre todo durante las primeras semanas. Los bebés no pueden regular adecuadamente su propia temperatura. Si tu bebé tiene demasiado calor, es posible que tenga fiebre. También se requiere vigilancia adicional durante el sueño, la muerte de la cuna se asocia, entre otras cosas, con la acumulación de calor.

¿Demasiado calor o demasiado frío?

Con un niño pequeño puedes sentir una temperatura normal al tocarle la frente, por lo que si tienes sospecha de que tu bebé tiene fiebre, no dudes en tomar la temperatura con el termómetro. Aquí te doy los mejores tips para esa terrible fiebre o temperatura.

 

Primeras deposiciones

La primera deposición de los bebés después del nacimiento es meconio. También puede tomar algunos días antes de que comience. Aproximadamente cuatro días después del nacimiento, tu bebé ha perdido todo el meconio. La apariencia de las heces depende de los alimentos que reciba tu bebé. Muchos bebés experimentan cólicos en los primeros meses.

Heces al amamantar

Las heces en la lactancia suelen ser de color amarillento o mostaza. Al principio, las heces a menudo vienen varias veces al día. Después de unas pocas semanas la frecuencia suele disminuir. Todo entre siete veces al día y una vez cada siete días entra dentro de lo normal.

Alimentación artificial.

Las heces de los niños que reciben nutrición artificial son diferentes de las heces de los niños amamantados. Las heces suelen ser más oscuras (amarillo / marrón) y más firme (pero suave). Las heces pueden venir varias veces al día, pero también una vez cada tres días. En los niños que reciben alimentos hipoalergénicos, las heces pueden volverse verdes (brillantes).

Si tu bebé tiene heces diferentes a las descritas anteriormente, pero si come y crece bien, generalmente no hay nada de qué preocuparse. Igualmente si tienes dudas, consulta con el pediatra.

Dificultad con las heces.

Un bebé recién nacido aún tiene que aprender a defecar. Es bastante normal que tu bebé se ponga rojo y, a menudo lo notarás incómodo por eso. También puede ser que tenga estos síntomas sin heces. Solo si tu bebé no ha tenido deposiciones 36 horas después del parto, el médico lo derivará al pediatra para un examen más detenido.

Una vez que el meconio ha sido eliminado completamente y tu bebé comienza a generar heces normales para su dieta, se reduce la posibilidad de problemas.

Si descubres que tu bebé sufre de heces duras, primero verifica si estás utilizando la fórmula correctamente. El estreñimiento a menudo es causado por la poca agua que se agrega a las cucharadas, de igual forma puedes cambiar a una dieta diferente que contenga más lactosa en caso de problemas persistentes. Consulta con el pediatra antes de cambiar. El cambio de una dieta a otra también puede causar problemas en los movimientos intestinales y / o los cólicos. En el centro de salud, también pueden aconsejarle sobre cómo cambiar la mejor nutrición.

Algunos padres notan que las heces salen cuando miden la temperatura de su hijo por vía rectal. No importa si esto sucede. Pero no es bueno usar el termómetro para liberar las heces. Existe la posibilidad de que el termómetro dañe el tejido frágil en el ano.

Diarrea

La diarrea significa que las deposiciones de tu bebé son tan liquidas como el agua y llegan con más frecuencia que en un día de lo normal. En los bebés, la diarrea puede llegar a ser peligrosa porque puede conducir rápidamente a la deshidratación, A veces dentro de las 24 horas. Por lo que es muy importante consultar al pediatra en estos casos para que nos indique como actuar.

 

Lactancia

Amamantar la primera semana es único y su primer calostro con leche es el alimento perfecto para alimentar y proteger a tu bebé recién nacido.
Si el nacimiento de tu bebé fue o no según lo planeado, averigua cómo iniciar la producción de leche materna, cuándo «sale» la leche, los beneficios de la lactancia materna y qué hacer si las cosas no salen como se espera o has decido no hacerlo.
Hay mujeres que tienen mas facilidad para generar leche, pero si no es tu caso, no desesperes, el truco esta en no dejar pasar ninguna toma, cuando mas se estimule el pecho, más leche producirás. Para muchas mujeres resulta algo doloroso y les cuesta generar leche, existen productos que pueden ayudar en esos casos, como son los saca leche, los cuales también ayudan a estimular el pecho y generar más producción de leche y cremas especiales para calmar el dolor del pecho. En algunos casos la crema la puedes usar sin problema ya que son inocuas para el bebé, con otros tipos de cremas, debes de limpiar la zona antes de volver a amamantar.

 

Ordenar las visitas

En casa, el control de las visitas se complica. Nuestros conocidos saben que durante días estaremos a todas horas en casa. Por eso se hace todavía más importante ser claros. Muchas veces, los malentendidos se producen porque no expresamos con claridad lo que deseamos. Y no hay que dudar incluso en cancelar una cita si no nosencontramos con ganas o si el bebé está irritable. Lo mejor es organizar una agenda de visitas, siempre dejando claro por adelantado que puede ser cancelada o modificada. Esto puede ser buena idea también para evitar que se acumulen más personas de las deseadas al mismo tiempo.

Lo mejor para ti en estos primeros días es que solo recibas visitas de las personas más cercanas, cuando pasen los primeros días te sentirás con más animo para ir recibiendo a más personas. La primera semana con tu bebé es principalmente para acostumbrarse el uno al otro. El contacto piel con piel es importante durante este periodo, así que mímalo mucho, mímate tú y disfruta de esta situación tan especial en la vida.

Toda la información que te damos en este artículo es orientativa ya que cada persona es diferente por lo que para establecer un diagnóstico y un tratamiento es indispensable que acudas a su pediatra.

 

 

Carolina González Ramos

Edda Virtual Solution

¿Tienes alguna pregunta o comentario? ¡Escríbenos!

¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar:

daf_icon Escrito por:

contacto@tipsdemadre.com
Actualizado: 2019-03-04

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.