¿Qué te interesa?

Restricción de crecimiento en embarazo con HELLP

Y sí, este artículo ya me lo estaba guardando desde hace rato; desde hace unos 5 años para ser exacta. Pues fue cuando mi hijo nació de 1,124 kg de peso en la semana 32, y midió 37 cms. Y fue cuando me informaron que estaba dejando de crecer.

En promedio un 7.8% de los bebés nacidos, lo hacen de bajo peso o percentil, debido a múltiples razones, que pueden ocurrir en diferentes etapas del embarazo: en el primer, segundo o tercer trimestre. El peso deficiente al inicio del embarazo (32,5 %), así como la insuficiente ganancia de peso durante la gestación (61,2 %) fueron situaciones frecuentes –ver referencia-. Pero de lo que te voy a platicar aquí, es mi experiencia de cuando sucede como consecuencia de un síndrome de HELLP.

¿Era normal el peso en mi bebé?

restriccion-de-crecimiento-hellpPues no, en realidad, a esta altura del embarazo -32 semanas- los bebés deben de pesar 1.8kgs en promedio, pero 1.1kgs sería el equivalente a la semana 29 del embarazo. Y cualquiera puede decir: “ahhh sólo 2 o 3 semanas de diferencia” pues esas semanas, en el vientre de la madre son en realidad una diferencia abismal para los bebés. Cualquiera que haya tenido un parto prematuro puede saber que entre una semana y otra, hay cambios que ayudan al bebé de sobre manera.

Pues cual sería  mi realidad, que tenía restricción de crecimiento intrauterino desde la semana 30, esto debido al síndrome de HELLP que me fue diagnosticado justo en la semana 31 y se había combinado con el desprendimiento prematuro de placenta, esto, me hizo tener una cesárea de emergencia en la semana 32.

¿Si te da síndrome de HELLP, tienes restricción de crecimiento en embarazo / en el feto?

No necesariamente. Sin embargo, suele venir acompañado del desprendimiento de placenta, que restringe el flujo adecuado de la alimentación que va hacia el feto; lo cual desemboca en una desnutrición. En casos graves, la madre puede sufrir de convulsiones, hemorragias o insuficiencia renal; pero el feto también se ve afectado, por esta insuficiencia placentaria, obligándolo a nacer en pretérmino. Más referencia aquí.

¿Y qué pasa después?

gerber-leche-maternaTe voy a contar mi experiencia, y hablando sólo del peso; porque lo que sucede con los bebés prematuros es que su capacidad de respiración es una gran ventaja o desventaja, si te inyectaron -a ti mamá- los maduradores o no; hará que tu hijo dé pasos agigantados en la terapia intensiva, o se tenga que quedar un poco más de tiempo.

Pero enfocándonos en el peso, lo más probable es que tenga la intravenosa y de primera instancia si tu bebé es realmente chiquito, no puedas darle de tu leche materna (¡Espera! No la tires) yo por ignorancia, los primeros botecitos los tiraba ¡Qué desgracia! y cuando me dijeron las enfermeras cómo hacerlo, vilmente vacié, limpié y herví -esterilicé- frascos de papillas Gerber y empecé a congelar mi leche (así la pedían en el hospital, sólo marcados con tu nombre y fecha).

Dependiendo del progreso de tu bebé, te indicarán si puedes empezar a darle leche, no creas que en mamila o con pecho, ellos se cansan mucho y no succionan aún -dependiendo de las semanas- entonces les dan si acaso media onza de tu leche por sonda, esto para empezar la nutrición y ganar peso.

Es muy difícil para las mamás y papás

162902_142019559188285_109544_nSí, lo es. Porque tu como madre, te habías hecho a la idea de que nacía tu bebé, te lo pegaban al pecho y amamantabas como debía de ser, y en cambio ves cómo le meten un tubito y a cuentagotas le dan leche… ¡ni hablar!

Mi bebé se tardó 2 semanas en terapia intensiva para estabilizar su salud, bilis, respiración y cuando todo estuvo un poco mejor, estuvo otras 2 semanas en terapia intermedia. A partir de su segunda semana de vida, pudimos empezar a darle con gotero, y después con una mamila muy pequeña (no lo podíamos sacar de la incubadora, así que dar pecho, no era opción). A la cuarta semana, ya intentamos dar pecho, y se podía decir que ya sólo estaba ahí tratando de ganar peso. Puesto que llevar a un bebé de menos de 2 kilos a casa, es aún algo riesgoso.

La lactancia materna sí es posible aunque tu bebé haya estado internado, no te desanimes y sácate la leche a las horas que deben de ser y congélala, lo agradecerás después.

Cumplió 2 kilos y nos fuimos a casa. Muchos nos dicen que estaba muy muy chico y es que apenas se veía como un feto de 8 meses. Pero para nosotros -papá y mamá- era OTRO bebé. Ya que la restricción de crecimiento había hecho que realmente estuviera muy chico y naciera de 1.1kg y en casa ya pesaba el DOBLE. Estábamos encantados y en paz.

¿A ti te sucedió algo similar? ¿Tienes alguna duda o comentario?

¡Escríbeme!

 

¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos en tus redes sociales!

También te puede interesar:

daf_icon Escrito por:

contacto@tipsdemadre.com
Actualizado: 2016-03-13 | Vistas