¿Qué te interesa?

Negociar en vez de Pelear

Hay veces que necesitamos que nuestro hijo se meta a bañar, levante sus juguetes o ya vaya a la cama, y debemos ser firmes y directos en nuestras palabras. Sin embargo, hay veces que no son tan fáciles de controlar y llevar la contraria sólo ocasionará problemas; ¿a quién de ustedes no le ha pedido su hijo que le compren un dulce de más? ¿o que vaya con sus amigos y se quiera quedar más tiempo? o al contrario, ¿Que estén en una reunión familiar y su pequeño ya se quiera ir? A negociar en vez de pelear.

Y te lo platico, sobre todo, porque hay etapas, puedo recalcar, que entre los 2 y 4 años; esto, puede ser una batalla constante. Obviamente si te dicen, “¿Puedo agarrar la botella de Cloro?” la respuesta será “NO” y “NO” y en ocasiones determinantes no existe negociación. Pero este artículo se dirige más a los comportamientos habituales: Cuando quieren algo por capricho, cuando hacen tiradero, cuando hace rabietas… en fin.

1389879792_parent-handshake-jpg

Es importante que la relación sea un ganar-ganar así se reducirá el tiempo de pelea, se evitarán berrinches, gritos y pataletas. ¿Cómo hacerlo? Primero se debe recurrir a este método si ya le hicieron una petición a su hijo y éste no quiso, y al contrario, puede hasta retarlos; posteriormente, decirle qué ventajas sacará de esa situación y plantear una meta de lo que se logrará al realizar esa acción.

  • El hijo debe saber el por qué de la petición
  • Qué ventajas se obtendrán
  • Plantear una meta

Es importante siempre cumplir lo dicho, de lo contrario se perderá confianza y sobre todo credibilidad como madre o padre de familia, y ahí, es cuando los problemas empiezan.

No estamos hablando de recompensas OJO -ese es un tema muy distinto a tratar-. Se habla de un punto medio y razonamiento entre ambas partes. No debemos pensar que como nuestros hijos son chiquitos, no nos van a entender o “se les va a olvidar”, la confianza es un muro que aunque sean cosas pequeñas como cumplir una promesa, lo fortalecerán día a día.

pic_swing2

Este método se usa desde chiquitos de 2 o 3 años de edad, hasta cuando nuestro hijo sea un adolescente y quiera salir con sus amigos, de fiesta, etc. :: “¿Quieres salir? Ok, termina tus deberes escolares, y llega a tiempo para cenar con la familia” -Es un ejemplo, por decir-

Es el mejor procedimiento para que no existan conflictos, y sobre todo, para que se abra la comunicación familiar y se lleguen a acuerdos en ambas partes.

t1larg.negotiating2

¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos en tus redes sociales!

También te puede interesar:


Sin categoría
daf_icon Escrito por:

contacto@tipsdemadre.com
Actualizado: 2015-11-19 | Vistas