¿Qué te interesa?

8 poemas para mamá cortos

Español

Mamá es uno de nuestros mayores pilares en la vida y representa mucho para nosotros. Las palabras son perfectas para poder describir todo lo que pensamos y sentimos por esa persona que siempre ha estado dispuesta a acompañarnos, tanto en las buenas como en las malas, que ha cuidado de cada aspecto de nuestro bienestar, que aunque no siempre estemos de acuerdo con ella se ha ganado nuestro amor incondicional y respeto. Quien nos ha regalado toda su felicidad, cariño, tiempo y esfuerzo.

Es por eso que en este artículo hemos recolectado una serie los mejores 8 poemas cortos para la madre, unos más que otros, que a partir del arte, las rimas y la inspiración le han dado tributo a la persona más importante en nuestra vida.

8 poemas para mamá cortos

 

A mi madre en su cumpleaños

Manuel Acuña

Entre los lirios morados
y las camelias hermosas;
entre las mágicas rosas
busqué una flor para ti.

Aunque todas eran puras,
encantadoras y bellas,
ninguna entre todas ellas
que fuese digna creí.

Porque ninguna tenía
las galas y la poesía
de la flor que yo deseaba,
de la flor de la ilusión.

Pero la busqué en seguida
y encontré, por mi fortuna,
una flor como ninguna
porque era del corazón.

Esa flor que sólo nace
en el corazón del hombre,
y cuyo poético nombre
es el cariño filial.

Acéptala si te place
con el amor de tu hijo,
y en cambio sólo te exijo
un cariño para mí.

Mamá

Verónica Bonfiglio

Me dio la vida

me dio su amor,

y yo se lo pago

con mi corazón.

Ella es muy linda

ella es mi madre

ella es la estrella

que mi camino abre.

Poema a mamá…..

Luciana carelli
Estaba oscuro…
Solo el rayo de la luz de tus ojos.
Me enseñaste a respirar
y tus entrañas acariciaban mi frágil cuerpo.
Soñaba con colores
y te imaginaba hermosa,
fueron nueve meses en un mundo rosa.
Crecí de a poco con tu calor
me alimentaba con tus caricias
y frases de amor.
El momento llegaba
iba a conocerte,
estaba muy protegido
con miedo de perderte…
Se hizo la luz
una mañana de junio,
mamá ahí estabas tú
tan maravillosa y tan dulce
como te había imaginado.
Aprendí con el correr del tiempo
y en mis andanzas peligrosas
de cada uno de tus consejos
valorados en cada acto
de mis tan felices años,
y soñando cada vez
que me encuentro lejos,
con tus palabras
que envuelven mis vivencias
y acobardan los miedos
de mi juventud.
También te puede interesar: Cuentos cortos de amor para niños

Mi mamita es todo

Juan Flores Arrascue
Yo adoro a mi madre querida,
yo adoro a mi padre también;
ninguno me quiere en la vida
como ellos me saben querer.
Si duermo; ellos velan mí sueño;
si lloro, están triste los dos;
si río su rostro es risueño:
mi risa es para ellos el sol.
Me enseñan los dos con inmensa
ternura a ser humano y feliz.
mi padre para mi lucha y piensa,
mi madre ora siempre por mí.
Yo adoro a mi madre querida.
yo adoro a mi padre también;
ninguno me quiere en la vida
como ellos me saben querer.
Qué más pañales que tus manos,
qué más sonaja que tu voz,
qué más agüita que tu aprecio,
qué más bondades que tu amor,
Qué más yerbita que tu niño
que tu luz a imaginado,
cada hojita de mi brillo
es tu amor por duplicado.

Mi madre

Kelly Huamán Espejo

Mi madre es el tierno sueño que acaricia con un beso
Cuando la noche viene y el sol se va.
Mi madre es un todo envuelto
en el olor de tierra fresca donde germina
todo aquello que la humanidad siembra.
Mi madre que recién pinta canas
tiene aquella sabiduría de todas la épocas
para dirigir el camino de los suyos porque sabe a dónde va.
Mi madre es aquella leona que ruge y escuda a sus críos
cuando el viento viene con fuerza y anuncia tempestad.
Es ella y no otra, la que envuelve mi llanto con su cálida luz.
Cuando ella llega y su dulce voz escucho,
la tormenta se rinde, el temor se va.
Ella es el universo donde quiero vivir.

Enseñarás

María Teresa de Calcuta

Enseñarás a volar…
pero no volarán tu vuelo
Enseñarás a soñar…
pero no soñarán tus sueños.
Enseñarás a vivir…
pero no vivirán tu vida
Enseñarás a cantar…
pero no cantarán tu canción
Enseñarás a pensar…
pero no pensarán como tú
Pero sabrás
que cada vez que ellos vuelen, sueñen,
vivan, canten y piensen
¡Estará en ellos la semilla
del camino enseñado y aprendido!

Consejo maternal

Olegario Víctor Andrade

Ven para acá, me dijo dulcemente
mi madre cierto día,
(aún me parece que escucho en el ambiente
de su voz la celeste melodía).

Ven y dime qué causas tan extrañas
te arrancan esa lágrima, hijo mío,
que cuelga de tus trémulas pestañas
como gota cuajada de rocío.

Tú tienes una pena y me la ocultas:
¿no sabes que la madre más sencilla
sabe leer en el alma de sus hijos
como tú en la cartilla?

¿Quieres que te adivine lo que sientes?
Ven para acá, pilluelo,
que con un par de besos en la frente
disiparé las nubes de tu cielo.

Yo prorrumpí a llorar. Nada, le dije,
las causa de mis lágrimas ignoro;
pero de vez en cuando se me oprime
el corazón, y ¡lloro!…

Ella inclinó la frente pensativa,
se turbó su pupila,
y enjugando sus ojos y los míos,
me dijo más tranquila:

Llama siempre a tu madre cuando sufras
que vendrá muerta o viva:
si está en el mundo a compartir tus penas,
y si no, a consolarte desde arriba.

Y lo hago así cuando la suerte ruda
como hoy perturba de mi hogar la calma,
invoco el nombre de mi madre amada,

¡y entonces siento que se ensancha mi alma!

Hay un lugar en el mundo 

Alda Merini

Hay un lugar en el mundo donde el corazón late rápido,
donde te quedas sin aliento por la emoción que sientes,
donde el tiempo se detiene y ya no tienes edad.

Ese lugar está en tus brazos donde tu corazón no envejece,
mientras que tu mente nunca deja de soñar.

 

Esperamos que este articulo te permita compartir y expresar todo el amor que le tienes a tu mamá, además de dedicarle con estos poemas una muy bonita sorpresa, ya sea por el día de las madres o en cualquier otro día. Pues ellas merecen que se les celebre a diario. Cuéntanos ¿Cuál te gusto más?


¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp

También te puede interesar: