¿Qué te interesa?

Terapia emocional para niños ¿Mi hijo la necesita?

Este artículo decidí hacerlo, ya que varias personas me dicen “mi hijo está en terapia de lenguaje…” “la mía en terapia de motricidad…” y ambas son consultadas por expertos, por si no hablan bien, por si aún no caminan, etc. etc. pero ¿quién te dice o cómo sabes que tu hijo necesita de terapia emocional? Esto es algo mucho más profundo, ya que en la mayoría de los casos debes conocer al menos un poco al niño o niña para poder saber que una terapia de este tipo le hará bien.

Yo te lo voy a escribir desde el punto de vista de mamá; ya que no soy ni psicóloga, ni maestra ni nada por el estilo. Pero estoy pasando justo por esto y te puedo dar unos consejos para fijar el rumbo de tu peque y que esté feliz consigo mismo y todos vivan en armonía.

Primero, ¿Qué es la terapia emocional para niños?

Es una serie de sesiones con una psicóloga, doctora o especialista en el área, que se utilizan como un medio de expresión para lo niños; mediante distintas técnicas -una de ellas la terapia del juego– nuestros hijos llegan a desenvolverse y tratar temas que les han causado estrés, tristeza, baja autoestima u otros sentimientos que afectan a sus actividades diarias, ya sea en casa o en la escuela, a sus reacciones con la familia y a su crecimiento.

¿Por qué es bueno tratarlo desde temprana edad?

Porque mientras más rápido, mejor. Un tema que les está causando conflictos es algo que debe atenderse de inmediato, ya que puede que no tenga su atención en la escuela y no aprenda nada; que esté enojado todo el tiempo y no haga amigos, que todo el tiempo se enoje con mamá o con papá; y así puedo seguir con todas las secuelas que puede traer el no tratar esto a tiempo.

Pero la más importante es que no está permitiendo que tenga un desarrollo emocional, conductual y mental adecuado; y en un futuro será peor si no es atendido -ni hablar de la pubertad-.

¿Cómo sé si mi hijo(a) la necesita?

terapia-emocional-ninosSi observas que tiene sentimientos encontrados, si pasa de estar muy feliz a muy triste o muy enojado. Si no puede contener la rabia cuando hace berrinches y no tiene control de sí mismo. Cuando lo ves triste, desganado, y con estrés.

Puede ser que digas “ah pues mi hijo hoy está feliz y mañana enojado” pero necesita que realmente estas actitudes le estén afectando a su vida diaria. Por ejemplo:

– No termina ninguna actividad escolar, no tiene ganas de ir y se aísla y resiste por completo.

– Está enojado continuamente y sin ninguna razón. El enojo llega a ser rabia.

– Desobediencia, dificultades en los hábitos, tareas y demás actividades.

– Hacer pipí en la noche o alguna dificultad en el sueño.

– Es inseguro. Sientes que tiene sentimientos guardados y que no tiene la confianza para decirle a nadie qué pasa.

– Probablemente hayan más, conoce a tu hijo y si ves que algo está raro, mal, o no está feliz consigo mismo, pregúntate si lo necesita.

¿Cuándo llegan a estas situaciones?

Cuando han pasado por alguno de estos eventos, que lo que tienen en común es que tienen un efecto traumático en ellos:

Divorcio de los padres (difícil o no)

Violencia intrafamiliar

Fallecimiento de un miembro de la familia

Abandono de alguno de los padres

Adicciones o enfermedad de algún familiar.

Conflictos escolares, bullying continuo.

Eventos traumáticos para un niño (violencia, operaciones, nacimiento difícil, síndromes, entre otros).

terapia-emocional-ninos

¿Cómo logran comunicarse las terapeutas con los niños y por qué no podemos hacerlo nosotras mismas?

Pues te digo, una como mamá cree que todo lo puede, que nadie conoce a tu hijo(a) mejor que tú, pues no, los terapeutas a eso se dedican, y ahora sí como se dice, zapatero a tu zapato; entonces, ellos están preparados para esto, con técnicas lúdicas y métodos terapéuticos que lo ayudan a desenvolverse como debe de ser. Mediante juegos o pláticas (dependiendo de su edad) verán qué es lo que tienen adentro en sus emociones, cómo canalizarlas y a ustedes como padres, decirles qué pasa y hacer sugerencias para con él o ella.

El fin que ellos quieren lograr con nuestros hijos, es que aprendan a controlarse, a manejar los conflictos como se debe de hacer, y no dejar que les afecte más allá en sus actividades diarias. Ayudándolo a reconocer y explorar sus sentimientos.

Es por esto y más, que si notas así a tu hijo(a) lo lleves y lo más importante te diré qué es:

Que tu hijo(a) se sienta a gusto y feliz con la persona con la que lo estás llevando.

Es probable que con la primera terapeuta que veas te sientas bien y él también, o puede ser que sea hasta la 3era, no importa cuántas conozcas, lo importante es que los ayude a todos como familia y tu hijo se sienta bien consigo mismo.

¡Si tienes alguna duda escríbeme y con gusto podemos platicar del tema!

¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos en tus redes sociales!

También te puede interesar:

daf_icon Escrito por:

contacto@tipsdemadre.com
Actualizado: 2015-12-06 | Vistas