¿Qué te interesa?

Riesgos y amenazas virtuales hacia los niños

La web está repleta de conocimiento y ejemplos de otras personas de los cuáles podemos aprender muchísimo. Es un mar de ideas y posibilidades de crecimiento en muchos sentidos. Pero también está llena de riesgos para todos, especialmente para los más pequeños que aún no tienen criterio suficiente para identificar determinadas situaciones.

Los riesgos van desde fraude, robo de identidad, descarga de virus, violación a la privacidad, hasta casos más graves como extorsión, secuestro, violaciones de niños y adolescentes, trata, adicciones y bullying, entre otras cosas, que claramente afectan nuestras vidas en el mundo real, no solo virtual.

Estas son algunos de los riesgos que corren nuestros hijos en Internet. Sin embargo, al escucharlos, platicar con ellos, atenderlos y prestarles atención, podemos darnos cuenta de si están atravesando por alguno de estos problemas y estaremos listos para evitar que todo empeore.

FOMO

Como ya te lo había contado, FOMO significa “Fear of missing out”, por sus siglas en inglés,  lo que en español puede traducirse como el “miedo a perderse algo o desconectarse”. Es una de las adicciones más comunes de estos tiempos, pues nuestros hijos – e incluso nosotros – temen separarse de sus dispositivos y de no saber lo que está pasando en el mundo online, lo que les provoca ansiedad y comportamiento irritante.

Es una adicción como cualquier otra, y debe tratarse. ¿Cómo? Con conversación, con educación, dándoles suficiente atención, con amor.

Si quieres leer más información sobre el FOMO, da click a ¿Qué es FOMO y PHUBBING? Adicciones digitales en familia.

Sexting

Este término tan popular en nuestros días se refiere al intercambio de mensajes de texto con contenido e imágenes de índole sexual. Esta mensajería puede ser a través de WhatsApp, Messenger, SMS’s, Snapchat y cualquier red social en la que se pueda introducir texto e imágenes.

Los niños más grandes que empiezan a tener curiosidad por estos temas, así como los adolescentes, son las principales víctimas de esta práctica, pues ante algo tan natural como el sexo, ellos aún no tienen ni el conocimiento suficiente, ni el criterio para tomar las mejores decisiones…. decisiones que pueden afectar de manera importante a su confianza en sí mismos y a su futuro.

Esto se debe a que, por ejemplo, a una adolescente le puede parecer fácil tomarse una fotografía de sus genitales y enviarla a su novio, sin pensar que en unos años la relación puede terminarse y esa fotografía corre el riesgo de circular sin control entre sus conocidos y más allá de ellos, poniendo en riesgo además su seguridad como persona.

Nada como hablar de sexo con nuestros hijos sin miedo, sin tabúes, sin reprimirlos, y por el contrario, educarlos sexualmente y hacerles saber que pueden confiar en nosotros.

Retos virtuales

Los famosos “challenges” son un gran riesgo para la seguridad de nuestros hijos. Todo comienza con alguien que hace alguna “locura” o acción descontrolada, la comparte en video con sus amigos, y se viraliza hasta convertirse en un reto o “challenge” para las demás personas.

Para niños más grandes y adolescentes, estos retos pueden resultarles divertidos y no piensan en las consecuencias, pero es muy importante que hablemos con ellos, que sepamos quiénes son sus amigos, qué es lo hacen juntos, etc., porque solo así podremos saber si algo anda mal.

Hay retos más “inocentes” que implican mojarse o bailar determinada canción, pero hay retos mucho más peligrosos que pueden terminar en quemaduras de tercer grado, huesos rotos o la muerte.

Cyberbulling

Así como el bullying que ocurre en las escuelas, el cyberbulling es una de esas amenazas con las que debemos tener mucho cuidado. Este riesgo virtual se divide en diversos tipos. Te los comento para que los identifiques.

  • Flaming: puede tener la apariencia de un mensaje normal, pero se distingue de inmediato por su intención de disgustar y ofender a los miembros de un foro o a una persona determinada.
  • Acoso online: se refiere al envío repetido de mensajes ofensivos vía email, SMS o WhatsApp a una persona.
  • Cyberstalking: Es el acoso online que incluye amenazas de daño o intimidación excesiva.
  • Denigración: Envío perjudiciales, falsas y crueles afirmaciones sobre una persona a otras o comentarios negativos dirigidos a alguien en foros.
  • Suplantación de la persona: hacerse pasar por la víctima y subir videos de esa persona para hacerla quedar mal o en ridículo.
  • Exclusión: cruel expulsión de alguien de un grupo online.

Ahora ya tienes un panorama general de algunos de los varios riesgos que pueden correr nuestros hijos al dejarlos navegar por la web o permitirles tener un celular y abrir sus redes sociales.

No se trata de ser nosotras las que los excluyamos del mundo digital. Se trata de hablar lo suficiente con ellos para fortalecer su autoestima y amor propio, pues así será más difícil que caigan en situaciones de riesgo, así como el diálogo constante para identificar cuando algo anda mal.

¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar:

Escrito por:

contacto@tipsdemadre.com
Actualizado: 2019-06-08

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.